El paisaje de agave del tequila cumple este miércoles 17 años de ser Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, pero ante la creciente demanda de la bebida mexicana en los últimos 10 años se han multiplicado los espacios de monocultivo, lo que contribuye a la crisis climática.

El aumento en la superficies cultivadas con la planta de agave, de la que se extrae el tequila, contribuye a la pérdida de ecosistemas claves para el medioambiente y a que los agricultores dejen de producir granos básicos como el maíz, coincidieron especialistas consultados por EFE.

En 2006, el paisaje agavero obtuvo la declaratoria como Patrimonio Cultural de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), que reconoció 34,658 hectáreas de cultivos por su belleza paisajística, y su importancia cultural, social e histórica.

Ese paisaje cercano al pueblo de Tequila, de donde es originaria la bebida, se extendió a bosques, selvas y montes de Jalisco y otros estados, como Guanajuato y Michoacán, para que los productores tengan agave disponible ante la demanda de una industria que creció 526% en casi tres décadas, según el Consejo Regulador del tequila (CRT).

“Se transforma un territorio en donde lo que se quiere es producir lo mayor posible, en el menor tiempo y espacio posible y esto solamente se puede lograr con fertilizantes, con insecticidas, con todo lo que sustituya eso que hacía el ecosistema”, afirmó en una entrevista Dánae Cabrera, ecóloga que estudia el tema.

Aunque hay una regulación de los lugares en donde los productores pueden sembrar agave, es común que compren predios agrícolas o que recurran a la quema o deforestación de espacios naturales, afirmó a EFE Pablo Montaño, coordinador de la organización Conexiones Climáticas. 

“Hay varios fenómenos, uno es la remoción de bosques y selvas donde se limpia el terreno, se quita la masa nativa y se sustituye por agaves. Hay mucha evidencia de incendios que están vinculados después a la siembra de agaves, lo pueden hacer con simple deforestación y también hacen sustitución de cultivos”, dijo.

Según el CRT, en los cinco estados con denominación de origen del tequila hay 413,870 hectáreas de cultivos de agave distribuidas en 173 municipios. 

Te interesa: Hasta 70 mil cajas de este peculiar tequila se venden al año

En 2017, hubo 29 millones de plantas disponibles y cinco años después, en 2022, la cifra incrementó a 375 millones de plantas.

En Jalisco, el estado con el mayor número de agaves y tequila envasado, es cada vez más común que las plantaciones invadan cerros y espacios protegidos como el Bosque La Primavera.

Los expertos afirman que esta invasión tiene un efecto de ida y vuelta en la crisis climática porque al quitar terreno al bosque tropical destruyen su ecosistema y evitan una mayor absorción del dióxido de carbono, componente clave del calentamiento global.

“Quitamos masa forestal que ayuda a frenar o a mitigar los efectos de la crisis climática, bosques que te permiten reducir las temperaturas, eso va a hacer que el cambio climático se sienta más fuerte”, explicó Montaño. 

El bosque tropical, conocido también como selva baja, es considerado uno de los ecosistemas que más resistencia tendrá a los efectos del calentamiento global por las características de su flora y su fauna. 

Pero destruirlo e imponer monocultivos favorece la pérdida de árboles y del sistema natural que depende de ellos.

“Se rompen todos los ciclos ecológicos de ese territorio establecido hace millones de años en el que ha generado un mosaico de interacciones entre la flora que es un refugio para polinizadores”, dijo Cabrera, también académica de la Universidad de Guadalajara.

Para los especialistas, este ritmo de producción es insostenible a mediano plazo, pues existe el riesgo de que no haya terrenos productivos para sembrar el agave. 

La alternativa es que la industria tequilera aminore la intensidad de producción de plantas para restaurar las superficies dañadas e implemente sistemas agroforestales en los que intercalen agaves con otro tipo de árboles y flor, aseguró Cabrera.

“Son escalas de producción mucho menor, pero más diversas, pero también hay que meter a la ecuación de esto a los productores locales”, aseguró.

En opinión de Montaño, es momento de que los empresarios hagan una pausa y consideren cuál es el futuro de esta industria.

“Pareciera que las tequileras están apostando a ganar todo el dinero posible, pero en realidad están cortando la rama en la que están sentadas”, concluyó.

Será la agroindustria tequilera modelo mundial de sustentabilidad en el año 2030: CRT

Además de consolidarse como símbolo de identidad para México, el tequila busca convertirse también en emblema mundial de las agroindustrias sustentables, pues trabaja ya para vincular su éxito al desarrollo social y ambiental de la región donde se produce su materia prima, el Agave tequilana Weber variedad azul, aseguró el Consejo Regulador del Tequila (CRT).

Esta es la meta que se han propuesto a lograr los principales actores del sector, de la mano del Consejo Regulador del Tequila A.C. (CRT), y que han plasmado en una Estrategia de Sustentabilidad articulada en el 2016, en armonía con 16 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con alcance al año 2030.

Al exponer los pormenores de este plan de trabajo y hacer un recuento de los principales avances que se han consolidado a partir del mismo, el director del CRT, Ramón González Figueroa, recordó:

“Desde el 2016, con ayuda del Centro Mario Molina y aplicando estándares internacionales se determinó la huella de carbono y la huella de agua de nuestra bebida nacional. Este trabajo contó con la dirección del Premio Nobel de Química, el Dr. Mario Molina, y expertos en el fenómeno del Cambio Climático como la líder de Proyectos en Mitigación del Cambio Climático, la ingeniera Graciela Hernández Cano. Así, logramos generar las bases para la transformación de esta agroindustria, teniendo como base los datos registrados incluso a partir del año 2014”. 

“Para lograr la visión de sustentabilidad que integramos con miras al año 2030, se han desarrollado planes encaminados a la descarbonización de la industria; la Certificación del Tequila como un producto Libre de Deforestación y la adopción de prácticas agrícolas sostenibles, así como para el uso eficiente del agua. 

También trabajamos para avanzar en el tratamiento y revalorización de residuos; a la vez en el impulso económico de las regiones, y el fortalecimiento de programas sociales”, destacó.

Bajo estas directrices, agregó, “una de las primeras acciones fue la creación de la Marca de Certificación ARA (Agave Responsable Ambiental), que se convirtió en

la primera certificación que demuestra la trazabilidad de No Deforestación en bebidas alcohólicas a nivel mundial, la cual garantiza que el tequila se elaboró con Agave tequilana Weber variedad azul que no provocó un cambio de uso de suelo o deforestación”.

“Dos de los Estados que cuentan con Denominación de Origen Tequila, ya han elaborado sus mapas de compatibilidad en colaboración con sus Secretarías de Medio Ambiente, los cuales se han convertido en una herramienta gratuita para los productores interesados en plantar agave”, detalló.

“El compromiso de la agroindustria es que para el año 2027, todo el Tequila que se produzca utilice agave que demuestre no haber provocado deforestación. Actualmente, seis empresas tequileras han producido su primer lote de tequila ARA, con una producción de más de 800 000 litros ya certificados como libres de deforestación”.

González Figueroa informó que, por otra parte, se han puesto en marcha proyectos orientados a reducir los impactos ambientales, como plantas de tratamiento de vinazas (Biorreactores), calderas de biomasa, celdas solares, sustitución de combustóleo por gas natural, eficiencia energética, entre otros.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

mercado-vehículos-eléctricos-Tesla Francia
Autos eléctricos y electricidad fotovoltaica, en línea con cero emisiones en 2050
Por

Los autos eléctricos y la electricidad fotovoltaica hace que los objetivos que les ha marcado la AIE sean compatibles co...