La mandataria alemana busca ofrecer apoyo financiero a los países que reformen sus mercados laborales, sectores públicos, educativos  y políticas de protección social.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

 

Angela Merkel, canciller del gobierno alemán,  presionó  a los líderes de la zona euro a acordar contratos vinculantes para reformar sus economías, luego de que ministros de finanzas pusieran punto final a un sistema común para cerrar bancos quebrados.

Tras la reelección en el parlamento para dirigir una “gran coalición” de centro izquierda, Merkel dijo en Berlín deseaba ofrecer algo de apoyo financiero a países que se comprometan con una reforma a sus mercados laborales, sector público, educación, investigación y políticas de protección social, bajo la supervisión de la Unión Europea (UE).

“Si hacemos un real salto cualitativo hacia adelante en términos de compromisos vinculantes  entonces también podríamos imaginar que se encuentren nuevas formas de proveer a esos países que requieren ayuda adicional para cumplir sus objetivos con esa asistencia”, dijo al Bundestag en un discurso previo a la cumbre.

Berlín quiere que sus socios en la unión monetaria de 17 países imiten los cambios que hizo una década atrás a los beneficios para desempleados, leyes laborales y sistemas de pensiones que ayudaron a que su economía sea más competitiva.

Sin embargo, los críticos dicen que el acuerdo de la nueva coalición de Merkel ha suavizado algunas de esas medidas al acordar un salario mínimo nacional y permitir la jubilación anticipada para algunos, dando un mal ejemplo a economías aletargadas como la de Francia e Italia.

Los contratos agregarían un nuevo nivel de supervisión de la UE, además del aumento de la vigilancia de la Comisión Europea a presupuestos y políticas económicas de los estados participantes, bajo una serie de nuevas normas adoptadas desde el inicio de la crisis de deuda de la zona euro el 2010.

En el borrador de un comunicado preparado para la cumbre, los líderes dicen que buscan llegar a un acuerdo general sobre reformas a contrato y “mecanismos de solidaridad asociados” durante una cumbre en junio próximo, luego de las elecciones del Parlamento Europeo en mayo.

El documento citaba préstamos, subvenciones o garantías entre las posibles recompensas para países que acepten arreglos contractuales legalmente vinculantes.

 

Siguientes artículos

Profeco vigilará restaurantes en la Roma y Condesa
Por

La dependencia que encabeza Alfredo Castillo ampliará la operación de un programa que permite a los consumidores denunci...