Por Ethan Siegel

El martes 19 de febrero, la Luna alcanzará el perigeo, es decir, su punto de acercamiento más cercano al planeta Tierra. Ese mismo día, apenas unas horas antes, su superficie estará 100% iluminada por el Sol, creando una Luna perfectamente llena.

Esta combinación del acercamiento más cercano de la Luna a la Tierra y la Luna alcanzando su momento de mayor iluminación juntos no solo crea una ‘Superluna’, sino que es una de las más brillantes desde la perspectiva de la Tierra.

Desde América, los momentos más grandes y brillantes llegarán antes del amanecer del martes temprano por la mañana; para Europa, Asia, África y Australia, las mejores vistas serán después del atardecer del martes por la noche. Si solo vas a ver la Luna una vez este año, este es el mejor momento para hacerlo.

PUBLICIDAD

Te recomendamos: La Superluna podrá observarse a plenitud desde Yucatán

Pero si lo echas de menos, no volverás a tener un Superluna tan grande o brillante en el cielo durante otros 7 años: hasta 2026. Esta es la razón.

Cada 29.53 días, la Luna recorre sus fases: de nueva a media a cuarta a gibosa, y luego de nuevo a gibosa a cuarta a creciente. Si sostienes tu mano con el brazo extendido y haces una ‘señal de rock’, la distancia entre tus dos dedos extendidos marcará la distancia aproximada en que la Luna se moverá de noche a noche.

El movimiento de la Luna que ves coincide con su movimiento alrededor de la Tierra, que toma la forma de una órbita elíptica, todo mientras el sistema Tierra-Luna gira alrededor del Sol. El movimiento de noche a noche de la Luna a través del cielo, que representa aproximadamente una migración de 12 grados hacia el este, corresponde a los cambios diarios en su fase.

Pero la Luna no tarda 29.53 días en hacer una giro completo de 360 grados alrededor de la Tierra. En cambio, eso sucede más rápidamente: en solo 27.55 días. La razón por la que se demora mucho más (dos días más) durante el ciclo de las fases es que la Tierra no está estacionada mientras la Luna la orbita, sino que se mueve en relación con el Sol.

El movimiento de la Tierra a través del espacio es significativo: nos movemos a una velocidad de aproximadamente 30 km / s en relación con el Sol, lo que significa que en el momento en que la Luna ha completado una revolución de 360 grados alrededor de la Tierra, el sistema Tierra-Luna se ha movido unos 71 millones de kilómetros a través del espacio. ¡Es un testimonio de que la rápida órbita de la Luna puede compensar ese movimiento adicional en solo dos días!

Sin embargo, hay otras complejidades en la órbita de la Luna alrededor de la Tierra. No solo hace la misma elipse alrededor de la Tierra de una manera constante. Hay otras fuerzas en juego. Por ejemplo:

  • El Sol atrae de manera desigual a la Luna a lo largo de un mes lunar: su atracción gravitatoria es más fuerte durante la fase nueva y más débil durante la fase completa.
  • La Tierra está más alejada del Sol en julio y más cerca del Sol en enero, causando una ligera diferencia tanto en la fuerza gravitacional como en la velocidad orbital.
  • La Luna a veces está más alineada con el plano Tierra-Sol y la inclinación axial de la Tierra que otras, a veces con una inclinación de 18 grados, pero otras con una inclinación de 28 grados.

Además, como el Sol siempre brilla de manera uniforme pero la Luna tiene velocidades desiguales en su órbita elíptica, la Luna parece tambalearse o librarse en el cielo tal como se ve desde la Tierra.

Fuente Wikimedia Commons/ user TOMRUEN

La Luna no siempre está en apogeo o perigeo durante fases específicas. Debido a la forma en que la Luna orbita la Tierra y el sistema Tierra-Luna orbita el Sol, el ciclo lunar migra fuera del ciclo solar (anual) en aproximadamente 20 días.

Esto significa que si tenemos una Luna de perigeo que también es Luna llena este año (2019) el 19 de febrero, podemos esperar otra Luna llena de perigeo el próximo año (2020), pero compensada por aproximadamente 20 días: el 10 de marzo.

Eso es exactamente lo que va a pasar, excepto que hay una advertencia adicional. Esa Luna llena de perigeo, aunque será una Superluna, no será tan grande como la Superluna de este año, ni tampoco será la Superluna más grande de ese año, que en cambio ocurrirá en abril.

