El tipo de cambio cerró en 14.74 pesos por dólar, con una depreciación anual de 11.56% Te presentamos algunos de los sucesos que propiciaron la caída contra el dólar.

 

2014 fue un año tortuoso para el tipo de cambio. La especulación que inició en 2013 se acentuó ante el surgimiento de nuevas variables que añadieron volatilidad a la ecuación y ocasionaron que el tipo de cambio superara los 15 pesos en operaciones en ventanilla y cerrara el año en 14.74 pesos. 2015 ha sido planteado como un año de recuperación, sin embargo, será difícil ver un dólar por debajo de los 14 pesos.

En el año, el tipo de cambio tocó un mínimo de 12.8193 pesos por dólar el 6 de junio y un máximo de 14.9440 pesos por dólar el 12 de diciembre, nivel no alcanzado desde marzo de 2009.

PUBLICIDAD

¿Qué paso este año?

2014 arrancó con volatilidad

Durante enero, el tipo de cambio rondaba 13.37 pesos por dólar. La reducción en las compras de bonos de la Reserva Federal estadounidense generó movimientos de política monetaria alrededor del mundo, como en el caso de Turquía, que elevó su tasa de referencia de 7.75% a 12%.

En febrero, el peso logró una apreciación de de 0.74% gracias aumento en la calificación soberana por parte de Moody’s y la revisión a la baja del PIB de Estados Unidos, que restó fortaleza al dólar; sin embargo, ya se gestaban conflictos geopolíticos como la disputa entre Rusia y Ucrania.

EU se fortalece y 2015 será aún peor para el peso

Es importante señalar que, aunque el peso ha perdido terreno, los principales cruces con el dólar han perdido terreno, no se trata principalmente de una depreciación tanto como de un fortalecimiento del dólar.

Datos de Banco Base señalan que al cierre de 2014, todas las divisas en la canasta de los 31 principales cruces muestran pérdidas frente al dólar. El rublo ruso retrocedió 43.37%, el peso argentino cayó 23.01%. La corona Noruega acumula una pérdida de 19%, mientras que el yen cayó 12.15%, el real brasileño 10.82 y el euro 11.96.

“Si bien 2014 fue un año en donde la mayoría de las divisas mostró debilidad, en el 2015, la normalización de tasas de interés de la Reserva Federal, en contrate a la implementación de medidas acomodaticias por parte de los principales bancos centrales harán que este sea el año del dólar”, señala Gabriela Siller, directora de análisis del Banco.

En julio, aunque la volatilidad había disminuido, la fortaleza de los indicadores en Estados Unidos dio un nuevo brío al dólar frente a sus principales divisas, una tendencia que se mantendrá en 2015.

BCE y la Fed emiten mensajes perturbadores

Para agosto de 2014, la volatilidad rondaba a los mercados y se intensificó por dos factores:

1.Se registró una divergencia entre las posturas de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo, por una parte, la Fed señaló que la normalización de la política monetaria podría empezar antes de lo esperado, mientras que Europa manifestaba la posibilidad de poner nuevos estímulos monetarios en marcha.

2.Las tensiones entre Rusia y Europa se intensificaron. En agosto, Europa prohibió las ventas de armamento y tecnología de guerra a Rusia.

Normalización de tasas ¿a la vista?

En septiembre, el peso perdió terreno frente al dólar por una publicación de la Fed de San Francisco que afirmaba , los mercados estaban subestimando el plazo para que la Reserva Federal subiera sus tasas.

Posteriormente, el BCE anuncia la compra de bonos y el Banco Central de Japón incrementó sus estímulos. Estas medidas ocasionaron una espiral de fortaleza del dólar que llevó a una depreciación de 3.14% en Noviembre.

Crudo, el factor sorpresa

La sobreoferta de crudo en los mercados ha llevado a una caída abrupta en los precios del petróleo a nivel global.

Para el cierre de 2014 los precios del Brent acumularon una caída de 48.09%, el WTI 45.64% y la Mezcla mexicana retrocedió 49.98% para cerrar el año en 46.27 dólares por barril, estos niveles no se habían visto desde 2009.

“La decisión de la OPEP de mantener sin cambios su cuota de producción en 30 millones de barriles diarios, ocasionó una fuerte caída en los precios del crudo. Esto ha incrementado los riesgos de deflación en varias economías avanzadas, lo cual se traducirá en políticas altamente acomodaticias y bajas tasas de interés por un tiempo prolongado”, dice Gabriela Siller.

¿Qué pasará en 2015?

Gabriela Siller anticipa que en 2015 las presiones sobre el peso continúen presentes, evitando una corrección a niveles por debajo de 14.00 pesos por dólar.

“Al inicio del año, el principal determinante del tipo de cambio serán las cotizaciones internacionales de crudo, las cuales se espera continúen su tendencia a la baja”, dice.

Por su parte, los mercados financieros seguirán a la espera de que la Reserva Federal comience a normalizar sus tasas de interés, esto generaría una salida de flujos de capitales en México y un impacto considerable en el peso.

La volatilidad podría reavivarse ante el cambio de lenguaje en los comunicados de la Fed, que serán seguidos de cerca por los inversionistas, con el objetivo de anticipar las decisiones del banco central estadounidense.

Por último, no se descarta que las tensiones geopolíticas vuelvan a ser tema de relevancia para los mercados internacionales, en especial luego de que la caída en los precios del petróleo podría dificultar el crecimiento económico de países productores, aunque esto facilite la recuperación de otras economías.

 

Siguientes artículos

5 tips para regresar al trabajo sin estrés
Por

Si tus vacaciones  tienen los minutos contados, evita el estrés y no pierdas el buen ánimo. Te presentamos 5 consejos de...