Por Natalí Faxas

La industria de la moda en República Dominicana está dominada por micro, pequeñas y medianas empresas, de prevalencia femenina y de larga tradición en el país. Un reciente estudio del Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes reveló que el 76% de esas empresas se desarrolla en casas propias, y el 82% de éstas tienen menos de diez empleados.

Los resultados de la investigación “Diagnóstico y Direccionamiento Estratégico InmodaRD” de este Ministerio señalaron también que el 29% de las empresas tienen menos de cinco años, el 18% entre cinco y veinte años, el 24% más de veinte años y el 29% no respondió a la pregunta. Los datos confirman que el sector de la moda tiene una larga tradición en la economía dominicana y es un mercado activo, abierto y de muchas oportunidades para la generación de empleos e ingresos, señaló el Ministerio.

El informe enumera algunas de las oportunidades de este sector como la frecuencia de compra de ropa por parte del consumidor dominicano, la obligatoriedad del uso de determinadas prendas en las instituciones como normas de conducta laboral, la necesidad de uniformes escolares, la existencia de programas de compras gubernamentales y la afluencia de turistas, que son potenciales clientes de productos, prendas y accesorios típicos dominicanos.

PUBLICIDAD

Puedes leer:  Este es el modelo de Fundes para el crecimiento de las pymes en AL

Sin embargo, existen dificultades elementales para el desarrollo de este sector, como la falta de energía eléctrica permanente, facilidades aduaneras para la libre importación de ropa, los elevados costos de producción (en parte porque la materia prima utilizada no se fabrica en el país); la poca asociatividad del sector y altas tasas impositivas que enfrentan los nuevos emprendimientos, resaltó este análisis.

Los resultados del estudio concluyen en que la mayoría de las empresas consultadas se ocupan del diseño y confección de ropa, principalmente para damas, y del diseño de accesorios y bisutería. El 76% declara que tiene la empresa en su casa, mientras que tan solo el 24% tiene un espacio de trabajo tipo taller o fábrica y/o una tienda. Lo anterior evidencia la baja visibilidad que tienen las empresas frente a sus clientes y la decisión de bajar costos administrativos y financieros para poder mantenerse en el mercado de tan amplia competencia.

El diagnóstico resalta la oportunidad de desarrollo que tiene esta industria nacional, sujeto a la tradición dominicana de su cercanía a la confección de prendas de vestir, además de que es “un apasionado consumidor de la moda, por lo que resultaría relativamente fácil la multiplicación, con éxito, de marcas dominicanas para consumo nacional y regional”.

 

Siguientes artículos

Conoce la Agenda Forbes Centroamérica y el Caribe
Por

Conoce la Agenda Forbes Centroamérica y el Caribe que contiene los eventos más importantes para la región durante 2018....