El descontento de los millennials ha puesto al mundo de cabeza, ¿será por eso que Trump se comporta como niño berrinchudo a sus 70 años, para convencer a los millennials americanos que voten por él?

La sociedad mundial está muy desconcertada por los resultados de las últimas votaciones en referéndums en todo el mundo, los dolores de cabeza más claros son: los referéndums en España; el Brexit en Gran Bretaña; el proceso de paz en Colombia; y el tema de los refugiados en Hungría. Ante esto, el mundo tiembla de frente al proceso electoral en Estados Unidos, porque como en todos los casos, las encuestas decían una cosa y la realidad se movió hacia el lado contrario. En este último caso, por el temor a que se pueda colar en los últimos momentos Trump a la presidencia y entonces sí el mundo se vuelva loco con la designación.

Frente a esta situación, muchas cosas de la vida tradicional del mundo están en duda: las encuestas, las instituciones, las estrategias de los gobiernos, la forma de hacer las preguntas en los referéndums, los políticos, y, en la misma democracia. ¿O será que de paso también está en duda el sistema en general de cómo el mundo marcha y los valores de la humanidad?

Hace unos días, José Ángel Gurría, Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), presentó los resultados de un estudio de éste organismo en dónde se puede ver que los jóvenes millennials tienen una gran desconfianza en las instituciones, en las autoridades públicas, en los parlamentos, en los sistemas bancarios, en las multinacionales, y en la democracia. En ese estudio también se habla de que en los países miembros de la OCDE hay 40 millones de jóvenes que no tienen empleo, educación ni entrenamiento. En palabras de Gurría, ocho años de crisis económica mundial han generado la desconfianza en los jóvenes.

PUBLICIDAD

El próximo susto mundial podría darse en la votación de Estados Unidos, en la que el voto de los jóvenes puede ser en contra de la lógica de las encuestas, no sólo por la crisis en la tasa de empleo y la desconfianza a todo lo arriba descrito, si no también, y de manera especial, en el rechazo a la política tradicional (representada por Clinton). Recordemos que la esencia del republicano de media y baja clases sociales son el ser blanco, racista, gustoso de las armas y la guerra, en el fondo nacionalismo puro.

También, en el fondo, existe una dualidad muy compleja que a los apanicados hispanos, indocumentados, vecinos y dirigentes mundiales nos da urticaria, y es que Trump representa el sueño americano, sin el famoso “Selfmade”: es rico y representante del típico sueño americano;  por lo que habría que entender si en este contexto, un candidato de 70 años que se comporta irreverente, extremista, rudo, bravucón, desenfadado, macho y desafiante del sistema, técnicamente como dicen en mi tierra (CDMX) un juniorsasazo, un mirrey ¿no será que se quiere comportar de cierta manera para estar más cerca de los millennials y jalar su voto ante las experiencias de lo que está pasando en otros polos del mundo? ¿Será, y si gana, qué pasaría?

Hoy, el mundo está enfocado en lo que pasará en la elección para Presidente de EE UU, y, de acuerdo con Real Clear Politics, Clinton tiene 262 votos, Trump 126, y están en el aire 150 votos del Colegio Electoral (538 en total), pero pocos están viendo la batalla que se está dando por el control del Congreso de los Estados Unidos. En este caso, Real Clear Politics apunta que, en el Senado, los demócratas tienen 47 asientos, los republicanos 46, y hay 7 asientos en el aire. Por su parte, en la Cámara de Representantes, son los republicanos quienes tendrían la mayoría con 224 asientos, mientras que los demócratas tendrían 190 y hay un total de 21 asientos aún sin definirse. No hay que olvidar que un presidente que no cuenta con el respaldo del Congreso es un Presidente atado de manos.

Pareciera que la división que causó Trump con su campaña dentro de su partido ha hecho que los republicanos se abalancen sobre la elección de las Cámaras, con el fin de gobernar y controlar desde ahí el gobierno. Todo estará en manos nuevamente de los millennials descontentos de los que nos platicó Gurría.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: El Marco del Poder

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

steve-jobs-apple
Emprendimiento en el garaje de Steve Jobs
Por

Trámites, coyotaje y corrupción, entre otras cosas, hubieran impedido que esfuerzos de emprendedores, como los que permi...