Hoy, todos los principales partidos políticos están fracturados internamente. El PAN tiene dos grandes vertientes, una apoya a Margarita, la otra impulsa a Moreno Valle. Y hasta en un momento dado, podríamos decir que existe una tercera fracción generada por Ricardo Anaya que busca su propia promoción a la candidatura presidencial. La derecha está dividida, pero de no ser por la gubernatura de Coahuila en espera de decisión del tribunal electoral, digamos que sólo están peleando la nominación de candidato.

Por su parte, el PRD siempre ha sido un dragón de muchas cabezas: un grupo apoya a Mancera como independiente, pero vemos a Graco Ramírez, a Silvano Aureoles, algunos hablan de que, por su desempeño en la elección del Estado de México, hasta Juan Zepeda podría jugar por la candidatura. Fuerzas internas llaman a ir solos con una izquierda fuerte, otros a irse con Morena y otro grupo a irse con el PAN, partido de muchas corrientes. Pero, además, el partido está en plena efervescencia política y lucha por el poder en la CDMX por la próxima nominación de quién quedaría en lugar de Mancera cuando salga a la lucha por la nominación presidencial, esto afecta doblemente las luchas internas de si por fuera ir con PAN, o con Morena, o solos con un independiente, técnicamente es el partido con el escenario más complejo y dividido.

El Partido Verde ya gritó que quiere su independencia, una parte quiere seguir con el PRI, otra se siente traicionada, usada y mangoneada por el partido oficial y consideran que ya tienen la fuerza para ir solos, hay levantamientos en Chiapas y el yerno de Manlio Fabio Beltrones deberá de tomar decisiones al respecto y que seguro tendrán mucho que ver con la próxima Asamblea del PRI.

Del PRI, qué decir, siempre se habló de la disciplina partidista y de la unidad, pero no, hoy ya no podemos asegurar resultados o consensos por esta supuesta disciplina, siempre ha funcionado por grupos internos de poder (de ahí nace la práctica en el PRD, no es de a gratis) pero el peso de la Presidencia y el conseguir puestos políticos mantuvo esa disciplina; pero desde el asesinato de Colosio, la sana distancia de Zedillo, la alternancia en el 2000, el partido no ha sido lo mismo, hay una gran división, básicamente en dos grupos: los que están con el presidente Peña Nieto, una camada de, llamémosle así, “pensadores jóvenes”, y la “vieja guardia”, los viejos políticos tradicionales que piden a gritos que les regresen lo que les quitaron en el 2000. No olvidemos aquellos pleitos internos que hicieron caer a Montiel y el pleito entre Madrazo y Labastida, así como el frente del Tucom, que nada le pide a los pleitos que hoy tiene la izquierda con sus partidos el PT, PRD y Morena, y que por cierto si revisamos los políticos inmersos en esas viejas disputas ¿quiénes crees que son?, exactamente los mismos que hoy están involucrados en la guerra de poder pero regados en los partidos políticos en disputa, ¿sabes cuáles? el PRI, PRD, Morena, Verde y PT.

PUBLICIDAD

Podríamos decir que son tiempos nuevos, pero viejos políticos peleando lo mismo, se repite el escenario de la asamblea en los tiempos de Colosio, los mismos términos que acabaron con la famosa sana distancia que definió Zedillo en su presidencia.

Ahora el escenario es más complicado y la pregunta es si podrá haber disciplina y unidad cuando hay revuelta interna en el partido en contra de las ideas del presidente Peña Nieto. Uno de los escenarios que se antojan a la fantasía política, a menos de un mes de distancia de la Asamblea, es que los bandos jugarán a convertir al otro en el rehén del juego político, todo orientado a definir quién es el candidato más viable a la Presidencia. Si esto se llegará a presentar, la pregunta sería, como suele suceder en las películas de policías y ladrones, ¿alguno de los bandos sacrificará al rehén para poder quedarse con la máxima posición política del país?

Si hay división en el PRI y no se llegan a poner de acuerdo, no dudemos que habrá una gran desbandada de priistas y es seguro que empecemos a ver lo inimaginable, una gran lista de perdonados por Morena que pudiera ser interminable y que solamente será un reencuentro de viejos priistas, con el mote de aquella vieja obra literaria de Jacques Bergier y Louis Pauwels llamada “El retorno de los Brujos”.

Entre todo este barullo, hoy tenemos a varios desempleados de la política buscando la nominación de sus partido a la candidatura presidencial, Margarita, Moreno Valle, AMLO, valdría la pena, fuere cual fuere el resultado de la Asamblea del PRI y los arreglos que hagan los demás partidos, que todo aquel que quiera buscar la candidatura a la Presidencia, lo haga desde su casa y con su dinero, no desde una posición en el gabinete o gubernatura, para que sea una lucha de políticos desempleados en busca de una chamba, pero bien fiscalizados ¿no?

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: El Marco del Poder

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

mccormick-food
McCormick compra unidad de alimentos de Reckitt Benckiser por 4,200 mdd
Por

El acuerdo de compra posicionará a la fabricante de especias en los primeros puestos en la categoría de condimentos en E...