En febrero, durante una conferencia de prensa matutina el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no habría más donaciones de recursos públicos durante su mandato. Y aunque, los reportes de transparencia de Pemex indican que no han ocurrido más transferencias, lo cierto es que estos donativos siguen y la propia petrolera lo ha informado a través de su área de prensa.

“Definitivamente se acabarán las transferencias de recursos públicos a organizaciones sociales, sindicatos, organizaciones de la llamada sociedad civil, organizaciones no gubernamentales y asociaciones filantrópicas…“todo el apoyo del gobierno, el ejercicio del presupuesto, se va a entregar de manera directa a los beneficiarios”, dijo López Obrador, 18 de febrero de 2019.

Como parte de su Indice de Transparencia Corporativa para Empresas Productivas, el Think Tank México Evalúa señala que, entre 2017 y 2018, Pemex donó cerca de 3,800 millones de pesos a gobiernos locales.

Lee también: Los riesgos para la refinería de Dos Bocas

Según explica México Evalúa, entre 2013 y 2018, Pemex abrió datos de sus donativos a través de su portal, mismos que se publicaban a través de la página de datos abiertos del gobierno federal. En ocasiones los datos no cuadran con los reportados al gobierno federal.

Las donaciones de Pemex estaban destinadas a organizaciones sociales y directamente a gobiernos subnacionales, estas transferencias se denominaban Inversión social y su otorgamiento requiere la autorización del director general.

El ‘misterio’ surge porque, a partir del pronunciamiento sobre donaciones del presidente López Obrador, Pemex dejó de reportar donaciones a través de sus mecanismos de transparencia, sin embargo, la petrolera ha difundido a través de comunicación social que las donaciones continúan.

“Para nosotros es preocupante que no se reconozca la necesidad delinear una estrategia de responsabilidad social ligada a objetivos de desarrollo sostenible o cambio climático. Los indicadores sobre el impacto de los donativos en las comunidades no son públicos”, dice Fernanda Ballesteros coordinadora del Área de Regulación y Competencia de México Evalúa.

En abril, Pemex anunció que se habían entregado 72 millones de pesos a Tabasco como parte de una inversión social de 414.2 millones de pesos en los primeros meses de esta administración.

La petrolera explicó que en los próximos meses se desarrollarían 125 proyectos sociales que equivaldrán a un monto de 283 millones de pesos.

Las donaciones de Pemex son en su mayoría combustible (gasolina, diesel y hasta turbosina) y aunque el flujo de estas parece no haberse detenido, la petrolera no ha generado ningún reporte al respecto.

“Los donativos no están mal, no es algo negativo, pero como empresa productiva del Estado deben señalar que esas transferencias y recursos están clasificadas como actividad no comercial y asignar parámetros de medición de impacto social”, explica la investigadora de México Evalúa.

El Indice de Transparencia Corporativa para Empresas Productivas evidencia que Pemex sólo cumple con 28% de las directrices de transparencia que aplican para otras empresas de su ramo en el mundo.

“Si dentro de las prioridades de la nueva administración está el fortalecimiento de las empresas estatales del sector energético, creemos que esta evaluación señala con claridad las oportunidades en materia de transparencia corporativa, que puede ser una herramienta poderosa para la generación de confianza entre los socios, inversionistas y ciudadanos, así como para el combate a la corrupción”, señala el reporte.

Los 10 riesgos de su plan de negocios que Pemex no quiere que conozcas

 

Siguientes artículos

Semarnat concluye estudio de impacto ambiental para aeropuerto de Santa Lucía
Por

López Obrador dijo este sábado que la MIA estaría lista la próxima semana.