cintillo

 

La apuesta de Slim en el futbol no se encuentra en la compra de equipos, sino en la transmisión de los partidos

 

PUBLICIDAD

Una vieja regla que prohíbe la multipropiedad en los equipos del futbol mexicano parece poner fin a la estrategia de expansión de Carlos Slim. Pero esto le preocupa poco al empresario mexicano, ya que su alineación en el negocio se encamina a la lucha en otras canchas.

“La estrategia es más de contenidos que de tener tipos de sociedad o inversión en equipos de futbol, desde el principio fue así”, dice Arturo Elías Ayub, director de Alianzas Estratégicas de Telmex, al defender los verdaderos objetivos de Grupo Carso en este terreno del deporte.

En agosto de 2012, el grupo presidido por Slim adquirió una participación accionaria del 30% en los equipos Pachuca y León de la primera división del balompié nacional, evento que marcó la entrada del empresario en los terrenos del futbol.

A pesar de que para muchos era la señal inequívoca de que el negocio del grupo empresarial se dirigiría a la compra de equipos, hoy, se encamina a la compra de los derechos de transmisión del futbol en donde compiten sólo Televisa y TV Azteca, las dos televisoras que llevan a las pantallas de televisión abierta los encuentros en las canchas.

Plataformas como la televisión por cable y la transmisión por internet en diferentes dispositivos como los celulares, forman parte de los elementos que Slim tiene previstos en su pizarra de juego en el negocio del futbol. Esta es su jugada.

Inicio del encuentro

El 31 de agosto de 2012, Grupo Carso decidió diversificar sus inversiones y entrar al futbol mexicano, por medio de la adquisición del 30% de las acciones de los clubes Pachuca y León de la primera división del futbol mexicano.

“Sin duda, el futbol en muchísimas partes del mundo, pero, ciertamente en México, es un contenido muy importante”, explica en entrevista Arturo Elías Ayub.

Sin embargo, la estrategia empresarial no sólo se reservó en ese momento a la compra de los equipos de futbol, sino que se visualizó desde el principio de la estrategia la entrada a las transmisiones de los juegos.

Actualmente, los partidos del Club León son transmitidos a través del canal por internet Uno TV, propiedad de Slim, y también se han comercializado los derechos de transmisión con aliados comerciales en la televisión privada como son Telemundo y Fox Sports, por una suma de hasta 11 millones de dólares (mdd).

“Yo creo que es bueno para todos que exista la competencia en la parte de contenidos, como sabes había solo una empresa que compraba a cada uno de los equipos y yo creo que es buenísimo, sobre todo para el futbol que tengan la alternativa de tener a quien más venderle sus transmisiones, su contenido”, dice Elías Ayub.

El pasado 20 de mayo, después de una reunión con los 18 clubes de la liga mexicana de futbol, Decio de María, presidente de la Liga MX, anunció el fin en cinco años de la multipropiedad, es decir, el derecho a que un empresario concentre su participación en más de un equipo de primera división, situación que parecía ensombrecer la cancha para Carlos Slim.

Pero esto parece ser poco relevante para los negocios que plantea Carso dentro su estrategia, ya que la participación accionaria en los equipos que posee actualmente, se encuentra encaminada a preparar el terreno de las transmisiones.

La jugada maestra

Frente a las dos licitaciones de televisión abierta que serían entregadas el próximo año, de acuerdo con la última Reforma en Telecomunicaciones, el negocio cobra mayor relevancia, puesto que los contenidos que genere Carlos Slim, podrían ser transmitidos a través de las nuevas cadenas por medio de alianzas con los nuevos jugadores de la televisión, opina Gabriel Sosa Plata, profesor de la Universidad Autónoma de Metropolitana (UAM) y especialista en el sector de Telecomunicaciones.

Por lo pronto, Arturo Elías Ayub no descarta la posibilidad de establecer vínculos comerciales con otras televisoras a nivel internacional que deseen llevar los encuentros de los equipos mexicanos, de los cuales vayan adquiriendo sus derechos de transmisión.

“Hay muchos equipos que tienen contratos a plazos importantes con las televisoras, pero esos plazos se irán venciendo y será el tiempo de ir platicando con cada uno de los equipos”, comenta el director de Alianzas Estratégicas de Telmex.

Asimismo, no descarta el interés de adquirir los derechos de transmisión de otras ligas de futbol en el mundo para transmitirlo en las distintas plataformas disponibles.

“Mientras los derechos sean razonables, yo te diría que estamos en la posibilidad de transmitir el futbol en todos lados”, asegura Arturo Elías Ayub.

Para Gabriel Sosa Plata, la estrategia del segundo hombre más rico de la lista de Forbes no se encuentra errada: “Carlos Slim está interesado en el futbol, porque está visualizando uno de los contenidos más consumidos por los mexicanos, a este paso lo único que le faltaría al empresario sería producir telenovelas”.

 

Siguientes artículos

Cinco decisiones difíciles de dinero para jóvenes (y cómo tomarlas)
Por

  Cuando empezamos a responsabilizarnos de nuestras finanzas personales es fácil caer en prácticas que podrían resu...