Un estudio, publicado en noviembre de 2019, antes de que surgiera el nuevo coronavirus, confirma la tasa de éxito de los controles en aeropuertos, que en cierta forma ‘justifica’ la medida draconiana de gran cantidad de países que han decidido cancelar los vuelos desde tierras afectadas.

De acuerdo a un informe de la revista Science, Christos Hadjichristodoulou y Varvara Mouchtouri de la Universidad de Tesalia, examinaron 114 artículos científicos
e informes sobre la detección de infecciones, incluyendo Ébola, el Sindrome Respitarosio Agudo Grave (SARS) y la influenza pandémica.

Entre agosto de 2014 y enero de 2016, no se detectó un solo caso de ébola entre 300,000 pasajeros examinados previo a abordar vuelos rumbo a Guinea, Liberia y Sierra Leona, tres países que se vieron muy afectados por la epidemia de ébola en África occidental.

Incluso la detección de los pasajeros en sus destinos, no mejoró la situación. Durante la misma epidemia, indica Science, cinco países preguntaron a los viajeros entrantes acerca de síntomas y la posible exposición y verificaron su temperatura corporal.

Durante la pandemia de gripe H1N1 de 2009, encontraron los investigadores, China y Japón interceptaron solo pequeñas fracciones de viajeros infectados, y
ambos tuvieron brotes significativos de todos modos.

Los investigadores no esperan que la inspección de aeropuertos para coronavirus o COVID-19 pueda ser más efectiva.

Sin embargo, los programas de detección han sido costosos: Canadá gastó aproximadamente 5.7 millones de dólares (mdd) en un programa infructuoso de detección de ingreso de SARS en 2003 y Australia gastó 50,000 por caso detectado de H1N1 en 2009, indicaron Hadjichristodoulou y Mouchtouri.

Al implementar la detección de salida para el ébola, los países africanos afectados por el brote han ayudado a evitar viajes con medidas draconianas y nuevas restricciones que otros países.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene pautas detalladas para países que se proponen controlar a sus viajeros.

En las salidas se debe comenzar con controles de temperatura y síntomas, y entrevistas de pasajeros para exposición potencial a contactos de alto riesgo, por ejemplo.

Los viajeros sintomáticos deben ser sometidos a más exámenes médicos y pruebas, y los casos confirmados deben ser trasladados al aislamiento y su posterior tratamiento.

La selección de entrada también es una oportunidad para verificar a la persona en contacto directo, obteniendo información útil en caso de que los pasajeros se infecten durante un vuelo, y así dar seguimiento a la guía de viajeros, dice la OMS.

Science sostiene que incluso cuando se hace bien, la detección sirve principalmente para mostrar que los gobiernos están haciendo algo, dice el epidemiólogo, Ben Capucha,  de la Universidad de Hong Kong. En este sentido, dice que “las medidas destinadas a la captura de infecciones en viajeros solo retrasarán la epidemia local, no ayudará a su prevención”.

Lee también: Emprendedor vs Empresario | La serie original de Forbes México que debuta en marzo

 

Siguientes artículos

SpaceX Falcon-9 Rocket And Crew Dragon Capsule Launches From Cape Canaveral Sending Astronauts To The International Space Station
Crónica Visual | SpaceX : inicio de una nueva era espacial
Por

Tras 19 horas de viaje, los astronautas de la NASA Bob Behnken y Doug Hurley llegarán a la Estación Espacial Internacion...