Estrenada durante el Auto Show de Ginebra de 2018, en Suiza,  la llegada de la SUV Mazda CX-30 2020 marcó un hito automovilístico importante y un punto de inflexión notable en la evolución de las SUVs contemporáneas. La firma automotriz de origen japonés pone énfasis en el diseño minucioso y la reconfiguración de los espacios -inspirado por la filosofía de diseño KODO, en donde menos es más-, sin perder el máximo desempeño y solvencia habitual de las SUVs más robustas. 

Potenciando su esencia como el complemento perfecto de un día a día desafiante, en donde la vida contemporánea exige solvencias en cuanto rendimiento, velocidad, cambios abruptos de terreno y espacios se refiere, pero que también atienda esas demandas en donde el placer de manejo es una experiencia memorable, razonada e integral de quiénes somos y a dónde queremos llegar. 

En este sentido, la Mazda CX-30 2020 sintetiza un equilibrio notable desde todas sus aristas, en tanto logra la intersección perfecta entre las dimensiones de la Mazda CX-3 y la Mazda CX-5, alcanzando el pináculo que amalgama la energía de un coupé con la fluidez característica de las SUVs, innovando de forma dinámica, altamente funcional y sorprendente; un fiel representante de la más reciente generación de la marca, en donde las fortalezas de mecánica, diseño y tecnología han sido decantadas en pos de la innovación y el valor agregado a la experiencia de manejo.

El magnetismo del detalle mínimo y sutil potencia la belleza de este modelo desde su exterior: espejos laterales con memoria, faros LED dirigibles (AFLS) con encendido y apagado automático y luces de marcha diurna (DRL). 

Ya en el interior, Mazda CX-30 2020 sorprende y ataca  diferentes niveles de belleza: una cabina amplia diseñada con materiales de amplia gama, creada para amortiguar más que nunca los sonidos exteriores, lo que la dota de un envolvente ambiente cómodo y relajado, permitiendo disfrutar al máximo el manejo de esta SUV.

Resulta sorprendente cómo ese signo ineludible de la elegancia y sofisticación no desequilibra el prestigio comprobado de un automóvil robusto, seguro y poderoso. Mazda CX-30 cuenta con el sistema de alerta de tráfico trasero (RCTA), una cámara de visión trasera, así como un sistema de monitoreo de punto ciego (BSM), que en conjunto apoyan a la prevención de colisión con otros vehículos que se aproximen. También, para reducir los riesgos en el camino de forma completa, las bolsas de aire frontales, laterales, laterales tipo cortina y por primera vez también para rodillas, minimizan al máximo los riesgos del conductor.

Sublime y equilibrada desde sus aparentes contrastes, así es como la han definido quienes han tenido la oportunidad de probar este auto que representa con creces el presente y el futuro automotriz. Complementando dicha solidez, la Mazda CX-30 2020 posee un sistema multimedia compatible con Apple CarPlay™ y Android Auto™, así como un potente y prístino sistema de audio Bosé® con 12 bocinas, para su versión i Grand Touring, la cual potenciará aún más la inolvidable experiencia a bordo, gracias a su sonido envolvente.

Conoce la esencia del equilibrio y adéntrate a la nueva Mazda CX-30 2020.

 

Siguientes artículos

‘Somos defensoras, no somos terroristas’: grito en el Zócalo
Por

“El violador eres tú, el violador eres tú” fue la frase que al unísono entonaron mujeres ancianas, maduras, jóvenes y ni...