Para reactivar el mercado automotor, los industriales del sector presentaron al gobierno federal un plan para que se aliente la renovación del parque vehicular y se incentive a la chatarrización, similar al que se aplicó hace más de una década tras la crisis, para reactivar el mercado.

Como parte de una reforma financiera a presentar por el gobierno federal, los representantes del sector demandan que además se contemple el apoyo de la banca de desarrollo y subsidios para la compra de vehículos nuevos.

“Consideramos que también existe el espacio para poder crear, aplicar un programa anticíclico que también lo ha mencionado la Secretaría de Hacienda en cuanto a sus objetivos para poner en marcha en el corto plazo, un programa de fortalecimiento del mercado interno automotor enfocado principalmente a la renovación de flota vehicular por parte de las Mipymes que combine por un lado instrumentos ejecutados por la banca de desarrollo, mejores tasas, programas de garantías como también subsidio directo por parte del gobierno federal a través de la Secretaría de Economía que permitan poner en marcha estos programas de garantía además de retomar los programas de chatarrización”, expuso Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

TAMBIÉN LEE: La industria automotriz sigue en picada: cae producción 12.65% en enero

Recordó que acciones como esta se implementaron en 2009 tras la crisis económica que orilló al estancamiento al mercado automotor del país; además de que no solo se aplicaron medias de esta naturaleza en México, sino en otras naciones como Alemania, España, Estados Unidos y Brasil.

“Esta caída cercana al 20% en la demanda doméstica de vehículos entre 2016 y 2020, desde nuestro particular punto de vista amerita la implementación de un programa de fortalecimiento del mercado interno automotor, que en sus líneas generales ha sido ya presentado al gobierno federal a través de la Oficina de la Presidencia. No hemos tenido la etapa siguiente para la discusión de estas propuestas y que entendemos se encuentra todavía en análisis, de instrucción interna de las diferentes dependencias”, comentó el dirigente industrial.

En octubre de 2009, mediante un decreto del gobierno federal entonces encabezado por Felipe Calderón Hinojosa, se lanzó el Programa para el Desarrollo de las Industrias de Alta Tecnología (Prodiat), que estableció cuatro tipos de apoyo: para atención a fallas al mercado, preservación del empleo, renovación vehicular y apagón analógico.

Para el tercer apartado se destinaron 250 millones de pesos, los cuales tendrían el fin de impulsar tanto la renovación del parque vehicular como la salida de circulación y chatarrización de vehículos con 10 o más años de antigüedad. A cambio, los usuarios que entregaran los automóviles con dicha antigüedad mínima recibirían un bono de 15,000 pesos para la adquisición de un vehículo nuevo de hasta 215,000 pesos antes de impuestos de alguna de las 8 firmas inscritas en el programa: GM, Ford, Nissan, Renault, Honda, Toyota, Chrysler o VW.

“Durante la vigencia del programa, de agosto de 2009 a julio de 2010, se otorgaron descuentos para la adquisición de 14,728 vehículos nuevos”, recuenta un diagnóstico del programa realizado en 2014 por la Secretaría de Economía.

Igualmente en 2010, esa dependencia firmó un Convenio de Colaboración con Nacional Financiera (Nafin) para que operara un fondo de garantías con el propósito de fortalecer el crédito para la adquisición de vehículos nuevos, detallan los anexos del Prodiat.

 

Siguientes artículos

Coronavirus Área de recuperación de pacientes COVID-19 del Hospital
Nuevo León, en riesgo por poco espacio en hospitales para Covid-19
Por

Nuevo León superó a Tabasco como la entidad con mayor ocupación de camas generales para la atención de Covid-19 y se ubi...