La primera mujer al frente el gigante informático se refiere a la información como “el próximo recurso natural” y asegura que entramos a la “tercera ola de la tecnología”, donde el individuo será el rey.

 

Por Jenna Goudreau

 

PUBLICIDAD

Con los avances en la nube, los datos móviles, las redes sociales y los grandes volúmenes de datos, todos ocurriendo a la vez y a una velocidad vertiginosa, ¿cómo impactarán los cambios tecnológicos en la manera como se manejan las empresas? Según Ginni Rometty, la primera mujer CEO de IBM, van a cambiarlo todo.

En un evento organizado por el grupo privado sin fines de lucro Council of Foreign Relations, Rometty predijo que los datos serán la base de la ventaja competitiva en el futuro, llamándolos “el próximo recurso natural”. Ella cree que van a cambiar la forma como se toman las decisiones, cómo se crea valor y cómo éste es entregado. He aquí un vistazo a lo que puede deparar el futuro.

El análisis de datos revolucionará la toma de decisiones

“Muchas decisiones se basarán más en los elementos predictivos que en el instinto”, dijo Rometty. Incluso en los campos más científicamente orientados, señaló que las decisiones se siguen realizando sobre la base de los prejuicios. En otras palabras, los líderes y gerentes interpretan la información a través del lente de su punto de vista subjetivo y de sus experiencias previas.

Sin embargo, con el “tsunami de información” que se avecina, Rometty cree que las empresas que sean capaces de utilizar los datos en su propio beneficio tomarán mejores decisiones y lo harán de manera más objetiva. Como ejemplo, citó el uso que hace IBM de su software de análisis en la iniciativa CRUSH (Reducción de la Criminalidad basada en la Estadística Histórica, por sus siglas en inglés) emprendida junto al Departamento de Policía de Memphis. Tras encontrar una correlación entre los ataques sexuales y los teléfonos de pago al aire libre, decidieron trasladar los teléfonos a interiores, lo que finalmente contribuyó a una reducción de 30% en la incidencia delictiva.

Rometty afirma que por la sola existencia de la tecnología existe y porque será cada vez más precisa, el cambio requerirá nuevas formas de pensar. “Al fin y al cabo, se trata de la mentalidad y la cultura”, dijo.

Las redes sociales impulsarán valor

“La red social será la nueva línea de producción en una empresa”, predijo Rometty. La principal ventaja de las nuevas plataformas sociales, dijo, es que los denominados trabajadores del conocimiento —aquellos que se ganan la vida pensando— de hoy tienen acceso mutuo. En un futuro próximo, ella cree que “tu valor no será determinado por  lo que sabes, sino por lo que compartes”.

Este cambio en la forma social de compartir cambiará la manera en que los negocios hagan su reclutamiento, decidan a quién contratarán y cómo lo remunerarán, dijo Rometty. Los empleados serán calificados por los jefes, compañeros de trabajo e incluso de los clientes sobre el valor de la información que sean capaces de crear, dijo, lo que podría determinar la remuneración. Una clasificación de una estrella se traduciría en un rango de compensación de una estrella, al igual que una calificación de cinco estrellas se aseguraría una compensación de cinco estrellas. Como en el análisis de datos, la entrada de más datos —y una mayor variedad en éstos— sobre el desempeño de cada empleado puede crear modelos de pago más objetivos.

La segmentación de mercados cederá ante los individuos

Los cambios tecnológicos también cambiarán la manera en que los negocios ofrecen valor. “Lo que veremos con el rápido intercambio de datos y las redes sociales será la muerte del promedio y la era de los individuos”, dijo Rometty. En lugar de satisfacer las necesidades de los diferentes segmentos de los consumidores –ubicación geográfica, edad o ingresos, por ejemplo– las empresas serán capaces de servir verdaderamente al individuo. “Si tienes un call center,  ya no seguirás un guión”, dijo. “Se tratará de un diálogo.”

Lo que Rometty llama “la tercera ola de la tecnología” puede contribuir a este enfoque individualizado. En la primera era de la informática, las computadoras contabilizaban. En la segunda, podían ser programadas para realizar instrucciones precisas. En la nueva era, los ordenadores aprenderán por sí mismos, dijo. “Ésa es la ola que empieza ahora.”

La premiada innovación de IBM, la supercomputadora Watson, es un ejemplo de ello. La ganadora del popular programa ‘Jeopardy’ puede descargar y analizar cientos de miles de conjuntos de datos, interpretar el lenguaje y tomar decisiones basadas en la investigación que ha realizado. Watson ya está siendo probada como consejera médica –sugiere diagnósticos, proporciona niveles de confianza y explica la evidencia que los apoya– y trabaja con call centers. Rometty dijo que debido a las supercomputadoras son más capaces de mantenerse al día con una recolección de datos cada vez más rápida, pueden ayudar a crear un servicio más eficiente e individualizado.

“La mayor contribución a este cambio”, concluyó Rometty, “es que va a obligar a todas las entidades a convertirse en una auténtica organización”.

 

Siguientes artículos

Energía solar iluminará 25% del mundo en 2025
Por

En México, en 2011, dicho mercado alcanzó a superar la capacidad instalada de los 69 gigawatts (GW), con una tasa de cre...