Por Marcelo Hernández*

El Informe sobre delitos de alto impacto en 2017 del Observatorio Nacional Ciudadano, publicado en febrero de este año, confirma que la situación de seguridad en México sigue en deterioro: el año pasado se registraron niveles históricos en homicidio doloso, con un aumento de 5.9% respecto a 2011 –el año más violento del que se tenía registro–. En México sucede un homicidio doloso cada 18 minutos, y durante 2017 aumentaron ocho de los 10 delitos de alto impacto a nivel nacional.

La Ley de Seguridad Interior, publicada en el Diario Oficial de la Federación el pasado 21 de diciembre de 2017, busca crear un marco regulatorio para que, en caso de amenaza extraordinaria a la seguridad interna, el presidente pueda coordinar a las diversas instancias implicadas en brindar seguridad. “Regula una facultad que se establece en la Constitución desde hace más de cien años”, enfatizaron las diversas autoridades que nos acompañaron en el Foro “Ley de Seguridad Interior, implicaciones vigentes para las empresas”, que organizamos en American Chamber/Mexico.

La preocupación que compartimos la sociedad civil y el sector privado es genuina: la inseguridad en México ha generado un grave deterioro en el tejido social e impacta negativamente la economía del país, pues incide directamente en la confianza de los inversionistas, los costos y la competitividad de los negocios.

PUBLICIDAD

La controversia que ha generado la Ley –de hecho, aunque se encuentra vigente, el presidente Enrique Peña Nieto se comprometió a no aplicarla hasta que la Suprema Corte resuelva su Constitucionalidad–, surge del temor de que la presencia continuada de las fuerzas armadas en las calles tenga un impacto negativo en el largo plazo, generando mayor violencia en vez de disminuirla.

Al respecto, es importante considerar los siguientes puntos:

  • Los cuerpos policiacos son los encargados de brindar la seguridad pública y el Ejército tiene sus propias funciones. Sin embargo, el crimen organizado se ha complejizado e intensificado en últimos tiempos y representa una amenaza extraordinaria que rebasa la capacidad de respuesta de los cuerpos policiacos.
  • En este sentido, se debe entender (y aplicar) la participación de las fuerzas armadas como un último recurso de acción.
  • Si bien el foco de atención está en el crimen organizado, la Ley prepara la coordinación para la acción ante cualquier tipo de amenaza posible, como lo podrían ser pandemias, o intentos de golpe de Estado.

Como enfatizó Agustín Acosta, socio del despacho jurídico Carrancá, Araujo, Acosta y Riquelme, “Como abogado litigante, no tengo absolutamente nada que criticar a esta Ley que es, sin embargo, resultado de un fracaso estrepitoso”.

Si bien es positivo contar con un marco regulador para situaciones que en el día a día ocurren sin que haya una asignación concreta de responsabilidad, la inquietud que permanece es válida: ¿la Ley de Seguridad Interior es suficiente para terminar con la violencia que vivimos como ciudadanos y que nos afecta en todos los ámbitos?

En paralelo a la Ley, es primordial que haya una mejor vinculación entre las autoridades federales y locales, que asuman compromisos reales en materia de combate a la violencia y profesionalización de cuerpos policiacos.

Asimismo, es necesario avanzar, en paralelo, en el fortalecimiento institucional. Como enfatizó Moisés Castro Pizaña, Coordinador del Comité de Derecho Penal y Consejero de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE), “el sistema tiene que estar basado en la prevención y no en la represión, desarrollando en paralelo políticas de largo plazo de educación, desarrollo económico y seguridad”.

La profesionalización y depuración de los policías municipales y estatales, de la mano de un mayor respeto a la labor que realizan, así como un verdadero énfasis en una cultura de la legalidad en nuestras casas, escuelas y empresas, son indispensables para avanzar hacia una solución real en materia de seguridad.

*Presidente del Comité de Seguridad de American Chamber of Commerce of Mexico y Director General de AIG Seguros México.

 

Contacto:

Twitter: @AmChamMexico / @AIG_Mexico

Instagram: @AmChamMexico

LinkedIn: American Chamber of Commerce of Mexico

Página web: American Chamber/Mexico / AIG Mexico

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Conduce tu negocio al éxito en sólo cinco pasos
Por

El éxito de un negocio implica necesariamente definir metas y llegar a ellas, comprendiéndolas como caminos situacionale...