Un roedor, conocido como melomys de Bramble Cay, parecido a una rata y originario de Australia, es el primer mamífero conocido que se extingue debido al cambio climático.

Hace años, los pequeños roedores parecidos a ratas podían verse corriendo a través de la arena y los escombros de coral en la isla australiana de Bramble Cay.

Los pescadores a veces los veían en ocasión de sus visitas a la isla, que está salpicada de algunos grupos de pastos, aves costeras y tortugas marinas que anidan en la Gran Barrera de Coral.

Confirmado

Los investigadores han sospechado por un tiempo que ‘Melomys rubicola’ -nombre científico del extinto-, se había convertido en el primer mamífero en dejar de existir debido al cambio climático provocado por el hombre, y, a principios de esta semana, el gobierno australiano lo confirmó.

La ministra de Medio Ambiente de Australia, Melissa Price, emitió un comunicado señalando que el melomys rubicola había pasado de la “categoría en peligro de extinción” a la “categoría de extinto”, lo que confirma lo que los científicos de Queensland habían concluido hace algunos años.

El gobierno del estado de Queensland había hecho esa misma determinación en 2016.

Oportunamente, el pescador de caballa Egon Stewart, manifestó a científicos que por el 2009 “se hallaron un montón de palos y una canoa destrozada en el extremo noroeste de la isla”.

Cuando Stewart echó la mano sobre el cúmulo de desechos, algunas de las criaturas desaparecieron y no fueron más avistadas en la isla.

Esta fue la última vez, según creen los investigadores, alguien vio a los melomys de Bramble Cay.

Geoffrey Richardson, secretario adjunto del Departamento de Medio Ambiente y Energía, dijo a los miembros del Senado que durante los últimos cinco años, los investigadores no han podido encontrar melomys en Bramble Cay, ubicado en el estrecho de Torres, entre Queensland y Papua Nueva Guinea, según el Sydney Morning Herald.

También te puede interesar:

 

Siguientes artículos

La mujer y su lucha por la democracia en Latam
Por

Como sociedades estamos en la obligación de dar debido tratamiento a esta fuente de conflictividad en clave democrática...