Por Niall McCarthy

Cada año, las cinco compañías de petróleo y gas públicas más grandes del mundo gastan más de 200 millones de dólares (mdd) en cabildeo para controlar, demorar o bloquear políticas relacionadas con el cambio climático. Esto afecta a los gobiernos que buscan implementar políticas a raíz del Acuerdo de París, que son vitales para cumplir los objetivos del cambio climático.

Las compañías generalmente son reacias a divulgar dichos gastos de cabildeo. Pero un informe de InfluenceMap utilizó una metodología centrada en los mejores registros disponibles. Además, realizó una investigación intensiva de mensajes corporativos para medir su nivel de influencia en las iniciativas para detener el cambio climático.

 

 

 

BP tiene el gasto anual más alto en cabildeo climático en 53 mdd, seguido de Shell con 49 mdd y ExxonMobil con 41 mdd. Chevron y Total gastan cada uno alrededor de 29 mdd cada año.

InfluenceMap afirma que parte del gasto se destina a esfuerzos sofisticados para involucrar a los políticos y al público en general en políticas ambientales que podrían afectar el uso de combustibles fósiles. Un ejemplo reciente de esto es la coordinación de mensajes de BP a través de sus canales de redes sociales y plataformas publicitarias que replantean la crisis climática como un desafío energético “dual”.

Este es el primer mamífero que se extingue por el cambio climático

La investigación también encontró que esas cinco firmas apoyan sus gastos de cabildeo con 195 mdd anuales para actividades de marca que sugieren que apoyan acciones contra el cambio climático.

¿Cómo lo hacen?

Las tácticas más comunes empleadas son llamar la atención sobre las bajas emisiones de carbono, posicionar a la compañía como un experto en clima y reconocer la preocupación por el clima mientras ignora las soluciones.

El informe dijo que las campañas ‘confunden’ al público, pues las compañías enumeradas continúan expandiendo sus actividades de extracción de petróleo y gas con solo el 3% del gasto destinado a proyectos de bajas emisiones de carbono. Tanto Shell como Chevron rechazaron los hallazgos del informe y reforzaron su compromiso de reducir los gases de efecto invernadero y abordar el cambio climático.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Forbes.com. Niall McCarthy es periodista de datos de Statista, que abarca temas tecnológicos, sociales y de medios a través de la representación visual.

 

 

 

Siguientes artículos

Soriana apunta a la energía solar con paneles en sus tiendas
Por

Para el 2021, el objetivo de Soriana es que el 100% de sus 978 unidades de negocio (centros de distribución, oficinas co...