La situación de la mujer y la equidad de género ocuparán un lugar prioritario en Davos: la perspectiva de género se incorpora como tema transversal en discusiones sobre innovación en negocios, liderazgo, reducción de la pobreza y nuevas problemáticas familiares.

 

Por segundo año consecutivo, tendré el orgullo de unirme a destacados líderes políticos y empresariales, figuras públicas, intelectuales y periodistas del mundo para la Reunión Anual del Foro Económico Mundial en Davos. Bajo el tema “Un nuevo contexto global”, en esta ocasión la cumbre analizará las grandes transformaciones tecnológicas, sociales y económicas que han moldeado nuestra sociedad en las últimas décadas.

Entre estas transformaciones, una de las más relevantes ha sido la creciente participación de la mujer en todos los sectores de la sociedad, desde el ámbito empresarial hasta el político. Tan sólo en América Latina, la participación laboral de las mujeres ha crecido 33% desde 1990 y 23 millones de mujeres se han sumado al mercado de trabajo en los últimos 10 años. Las mujeres son actores esenciales para el desarrollo, con el poder de incidir en el bienestar de sus comunidades.

PUBLICIDAD

Ante este escenario, es de esperarse que la situación de la mujer y la equidad de género ocupen un lugar prioritario en Davos. Una vista rápida a la agenda de la Reunión 2015 muestra que la perspectiva de género se incorpora como tema transversal en discusiones sobre innovación en negocios, liderazgo, reducción de la pobreza y nuevas problemáticas familiares.

La equidad de género se perfiló como una significativa temática emergente en la Reunión Anual del Foro del 2014, pese a que las mujeres únicamente conformamos 15% del total de participantes. El tema de género se ha convertido en una de las prioridades del Foro Económico Mundial, el cual impulsa iniciativas que contribuyen a cerrar la brecha entre hombres y mujeres en el mundo.

Las acciones del Foro Económico Mundial se han desplegado en dos frentes. Por un lado, con la elaboración de indicadores que permiten medir los alcances y límites de las medidas en favor de la equidad de género y, por otro, a través de la creación de grupos de trabajo especializados que exploran soluciones concretas para cerrar la brecha de género.

Hoy, el Global Gender Gap Index es una herramienta consolidada para tomar el pulso de la situación de las mujeres a nivel global. En Japón, Turquía, Corea del Sur y México, los Gender Parity Taskforces trabajan para impulsar la colaboración entre el sector público y privado con el propósito de reducir la brecha económica de género. En nuestro país, pese a que hemos logrado buenos avances en este sentido, aún queda un largo camino por recorrer, en particular en lo referente a mujeres en posiciones de liderazgo y disparidad salarial.

La Reunión del Foro Económico Mundial 2015 ofrece una oportunidad para ampliar la relevancia de la perspectiva de género en la discusión global y delinear estrategias que permitan disminuir la brecha entre hombres y mujeres en el mundo.

Durante mi participación en Davos, utilizaré este espacio para reportar los principales intercambios de ideas relacionados con la mujer en esta cumbre, para que su difusión nos inspire a seguir avanzando en el camino hacia una sociedad más justa y equitativa.

 

Contacto:

@angelicafuentes

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Crecimiento de México se ubicará entre 3 y 3.4% en 2015: expertos
Por

De acuerdo con la encuesta realizada por México ¿Cómo vamos?, los analistas enfatizaron en la necesidad de reducir la co...