En total, nuestra lista de los clanes más acaudalados de este año cuenta con dos embajadores, tres senadores, dos miembros del gabinete, seis gobernadores y un presidente.

 

Por Dan Alexander

PUBLICIDAD

El dinero y los contactos importan en la política, y los herederos y herederas de las familias más ricas de Estados Unidos han utilizado mucho de ambos a fin de reforzar sus esfuerzos para convertirse en alcaldes, legisladores estatales, embajadores, gobernadores, senadores, y en un caso, incluso en el presidente del país.

John F. Kennedy pudo haber nacido como un hombre común y corriente, pero su familia era, y es, tremendamente rica. Forbes estima que la fortuna de los Kennedy asciende a 1,200 millones de dólares (mdd) en la actualidad, 200 millones más que el año pasado. La fortuna de la familia fue creada por Joseph P. Kennedy, quien hizo una fortuna en la bolsa, y más tarde se convirtió en presidente de la Comisión de Bolsa y Valores. La familia vendió Merchandise Mart de Chicago en 1998 por una participación en el gigante de bienes raíces comerciales Vornado Realty. La hija de John F. Kennedy, Caroline Kennedy, se unió al Departamento de Estado de Barack Obama como embajadora en Japón en 2013.

No todos los clanes con tendencias políticas en la lista Forbes de las familias más ricas de Estados Unidos llegan a la Casa Blanca, pero varias han ocupado residencias oficiales a menor escala. Bill Haslam, gobernador de Tennessee, Mark Dayton de Minnesota y Pete Ricketts de Nebraska, todos provienen de familias cuyos patrimonios ascienden a al menos 1,200 mdd. Otros tres ex gobernadores (Pete du Pont, de Delaware; Dolph Briscoe Jr., de Texas, y Nelson Rockefeller de Nueva York) también provienen de familias multimillonarias. En total, seis familias en nuestra lista de 200 integrantes de este año han tenido miembros de la familia como gobernadores.

Aún más han tratado de ganar un cargo y han fracasado. Ross Perot Sr. se postuló a la presidencia en 1992 y 1996 y perdió ante Bill Clinton en ambas ocasiones; él y su hijo, Ross Perot Jr., ocupan el sitio 56 en la lista Forbes de las familias más ricas de EU, con un patrimonio neto estimado en 5,400 mdd. El heredero de Coors, Pete Coors, no pudo ganar una carrera para el Senado en Colorado en 2004; la familia Coors ocupa el lugar número 71. Y Linda Bean, la nieta de LL Bean, fracasó las dos veces que intentó representar a su distrito en Maine en el Congreso de Estados Unidos en 1988 y 1992; la familia Bean ocupa el lugar número 134.

Justin Alfond tuvo mejor suerte en la política de Maine. El nieto de Harold Alfond, que fundó Dexter Shoe Company y se la cambió a Warren Buffett de Berkshire a cambio de acciones, es ahora senador del estado.

Sin embargo, el dinero también puede traer crítica indeseada. El gobernador de Maine Paul LePage tuvo fricciones con Alfond y lo llamó “un mocoso malcriado”, y añadió: “Es muy afortunado de que su abuelo naciera antes que él.” (Los Alfond ocupan el puesto 62 en la lista familiar de Forbes.)

El funcionario electo más rico en Estados Unidos es Bill Haslam, quien heredó de su padre una participación de 15% en el imperio de paradas de camiones Pilot Flying J. La fortuna de la familia Haslam creció a un estimado de 6,000 mdd este año desde los 4,300 mdd de hace un año, ayudado por la caída de los precios del gas. Un crudo más barato significa que más conductores y más estaciones de gasolina pudieran aumentar sus márgenes en las bombas, impulsando el valor de la fortuna de la familia Haslam.

Penny Pritzker no es una funcionaria electa, ella fue nombrada secretaria de Comercio durante la administración de Barack Obama, pero su familia es aún más rica que los Haslams. Los Pritzker tienen un patrimonio neto estimado de 30,000 mdd. La familia pasó por un desmoronamiento de la fortuna familiar hace una década, pero 11 de ellos siguen siendo multimillonarios individuales. Penny aún posee 6.7% de las acciones ordinarias de Hyatt.

Barack Obama también nombró a Dan Rooney, un heredero de la fortuna de los Pittsburgh Steelers, como embajador de Estados Unidos en Irlanda. Él sirvió de 2009 hasta 2012, y luego regresó a Pittsburgh para continuar sus funciones como presidente del equipo de la NFL que su padre fundó en 1933. Los Rooneys ocupan el sitio 193 en la lista familiar Forbes.

En total, Forbes contó dos embajadores, tres senadores, dos miembros del gabinete, seis gobernadores y un presidente entre las filas de las 200 familias más ricas de Estados Unidos de este año. El dinero no compra todo en la política, sólo hay que preguntar a la familia Koch, que gastó una fortuna apostando por un republicano en la contienda frente a Barack Obama en 2012; aun así, no puede negarse que sí compra algo.

 

Siguientes artículos

Empresarios europeos buscan invertir en Cuba
Por

Delegaciones de empresarios originarias de Alemania, Italia, Francia, Gran Bretaña, Holanda y  España  han aterrizado en...