México junto con los del Triángulo Norte de Centroamérica acordó  unir esfuerzos y afinar estrategias con la meta de garantizar los derechos de la población migrante en Estados Unidos tras la amenaza del presidente electo, Donald Trump, de deportar a unos 3 millones de indocumentados.

Los funcionarios de Relaciones Exteriores de los cuatro países  coincidieron en que los tiempos actuales marcan la necesidad de tener una comunicación “fluida, permanente y muy, muy abierta” para velar por los intereses de los suyos.

El objetivo de la estrategia es continuar con la creación de una zona fronteriza más próspera y segura, fundar oportunidades para luchar contra una de las causas de la migración, pero, sobretodo, atender a los migrantes, máxime en estos momentos de incertidumbre, pues la dignidad y sus derechos son prioridad.

“Hoy más que nunca estamos convencidos de la importancia de mantener una comunicación que sea fluida, que sea permanente y que sobre todo sea muy, muy abierta”, manifestó la secretaria mexicana de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu.

PUBLICIDAD

Puedes leer: Renegociar el TLCAN no es una barbaridad: BID

La funcionaria mexicana hizo una llamada para crear una plataforma regional a la que se sumen los esfuerzos con una visión de largo plazo para reforzar los espacios de diálogo y avanzar en temas comunes, como la cooperación, el comercio, la seguridad y la migración.

“La paz y la prosperidad de Centroamérica son la paz y la prosperidad de México”, dijo Massieu parafraseando a su presidente, Enrique Peña Nieto, con el fin de refrendar el compromiso de su país con la región y con las tres naciones hermanas: “En México no solo tienen un vecino amigo, sino un socio confiable y un aliado permanente”.

Ruiz Massieullamó a aprovechar mejor el Tratado de Libre Comercio entre México y Centroamérica pues, a su juicio, ahora están “obligados a potenciar los mecanismos” existentes para seguir construyendo progreso.

Centroamérica, en especial el Triángulo Norte, es una de las zonas más violentas del mundo, pese a que no se desarrolla una guerra convencional, lo que incide en la emigración masiva a Estados Unidos y México, los principales destinos.

Los cancilleres de México y Guatemala  se congratularon por los resultados alcanzados, los cuales son el reflejo del valor estratégico y prioritario que ambos países dan a la relación bilateral y formularon votos por continuar profundizando el diálogo y la cooperación con el objetivo de continuar construyendo una frontera próspera, segura, de oportunidades de crecimiento y desarrollo integral.

 

Siguientes artículos

¿En qué es distinto el gobierno del presidente Peña Nieto?
Por

Desde el primer día, esta administración estableció una nueva visión, acorde al Siglo XXI, donde el Estado ha recuperado...