Te puede interesar: Así se vio la ‘Superluna de sangre’ desde CDMX

La razón de esto es que todos los factores de los que hablamos anteriormente- como la atracción del Sol sobre la Luna y la Tierra por separado, los cambios mensuales en la velocidad del movimiento de la Luna alrededor de la Tierra, los cambios en la velocidad de la Tierra alrededor del Sol en el transcurso de un año y cambios en la inclinación relativa de la Luna con respecto a la inclinación axial de la Tierra- llevan a variaciones tanto mensuales como anulares en cuanto a la proximidad de la Luna al perigeo y la distancia que alcanza la Luna cuando alcanza el apogeo.

En general, las Superlunas más grandes se producirán cuando el perigeo lunar y la fase de la Luna llena estén más alineadas. El 19 de febrero, caerán a una distancia de 6 horas, lo que es una coincidencia muy cercana, y una que no tendremos la suerte de lograr nuevamente durante muchos años.

  • En 2022,el perigeo y la fase de la luna llena de la Superluna sucederá con 9 horas de diferencia
  • En 2023, habrá una luna de perigeo más cercana, pero coincidirá con la nueva fase en lugar de la fase de luna llena; No será visible desde la Tierra.
  • En 2025, estaremos cerca de una Superluna en noviembre: el perigeo y la fase de la luna llena de la Superluna sucederá con 9 horas de diferencia
  • Y, finalmente, en 2026, obtendremos una Superluna navideña del 24 de diciembre, donde el perigeo lunar alcanzará a la Luna a 356,649 km de la Tierra, un poco más cerca que los 356,761 km que lograremos este martes 19 de febrero.

Podemos rastrear las distancias lunares mejor que nunca, observacionalmente, gracias al desarrollo del láser lunar pionero en la década de 1960. Casi al mismo tiempo, en los años sesenta y setenta, nuestros cálculos numéricos mejoraron hasta el punto en que podríamos comenzar a predecir el movimiento de la Luna alrededor de la Tierra, con el tiempo, a precisiones aún mejores de las que podríamos medir: hasta aproximadamente 10 dígitos significativos

Al día de hoy, podemos predecir y observar la distancia entre la Tierra y la Luna en cualquier momento dado a una precisión mejor que el nivel del centímetro, en comparación con una distancia típica de la Tierra y la Luna de 380,000 kilómetros. Es solo la combinación de todos los factores orbitales relevantes que permiten a la Superluna de este martes, 19 de febrero, ser tan grande y brillante como aparecerá en los cielos.

Si se preguntaba cuándo sería la próxima Superluna realmente, realmente cercana, eso será el 22 de noviembre de 2034, donde la posición del perigeo de la Luna y la fase máxima máxima coincidirán con una diferencia de menos de 30 minutos. ¡La Luna Llena de perigeo, en ese momento, vendrá a 356,447 kilómetros de la Tierra, a menos de 100 kilómetros de la distancia más cercana jamás alcanzada en los últimos 5,000 años!

Sin embargo, es poco probable que se note una diferencia de entre estas Superlunas. Los ojos humanos suelen ser buenos para detectar diferencias en el brillo relativo de los objetos, pero más bien para detectar diferencias en el brillo absoluto de los objetos, a los que tiene que ir de la memoria. Incluso si no puede notar una diferencia de brillo de menos del 1% entre varias Superlunas de perigeo, vale la pena observar esta notable vista.

La Luna es nuestra compañera más constante y fácil de ver en el cielo nocturno, con solo el Sol diurno brillando más. Cuando alcanza su punto más cercano a la Tierra, en el perigeo, ejerce las mayores fuerzas de marea y se mueve más rápidamente con respecto a nuestro mundo. Cuando la luz del sol cae sobre el lado de la Luna completamente frente a nosotros, vemos a la Luna en su fase más completa. Y cuando esas dos cosas se alinean (perigeo y la Luna llena), vemos a la Luna en su forma más grande y brillante: una Superluna.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Forbes.com.

Ethan Siegel es astrofísico, autor y profesor. Su sitio web de divulgación científica Starts With A Bang! ganó el premio al mejor blog de ciencia del Instituto de Física en Estados Unidos.

 

Siguientes artículos

Todos los cubos de azúcar ‘ocultos’ en tus bebidas y botanas
Por

El proyecto SinAzúcar.org se ha propuesto visualizar los azúcares libres que hay en los alimentos procesados más comunes...