Las propuestas de izquierda de las últimas décadas en México se han construido en torno a candidaturas presidenciales aglutinadas alrededor un liderazgo fuerte. Estos personajes logran trascender las diferencias ideológicas, de grupo o incluso de formas de hacer política que persisten en la izquierda. Lo fueron las tres del ingeniero Cárdenas, las dos anteriores de López Obrador y es definitivamente el caso de la tercera.

En torno al tabasqueño se están aglutinando quienes pensamos que reducir la desigualdad es el principal objetivo del país y que para lograrlo se debe cambiar la forma en la que el gobierno opera, para terminar con la corrupción. Dentro de esta idea pueden convivir y dialogar muchas propuestas e ideas de política pública. Lo que hoy se está haciendo, es un llamado para construir un frente nacional, de cambio, de perfil progresista, con enormes posibilidades de triunfar en las elecciones del próximo año. Desde el gobierno federal será posible corregir buena parte de las políticas de los últimos años, para garantizar los derechos de las personas, redistribuir y ofrecer seguridad a la ciudadanía.

López Obrador ha propuesto una serie de puntos a manera de visión de gobierno. La idea es que estos sean discutidos y las políticas específicas se vayan definiendo en un proceso abierto, con expertos y ciudadanos. Esta plataforma debe de abarcar distintas visiones que busquen lo mismo, un país más seguro, más justo, más próspero, menos desigual. Esto, lejos de ser un riesgo para la estabilidad del país, es de hecho la manera de comenzar a resolver los profundos problemas que hoy tienen a México en vilo.

En el nombre de la modernización del país se han puesto en marcha políticas que han profundizado la desigualdad, que incrementan la violencia y que han permitido que la corrupción sea la regla de acción de buena parte de nuestras agencias públicas. El país es hoy inestable y solamente una agenda de igualdad, con un presidente con el liderazgo suficiente para implementarla, puede recuperarlo.

PUBLICIDAD

Por fortuna, el interés por sumarse al proyecto, o al menos de escuchar los planteamientos e interesarse por establecer un canal de diálogo, no se limita a quienes han participado en la izquierda o han defendido esas posiciones. Empresarios, comunicadores, activistas y académicos de distintas expresiones ven el planteamiento de López Obrador con interés o, al menos, con respeto.

Señalan que fue un error el haber organizado desde el sector privado y el gobierno campañas como las de “el peligro para México”, que solamente dividieron al país y dificultaron a los ciudadanos el valorar con mayor objetividad una de las propuestas políticas. Por supuesto, ahora el riesgo que existe para que se dé una contienda justa, es la muy probable intervención del gobierno federal en los comicios, que no tiene empacho en hacer uso del presupuesto público, el de los programas sociales y el del gasto en publicidad para influir en la elección del Estado de México.

A estas alturas, es claro que la única opción de cambio con posibilidades de competir y ganar en la próxima elección, es el frente que encabeza López Obrador. Un eventual triunfo del PAN representaría la continuidad de las políticas fallidas, de la corrupción y de los gobiernos ineficaces. El frente que se está construyendo incluye, pero rebasa a Morena y a los grupos sociales que tradicionalmente han apoyado a la izquierda. Eso demanda de un compromiso de apertura por parte de quienes ya participamos en ese polo.

Eso demanda abrir las oportunidades de participación a distintas voces. La sociedad demanda participar en la propuesta de un gobierno honesto y eficaz. Son muchos los actores políticos y sociales que se están sumando a este frente amplio. Seguramente serán más en los días por venir y harán el triunfo cada vez más probable. Ojalá que el gobierno rectifique y entienda que los ciudadanos tenemos derecho de elegir, sin la intervención de quienes están en el poder, a un nuevo gobierno que tenga el mandato de cambiar un país tan injusto, inseguro y desigual.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @vidallerenas

Facebook: Vidal Llerenas

Página web. vidal-llerenas.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El gigantesco socio detrás de la expo de Björk en México
Por

La tecnología de HP ha hecho posible la creación de gráficos monumentales que acompañan la experiencia en realidad virtu...