DW.- La buena noticia es que tenemos los conocimientos, los medios técnicos y financieros para erradicar el hambre en todo el mundo. “Desde el año 2000, se han logrado avances a nivel mundial en la reducción del hambre, y ha disminuido en un 31% en todo el mundo”, subraya Fraser Patterson, de Welthungerhilfe (WHH). “Vemos progresos en casi todos los países, en todas las regiones del mundo”. Fraser Patterson es responsable del Índice Global del Hambre y, en estrecha colaboración con la organización asociada Concern Worldwide, elabora el índice anual y el informe de Welthungerhilfe.

En 2016, en ningún país del mundo la situación era tan grave como para ser señalado en rojo. Pero desde 2017, el hambre en la República Centroafricana ha vuelto a señalarse en rojo: la situación alimentaria general en el país, que ha sido agravada por los conflictos armados, es devastadora. Uno de cada ocho niños muere antes de cumplir cinco años y los que sobreviven son demasiado pequeños para su edad, están demacrados y sufren retraso en el crecimiento. Sobre la base de estos cuatro factores, la situación del hambre en la República Centroafricana se clasifica como “grave” en el índice.

TAMBIÉN LEE: Empresarios, verdaderos generadores de cambios, han ignorado cambio climático

En otros cuatro países, la situación se considera muy grave: Chad, Madagascar, Yemen y Zambia. De los 117 países evaluados, 43 entran en la categoría de “graves”. Según el informe, un total de 822 millones de personas en todo el mundo están muriendo de hambre. Hace tres años, la cifra era inferior a los 800 millones.

“Dos factores juegan un papel importante en el aumento durante los últimos tres años: uno es el impacto del cambio climático, el otro es el aumento de los conflictos armados en todo el mundo”, dijo Patterson en entrevista con DW.

Menos nutrientes gracias al cambio climático

Desde principios de la década de 1990, los fenómenos meteorológicos extremos se han duplicado en todo el mundo, según Patterson. Esto conduce a pérdidas de cosechas debido a sequías, inundaciones, erosión del suelo y tormentas. De esta forma, los países más pobres son los más afectados por el cambio climático, donde el hambre es mayor y no hay seguridad social. Pero hay otro problema que está provocando hambre a causa del cambio climático:

“Las mayores concentraciones de CO2 en la atmósfera reducen los microorganismos en cultivos, menos proteínas, zinc y hierro”, explica Patterson. Sobre todo, los alimentos básicos como el trigo, el arroz, el maíz y la soja. “Esto afecta sobre todo a las personas más pobres, ya que representan su principal alimento.

Apartheid climático

Philip Alston, Relator Especial de Naciones Unidas sobre la extrema pobreza y derechos humanos, lo denomina “apartheid climático”. “Nos arriesgamos a una situación de apartheid climático en la que los ricos puedan permitirse escapar del calor, el hambre y los conflictos mientras el resto del mundo sufre las consecuencias del cambio climático“, dijo Alston al publicar su informe sobre el tema.

“El cambio climático amenaza el futuro de los derechos humanos. Amenaza con destruir todos los avances logrados en los últimos 50 años en materia de desarrollo, salud y reducción de la pobreza”, señala. Alston asume que incluso en el mejor de los casos, es decir, si el calentamiento global podría limitarse a 1,5 grados centígrados para el año 2100, las consecuencias serán devastadoras.

Causas políticas

Philipp Mimkes, director general de FIAN Alemania, la red internacional para el derecho humano a la alimentación, menciona que el hambre se debe principalmente a causas estructurales. “Hoy en día hay bastante más comida por persona que hace 20, 30, 40 años”, enfatiza Mimkes. “Esto significa que, en principio, no tenemos problemas con la baja producción, pero sí con la distribución.”

Mimkes señala que menos de la mitad de la producción agrícola mundial se aprovecha como alimento. “El resto termina en un lugar completamente diferente: en los bioplásticos, en la producción de energía, y en la alimentación animal.

Tampoco ayuda aportar dinero para combatir el hambre en todo el mundo, como han prometido los países industrializados durante décadas: “las causas más importantes del hambre incluyen cuestiones políticas como la discriminación, la injusticia social y las injustas estructuras comerciales”, dice Mimkes.

Más producción causa más hambre

En América del Sur, por ejemplo, a pesar de que hay más tierras cultivadas, hay cada vez más personas que mueren de hambre: “a pesar de que la producción es significativamente mayor, en los últimos cinco años se ha registrado un aumento del 60 por ciento en el número de personas que padecen hambre”, dice Mimkes.

Lo que se cultiva no sirve para alimentar a la población local, porque se produce, sobre todo, para exportar alimento animal o para generar energía. Eso está en total contradicción con las propuestas que los países industrializados siempre están dispuestos a hacer: simplemente producir más.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

Siguientes artículos

La arquitecta Tatiana Bilbao presenta su exposición en el Museo Louisiana
Por

La exposición, que forma parte de la serie The Architect's Studio, estará abierta al público del 18 de octubre de este a...