Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) apuntan que la Iglesia La Luz del Mundo tiene alrededor de 180,000 fieles, pero basta observar videos o imágenes de “La Gran Cena”, la fiesta anual de este culto celebrada cada 14 de agosto, para observar que su poderío rebasa por mucho estos cálculos.

En la última festividad de esta iglesia con sede en Guadalajara, Jalisco, se reunieron al menos cinco millones de personas, apunta el teólogo mexicano Bernardo Barranco.

“La presencia de La Luz del Mundo no surgió de la noche a la mañana. En 1926 fue fundada por Aarón Joaquín, quien tenía una vocación popular muy importante sobre todo con indigentes de la ciudad de Guadalajara, gente que venía del campo, a la que dio apoyo material, trabajo, atención de salud, vivienda, tratamiento de vicios y, sobre todo, confianza a las personas que estaban con mucha desventaja”, detalla el especialista en religiones.

En aquel contexto del México revolucionario y en una región profundamente católica, la Iglesia Nueva Luz fincó su imperio religioso que hoy se extiende en 50 países.

Pero el auge de esta iglesia no sólo responde al apoyo de sus fieles, sino también a la “caída en picada” de la Iglesia Católica en México y en Latinoamérica frente a la escalada de popularidad de las iglesias pentecostales.

“Estos grupos aprovecharon el hueco, sobre todo a nivel popular, que dejó la Iglesia Católica, porque los Papas priorizaron movimientos como el Opus Dei y los Legionarios de Cristo, que son movimientos de clase media urbana y abandonaron a los sectores populares. Estos sectores fueron llenados por estas Iglesias”, explica Barranco.

Lee: Utilizan Bellas Artes para homenajear a líder religioso

Influencia política

Como ocurre con otros grupos religiosos, La Luz del Mundo también ha creado una estrecha relación con el poder político de país.

Una de las manifestaciones más claras de esta interacción ocurrió el 16 de mayo pasado, cuando políticos como el senador Martí Batres y el diputado Sergio Mayer acudieron al homenaje por los 50 años del “apóstol” Naasón Joaquín García, celebrado en Bellas Artes.

Lee: Sergio Mayer y Batres piden se aplique la justicia a líder de La Luz del Mundo

García enfrenta en este momento acusaciones por parte de la justicia estadounidense por trata, abuso de menores y producir pornografía infantil entre 2015 y 2018.

Las iglesias evangélicas como Luz del Mundo fueron parte importante del capital político del hoy presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

“Él está volcado hacia los sectores más populares y fue en las iglesias evangélicas donde una correa se cernía, porque la raíz de todas estas iglesias están haciendo una base popular fundamental, el mercado político y religioso es el mismo, de tal suerte que la apertura de AMLO es la apertura más grande que ningún otro presidente ha tenido hacia los evangélicos”, considera.

Un ejemplo de esta “apertura” del ejecutivo federal con estas iglesias, apunta, es la alianza entre AMLO y el Partido Encuentro Social (PES), y resalta como preocupante la influencia en la agenda pública que puedan tener estos grupos conservadores.

“Nos deberíamos de preguntar cuáles son los alcances y límites de esta apertura del gobierno de la cuarta transformación a estos grupos que limitan la participación de la mujer, están en contra de los matrimonios del mismo sexo y otros temas similares”, finaliza Barranco.

Lee también:

Iglesia La Luz del Mundo confía en la inocencia de su líder

 

Siguientes artículos

IP exige a AMLO no distraer con mitin ‘ocioso’ las negociaciones con EU
Por

La convocatoria a los ciudadanos 'le resta capacidad a usted y a quienes deben tomar decisiones estratégicas e imposterg...