Entre críticas por la política migratoria adoptada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador durante las últimas semanas, señalamientos a las tensiones diplomáticas entre Estados Unidos y México y recordatorios en torno a dependencia comercial del país con su vecino del norte, los senadores de la República aprobaron la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Aunque la mayoría de los integrantes de la Cámara Alta votaron a favor del acuerdo comercial que representa una derrama económica para México de aproximadamente 350,000 millones de pesos; integrantes del Partido Acción Nacional (PAN), Movimiento Ciudadano (MC), Partido de la Revolución Democrática (PRD) y  el senador sin partido Emilio Álvarez Icaza; apuntaron que éste no era el “mejor de los escenarios” para la ratificación.

En la discusión que se prolongó aproximadamente por cuatro horas, incluso se desplegaron pancartas  como la de la senadora Xóchitl Gálvez en la que se leía “Welcome 4T al Neoliberalismo” y otra que señalaba que “Los Derechos de los Migrantes no son Moneda de Cambio”.

Emilio Álvarez Icaza, Ana Lucía Rivera, Jesusa Rodríguez y Nestora Salgado; todas del grupo parlamentario de Morena; fueron los cuatro senadores en votar en contra de ratificar este acuerdo comercial.

Álvarez Icaza fue el primer senador en presentar su posicionamiento, mismo que señaló que el T-MEC representa un Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) 2.0, mismo que prometió ser la panacea para el desarrollo económico del país y únicamente impulsó un modelo de crecimiento desigual.

“El problema del T-MEC es que es una nueva apuesta a ese modelo neoliberal que en la narrativa tanto se combate. Se ha declarado ya extinto, pero se reproduce con este tratado y hay que así decirlo”, aseguró el senador.

En representación del PRD, Antonio García Conejo, afirmó que, aunque se votaría a favor del Tratado era importante “no doblar la espalda” ante las constantes amenazas del gobierno de Donald Trump de imponer aranceles a las exportaciones mexicanas.

“Hoy nos quedamos con un sabor bueno a medias, sin embargo, nos espera un gran reto y seguiremos trabajando, pensando en el bien de nuestra nación”, aseguró el perredista.

El pronunciamiento de Movimiento Ciudadano se enfocó en que, aunque con la ratificación se daba un paso fundamental a la relación trilateral de la región, pero resultaba necesario que éste no atendiera únicamente los intereses del gobierno de Estados Unidos.

“Viene un escenario complicado, 15 meses de campaña del Presidente de Estados Unidos, quizás si las encuestas lo ponen por debajo seguirá de nuevo con el discurso que México es su enemigo, y estamos a 33 días de que México demuestre si pudo o no con el paquete y el compromiso que nos obligamos”, detalló.

El senador Eruviel Ávila, del grupo parlamentario del PRI, se enfocò en resaltar los beneficios que generó la firma del primer acuerdo comercial entre los países de América del Norte.

“El PIB de México ha crecido casi 74 % a partir de la firma del tratado y la inversión extranjera directa en nuestro país ha crecido casi siete veces. El TLCAN logró ser el trampolín para la expansión de cientos de empresas mexicanas, no solo en la región de América del Norte, sino también en el resto del mundo”.

En tanto que los panistas, representados por Gustavo Madero; mostraron su apoyo a la ratificación, pero recordando la alta concentración del comercio exterior mexicano en Estados Unidos.

Son los Estados Unidos del que dependemos en más de un 80 % en el comercio exterior, pero también en el capital, la tecnología, la inversión, los insumos. U una concentración en un pequeño grupo de empresas que Y concentran la mayor parte de nuestras exportaciones y que se concentran en ocho de los 32 estados de nuestro país”.

Además, el blanquiazul recordó que el gobierno de AMLO modificó su agenda en materia migratoria ante las presiones de Trump lo que generaba un “terrible” precedente.

Con 114 votos a favor, cuatro en contra y tres abstenciones la ratificación del T-MEC se selló, los senadores estallaron en aplausos y Martí Batres, presidente de la mesa directiva, aseguró que se daba un paso para e posicionamiento del país en “la actual coyuntura internacional”.

“Con esta decisión, además, se fortalece también la cooperación internacional en materia económica, especialmente en la región norte de América. Y de igual manera lo que subrayo es un mensaje contundente para la estabilidad económica de México, para las empresas mexicanas y para la economía nacional”, apuntó.

Te recomendamos: 

Ratificación del T-MEC generará certidumbre para invertir: CCE

 

Siguientes artículos

Robert Lighthizer. Foto Reuters.
Lighthizer, dispuesto a trabajar con demócratas para aprobar T-MEC
Por

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, viajará a Washington el jueves para reunirse con Trump y discutir la rati...