Tecnología-brecha-de-género Boton-noviembre-2019

Dos mujeres, Mia Perdomo, psicóloga colombiana, y Andrea de la Piedra, periodista peruana, se unieron en 2013 para crear una empresa que ayudara a otras compañías a cerrar la brecha de género.

El tamaño de su reto es continental. En América Latina, sólo una de cada cinco empresas tiene una mujer en puestos de alta dirección, y sólo 7% de las posiciones de los consejos directivos son ocupados por mujeres, según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El problema no termina ahí, pues, en lo general, las mujeres de la región ganan una quinta parte menos de lo que ganan los hombres y, en México, esa brecha es mayor: de 34%. Mia y Andrea se conocieron en la Universidad de Georgetown, Estados Unidos, y crearon una metodología para diagnosticar y medir la brecha de género al interior de las empresas.

De acuerdo con datos de la consultora McKinsey, el PIB de América Latina podría incrementarse 34% para 2025, si se cerraran las brechas de género en el mercado laboral.

Aequales nació, entonces, como una empresa de consultoría que ayudaba a las organizaciones a identificar las áreas de oportunidad.

“Al principio, se recopilaban datos en hojas de Excel y se daba una consultoría muy personalizada, pero la brecha de género es un problema sistémico. Es por ello que se utilizaron herramientas tecnológicas para dar más escalabilidad al proyecto”, relata Stephanie Rodas, directora operativa (coo) de la plataforma en México.

El Ranking PAR fue la primera aplicación que usó la tecnología y la data a favor de la equidad. Se trata de un cuestionario de medición que ofrece un diagnóstico gratuito con un informe de resultados.

Te puede interesar: Prueba PISA exhibe ‘profunda’ brecha de género entre estudiantes mexicanos

Éste es sólo el punto de partida para realizar una medición comparativa a nivel de industria, país y región, y para dar visibilidad a las empresas que hayan realizado mayores avances en este aspecto.

Hasta el momento, han recopilado datos de 800 empresas en América Latina. Colombia, Perú y México son los países con mayor participación, aunque también figuran datos de organizaciones en Guatemala, Costa Rica, Ecuador, Perú, Chile, Panamá, Colombia, Brasil y Argentina.

El ranking mide gestión de objetivos, estructura organizacional, cultura y gestión de las empresas. Las 10 firmas mejor “rankeadas” en cada país reciben un reconocimiento público por parte de Aequales.

En México, éste se otorgó en septiembre. Entre los galardonados estuvieron Kellogg’s, AT&T, DuPont y Accenture.

“Hemos detectado una mayor participación de empresas trasnacionales, porque tienen principios adquiridos en los países desarrollados. En el caso de las empresas nacionales en la región, hemos visto que el interés, generalmente, es promovido por un líder joven”, detalla Rodas.

Durante el evento del 60 aniversario del BID, el presidente del banco, Luis Alberto Moreno, explicó que la incorporación de la mujer al mercado laboral es un tema crucial en materia económica, debido a que, en la región, existe todavía un rezago en materia de equidad y acceso al mercado laboral.

Te puede interesar: Saber negociar para eliminar brecha de género

“Estamos listos para apoyar los grandes proyectos en México, sobre todo los que contribuyan al cierre de brechas de género”, asegura Moreno.

Mujeres-brecha-de-genero

La importancia de la data

Stephanie Rodas explica que los datos permiten visibilizar dónde tienen que fortalecerse las acciones.

“Muchas empresas asumen principios de igualdad de género en sus políticas y en su visión filosófica, pero, al llegar a las acciones, se dan cuenta de que hace falta trabajar [más en ello]”, dice Rodas.

Aequales cuenta hoy con dos productos que incorporan data para la identificación de áreas donde la brecha de género es más marcada: el primero es la Plataforma PAR.

Si bien, la realización del cuestionario y la evaluación de cada empresa puede ser gratuito, el comparativo a nivel industria, país y región sí tiene un costo. Este comparativo concentra los datos estadísticos de las empresas participantes y permite observar cómo se encuentran las empresas con respecto de otras compañías y qué tan avanzadas están, comparativamente, en su país y región.

Otra de las aplicaciones es el acceso a la Plataforma PAR, que contiene herramientas para hacer cruces con la propia información de la empresa.

Te puede interesar: Mujeres en biotecnología: análisis de la disparidad de género Norteamérica y Latinoamérica

“Un ejemplo simple es [hacer el cruce] con un filtro de ‘empresas con comité de diversidad’; la segunda variable sería ‘cuántas mujeres han ascendido’; entonces, si el resultado en este caso es cero, podemos decir, con hechos y estadísticas, que esta buena práctica no está surtiendo efecto”,  explica Rodas.

Además de facilitar el cruce de información entre prácticas y resultados, la Plataforma PAR contiene un banco de buenas prácticas con información sobre prácticas implementadas en las diferentes empresas, así como un contacto para poder consultar con el responsable en esas compañías cómo llevar a los hechos iniciativas similares.

La idea es generar una red de empresas de alcance regional que puedan orientarse unas a otras.

“En nuestra escala de equidad identificamos cuatro niveles. Las empresas que llegan al nivel más alto, ya tienen un ambiente de equidad y deben pasar a ser agentes de cambio para impactar su cadena de valor. Uno de los pasos a seguir por una empresa equitativa es establecer un cuestionario de diversidad e inclusión para proveedores y generar una política de apoyo para que esos proveedores también trabajen [en pro de] una mayor inclusión”.

Otro de los servicios ofrecidos por la empresa es el acceso a la comunidad Aequales, donde, con el pago de una anualidad, las empresas forman parte de una red de organizaciones privadas y públicas que gestionan la equidad desde el aprendizaje, compartiendo prácticas y generando un impacto social.

Al pertenecer a la comunidad, las compañías obtienen seis sesiones para realizar networking especializado en temas ligados a enfoque de género, un taller de planeación estratégica inhouse y un seguimiento virtual semanal.

“No queremos ser una consultoría boutique que sólo opera en un país o zona determinada; queremos que esta información y estos datos se utilicen para mejorar las condiciones de hombres y mujeres en las empresas. Crear una herramienta tecnológica accesible es una forma en la que podemos escalar”, afirma Rodas.

El riesgo de un ‘mal diagnóstico

Los planes de Aequales en la región son ambiciosos, pues, si bien no planean abrir oficinas en todos los países, sí pretenden llegar a 2,000 organizaciones en la próxima medición del Ranking PAR, que se realizará entre febrero y mayo de 2020.

Entre los mayores retos, explica la coo para México, está la propia cultura de las empresas, pues tiende a minimizarse el problema o a recurrir a una negación y asumir que sí existe un clima de equidad cuando, en realidad, no es así.

Mujeres-brecha-de-genero

“Es importante que se visibilice la brecha de género [porque], cuando asumes que tienes una empresa equitativa entre hombres y mujeres, y no es el caso, los colaboradores se dan cuenta de la falta de inclusión y eso provoca mucha rotación. [En cambio], cuando las empresas escuchan a sus colaboradores y, de hecho, los tratan como humanos, entonces dichos colaboradores permanecen [en la compañía]”, concluye Rodas, la coo de esta firma que está haciendo mucho por la equidad.

 

Siguientes artículos

tlcan-banderas
México, EU y Canadá afinan hoy últimos detalles del T-MEC en Palacio Nacional
Por

Wilbur Ross, secretario de Comercio de EU, afirmó que las negociaciones en torno al T-MEC están a 'milímetros' de destra...