Cada año se publica una inmensa cantidad de videojuegos para distintos sistemas en el mundo. Entre el gran número de opciones no todos son juegos nuevos, ya que es común ver algunos que son trasladados fielmente de un sistema a otro, y hay otros que son remasterizados para nuevas generaciones de hardware. Tal es el caso de LocoRoco Remastered (Sony Interactive Entertainment Japan Studio, PlayStation 4, 2017), que fue revivido de su versión original, publicada para el PlayStation Portable (PSP) hace 11 años.

LocoRoco puede ser descrito muy brevemente: un juego de plataformas en el que ayudas a una masa gelatinosa llamada LocoRoco para que avance a través de intrincados escenarios, usando a la rotación del nivel en sí. En realidad, no se puede controlar a LocoRoco, al menos de manera directa; usando solamente dos botones, el jugador inclina el escenario -con un ángulo siempre limitado- hacia la izquierda o la derecha para hacer que LocoRoco ruede gracias a la gravedad, y la inercia. El usuario además puede hacer que LocoRoco salte al presionar estos dos botones, y puede dividir y unir al personaje en distintas piezas, que en realidad son pequeños LocoRocos, al presionar otro botón.

Desde su lanzamiento original, LocoRoco demostró ser un extraordinario ejemplo de diseño simple, efectivo y elegante. Todo el juego se basa en tres botones, la manera de aprenderlo es altamente intuitivo, y a pesar de su simpleza, el diseño de los niveles guarda gran complejidad y es capaz de generar momentos divertidos de principio a fin.

Por encima de las mecánicas básicas, LocoRoco es un juego brillante y colorido, que parece salido de un libro infantil. Aunque la historia es secundaria, es perfecta para el juego. Los LocoRocos, viven pacíficamente en un planeta lleno de vida, pero éste ha sido invadido por hostiles criaturas espaciales; para hacer que todo vuelva a la normalidad, el planeta mismo comienza a girar a voluntad para que los LocoRoco puedan rodar y combatir a las amenazas. Esto significa que cuando el jugador inclina el escenario, en realidad el planeta entero se está moviendo.

PUBLICIDAD

El mundo está lleno de personajes adorables y extravagantes que ayudarán en la aventura, pero definitivamente LocoRoco es el personaje más entrañable del juego. No fue una sorpresa que se hubiera convertido en una especie de mascota para el PSP, y que hoy sea recordado como uno de los personajes más icónicos de PlayStation como marca, junto con Parappa the Rapper, que también fue remasterizado recientemente.

LocoRoco es un personaje y muchos al mismo tiempo: cuando LocoRoco come una flor, hace crecer su tamaño en un valor numérico que puede llegar hasta 20, y al dividirse, se convierte ese número de partes, o de LocoRocos pequeños, que conservan cierta individualidad. Aquí reside uno de los aspectos más interesantes de todo, ya que parte del reto es controlar de manera indirecta hasta 20 pequeños individuos a través de los niveles. Aunque en sí uno no puede mover a los LocoRocos, éstos tienen características que los hacen únicos, ya que cantan y hablan entre sí.

Otro de los aspectos más llamativo del juego es el soundtrack. La música es pegajosa y alegre, como salida de un programa de animación infantil, pero sin ser simplona. Lo interesante es que cuando hay varios LocoRocos en pantalla, éstos comienzan a cantar, y cada uno tiene una voz individual, así que si juntas 20 de ellos, se escuchará un coro de 20 voces cantando alegremente. Además de esto, las canciones de los LocoRoco están en un lenguaje inventado por los creadores del juego, con el propósito de no alienar a ningún público y dar una sensación más universal, ya que la música siempre está sonando. En palabras de Tsutomu Kouno, el director del juego, la música es incluso más importante que el estilo de los gráficos.

La dificultad es bastante moderada, y cada nivel toma entre cinco y quince minutos, dependiendo del usuario. A pesar de que las mismas mecánicas se repiten de principio a fin, en cada mundo nos encontramos con distintos diseños, patrones y texturas que aprovechan la lógica del mundo para crear situaciones interesantes. El diseño tan intuitivo de todo el juego lo hace accesible para cualquiera, sin necesidad de tutoriales o instrucciones complicadas en pantalla. Además, en esta versión se puede usar el control de movimiento del DualShock 4, inclinándolo en el aire, si no se quieren usar los botones para rotar el mundo.

A diferencia muchos otros videojuegos que vuelven remasterizados, LocoRoco ha superado el paso del tiempo, y demuestra que sus mecánicas siguen siendo entretenidas para cualquier generación, y sofisticadas para quienes se detengan a analizar las minucias de su funcionamiento. Los gráficos, lucen excelentes el PlayStation 4, corriendo a una resolución de 1080p, pero, además, esta nueva versión es compatible con el PlayStation 4 Pro, así que puede correr de forma nativa en pantallas de Ultra High Definition (4K).

Si bien la oferta de juegos para niños es exorbitante en dispositivos móviles, las consolas caseras se enfocan más en los adultos. LocoRoco Remastered es sin duda alguna un juego imperdible para cualquier niño, ya que su simpleza, estilo de arte y divertidas mecánicas ofrecen un título inteligente y libre de violencia. Por el otro lado cualquier adulto encontrará un juego hilarante y entretenido, sin necesidad de apelar a la nostalgia para darle una oportunidad. Incluso para aquellos que lo jugaron en su versión original, ésta es una buena opción.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Estos son los retos de las pymes mexicanas en ciberseguridad
Por

La ciberseguridad nació para proteger infraestructura crítica y muchas veces las pymes no cuentan con un plan para preve...