Las calificaciones en escala global de ‘BBB’ y en escala nacional de ‘mxAAA’ de la empresa mexicana Liverpool podrán aguantar el cierre de sus tiendas, del 31 de marzo al 31 de abril, como anunció este martes la tienda minorista. Sin embargo, un cierre prolongado podría presionar su perfil crediticio individual.

Durante este periodo, la empresa sólo operará su infraestructura digital y de logística, ofreciendo entrega a domicilio únicamente. La decisión de Liverpool sigue a la declaratoria de emergencia sanitaria por Covid-19 del gobierno mexicano el 30 de marzo, señaló la calificadora Standard & Poor’s en un comunicado.

“Esperamos que el cierre temporal disminuya los ingresos de la empresa, Ebitda (flujo operativo) y generación de efectivo. El servicio digital ha representado históricamente menos de 10% de sus ingresos totales. Además, como parte del plan de emergencia, Liverpool busca proteger su liquidez a través de reducción en gasto de capital, restringir sus gastos operativos al mínimo necesario, introducir soluciones crediticias para evitar un repunte en los índices de morosidad, y monitorear los niveles de inventario”, agrega el documento.

Lee más: Liverpool cierra sus tiendas hasta nuevo aviso por emergencia de coronavirus

S&P explicó que la magnitud del impacto en los indicadores crediticios de Liverpool se mantiene incierto en el mediano plazo, dado que dependerán en gran medida de la efectividad de las medidas sanitarias y si el gobierno extiende las políticas restrictivas más allá del 30 de abril.

“Asimismo, incluso si la propagación del coronavirus puede contenerse en el corto plazo, las perspectivas de un repunte en el consumo actualmente lucen frágiles, porque a la fecha esperamos una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) de 2.5% en 2020. Esto significará condiciones difíciles para la industria minorista, especialmente para los bienes de consumo que consideramos vulnerables a la desaceleración de la economía, como son los dispositivos electrónicos, ropa y ciertos electrodomésticos, a los que Liverpool tiene una exposición significativa”, agregó.

Te recomendamos: S&P baja calificación crediticia de Coca-Cola Femsa

El 27 de marzo, la calificadora bajó las calificaciones en escala global de ‘BBB+’ a ‘BBB’ y revisaron la perspectiva a negativa, mientras que las calificaciones en escala nacional de largo plazo fueron de ‘mxAAA’ y de corto plazo de ‘mxA-1+’, producto del cambio que se le hizo a la calificación soberana de México, en el entendido de que la calidad crediticia del país “topa” la de la empresa.

Sin embargo, el perfil crediticio individual de Liverpool se mantiene en ‘bbb+’, lo que refleja su posición de negocio sólida en el país y su bajo apalancamiento, junto con reservas de efectivo fuertes, lo cual le provee de cierto margen de maniobra para absorber shocks de corto plazo.

Además, el perfil de vencimiento de deuda de Liverpool se mantiene cómodo para los siguientes 12 a 24 meses, con solo dos emisiones de notas locales que vencen durante este periodo y que suman 3,000 millones de pesos . Por el contrario, la empresa reportó reservas de efectivo por alrededor de 18,600 millones de pesos al 31 de diciembre de 2019.

No te pierdas: HR Ratings baja calificación de México ante crisis por coronavirus

 

Siguientes artículos

ExxonMobil
ExxonMobil ya vende su propia gasolina en la CDMX
Por

ExxonMobil abrirá 12 estaciones de servicio en la zona metropolitana a partir de este 1 de abril, que serán abastecidas...