Reuters.- Al menos 13 personas murieron en el penal de Cadereyta, en el estado norteño de Nuevo León en México, luego de que estalló una riña entre bandas rivales y se enviaron efectivos de seguridad para sofocar la violencia, dijo el martes en la noche el director del Centro de Información para la Seguridad del Estado, Aldo Fasci.

El motín de los internos comenzó poco antes de la medianoche del lunes, dijeron las autoridades, y durante el martes se observaron reclusos en los techos de las azoteas, humo negro, así como mantas que desplegaron desde las ventanas con textos en contra del nuevo director del penal, Samuel Franco.

Tras algunas detonaciones que se escucharon en el interior del penal, el secretario general del gobierno de Nueva León, Manuel Florentino González, dijo más temprano a los medios que se trató de “disparos persuasivos”. Varios familiares acudieron al penal para conocer cuál era la situación.

Fasci explicó que lo que comenzó como una protesta de unos 40 internos se salió de control el martes, cuando tomaron algunos guardias como rehenes y un prisionero fue asesinado e incinerado.

PUBLICIDAD

La policía civil entró por primera vez sin usar fuerza letal y el motín escaló a unos 250 reclusos, agregó el funcionario.

“(…) Alrededor de las cinco de la tarde se tuvo que tomar la determinación por las fuerzas del orden de hacer uso de fuerza letal para impedir que asesinaran a los custodios y, así mismo, para impedir que asesinaran a otros internos”, dijo Fasci a la prensa.

El funcionario no descartó que aumente el número de fallecidos, a los que se suman ocho heridos de gravedad, y agregó que hay que esperar las autopsias para determinar cuántos fueron perdieron la vida por acciones entre los grupos delictivos y cuántos por el uso de fuerza letal.

“Debo decir y señalar que está justificado el uso de esa fuerza por el código penal, en su artículo 17. Son acciones que toman los miembros de la seguridad pública en el cumplimiento del deber y para preservar vidas de terceros”, sostuvo Fasci.

“Si no se hubieran tomado estas decisiones, en este momento estaríamos hablando de muchos más muertos”, agregó el funcionario.

 

Siguientes artículos

Leyes para castigar a funcionarios corruptos son letra muerta
Por

Las leyes para castigar la corrupción de los funcionarios públicos tienen 100 años; pero, en los hechos, son letra muert...