Los hoteles y comercios de las playas más visitadas en México durante la temporada de spring break y de semana santa –que suceden entre marzo y abril— se ven amenazados por cientos de cancelaciones en las reservaciones debido a la pandemia del coronavirus Covid-19. El escenario que se avecina para la industria es desolador.

Esta mañana el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) informó que hasta el momento han cerrado 262 hoteles que equivale a 52,400 habitaciones, el cierre de 2,000 restaurantes y más de 40% de la operación de las aerolíneas mexicanas, enfrentando pérdidas de al menos 30,000 mdp en ingresos en el sector aéreo.

“Esta crisis también supone la afectación de un gran número de empleos, la World Travel & Tourism Council (WTTC) estima que solo en México de manera directa afectará a 1.2 millones de hogares”, señaló la CNET en un comunicado de prensa.

Para este año, la Secretaría de Turismo (Sectur) esperaba un total de 46.2 millones de turistas extranjeros para dejar una ganancia económica de 26.700 mdd. La industria aporta hoy en día más del 8.7% al Producto Interno Bruto (PIB) del país y emplea a 2.3 millones de personas.

El Consejo turístico estima que la reducción del PIB turístico podría llegar hasta 13.3%, esto significa que en el peor de los escenarios, podría caer de 8.7% (2019) a 7.5% en 2020.

“Conforme vayan siendo más severas las medidas que se tomen para contener los contagios pues mayores pueden ser las pérdidas que puede sufrir la industria turística”, comenta Héctor Magaña, Profesor-investigador del Tec de Monterrey de la Escuela de Negocios del Campus Estado de México (CEM).

Tan solo este lunes, la Secretaría de Turismo de Quintana Roo, entidad en donde se encuentran los destinos más concurridos en estas fechas como Cancún, Cozumel, Holbox, Playa del Carmen y Tulum, dijo que la ocupación estaba a menos del 60% cuando la semana pasada estaban al 85% y están recibiendo una ola de cancelaciones.

“El peor escenario es que se cumplan las predicciones de que haya una recesión a nivel mundial porque  le va a impactar a nuestro país, varias instituciones han señalado sus pronósticos de crecimiento en -4.5%, y que ya viene un recesión para el 2020, esto se va a traducir en que las personas puedan perder su fuente de trabajo y utilicen sus ingresos o ahorros para satisfacer necesidades prioritarias. Los viajes y salidas a restaurantes no son una necesidad básica, por lo que se tiene un panorama muy complicado para la industria”, agregó Magaña.

Esta afectación se verá principalmente en las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMes) que no cuentan con los recursos de una empresa grande para poder pedirle a su personal que vaya a laborar a su casa si lo requiere. Por lo tanto, será más difícil que se presente una recuperación de largo plazo ya que mientras no se tenga un mayor control por parte de las autoridades sanitarias va a ser más difícil.

“Ciertamente estamos en un escenario sin precedentes que sabemos que hay unos 300 hoteles cerrados ya en México, de grandes cadenas hoteleras cuyo inventario podría ir entre 60 a 90,000 habitaciones, es una cifra muy grande. Además hay una operación muy grande aérea en tierra y poco a poco el resto de los negocios turísticos van a secundarlos. Sin duda la afectación será muy severa”, de acuerdo con Francisco Madrid Flores, director del Centro de Investigación y Competitividad Turística (Cicotur) Anáhuac.Madrid Flores a Forbes México.

La industria pide ayuda al gobierno para evitar pérdida de empleos

Alejandro Zozaya, Jefe Ejecutivo y líder del Consejo Directivo de la cadena hotelera Apple Leisure Group, que integra a AM Resorts, señaló que hasta el momento han cerrado 81 hoteles de los cuales: 19 están en España, 34 en México y el resto están en el Caribe, con más de 30,000 habitaciones y más de 30,000 empleos.

TAMBIÉN LEE: Apple Leisure Group quiere salir a conquistar Europa y la bolsa

Esta semana cerraron todos los hoteles en México, a excepción de los que tienen en Acapulco, Ixtapa y Huatulco a la espera de que el gobierno pida que se cierre el turismo de placer. Sin embargo, el empresario está previendo que la contingencia se alargue, y estima que para abril, mayo y junio las ventas vayan a ser cercanas a cero por lo que están haciendo un recorte muy fuerte a nivel corporativo, sobre todo porque las cancelaciones les cuestan más que las futuras reservas.

“En los hoteles estamos tratando de no despedir al personal porque esto va a ser un problema social importante, mucha gente vive al día y depende de esto, entonces estamos intentando retenerlos en la plantilla, que sigan con los beneficios y prestaciones, estamos manteniendo el salario mínimo para las personas que lo ganan y para los que ganan más que eso, estamos haciendo unas reducciones. En la medida de lo posibles estamos reteniéndolos y no liquidarlos porque también esperamos que esto reabra”, señala en entrevista con Forbes México.

TAMBIÉN LEE: Marriott reporta pérdidas de hasta 90% en ingresos de hoteles por coronavirus

Señaló que en países en donde se agravado la situación como es el caso de Italia o Jamaica, el gobierno está pagando cerca del 90% del costo de la nómina para que no se despida al personal, por lo que hace el llamado para que el gobierno mexicano haga lo mismo.

Hasta el momento, la Secretaría de Turismo no ha anunciado un plan emergente para la industria. El 13 de marzo el secretario de turismo, Miguel Torruco Marqués, dijo que ha recibido peticiones por parte de los empresarios que serán analizadas por el Gabinete de Crecimiento Económico y turnadas al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Por otro lado, han realizado una campaña para promocionar los destinos turísticos de México cuando termine la contingencia.

 

“Ahora estamos hablando de un desempleo temporal, pero si las empresas quiebran será un desempleo por un periodo mucho más largo. Lo peor que puede pasar es que las empresas cierren y las empresas no pueden darse el lujo de mantenerse abiertas con todo el costo de nómina y menos si no hay incentivos de gobierno, por lo menos deben ofrecer no pagar parte del costo de la nómina y acreditar a cambio de impuestos futuros para mantener plantilla completa”, dijo Zozaya vía telefónica.

El directivo crítico que el presidente Andrés Manuel López Obrador no haya reaccionado a tiempo y con fuerza, tomándose las cosas a la ligera y contradiciendo a su propio equipo.

La gastronomía también es afectada

Azari Cuenca, el presidente de Vatel Club México, le extendió una carta al secretario de Turismo de la Ciudad de México, Humberto Hernández Haddad, para solicitarle la condonación de impuestos, apoyo fiscal a las empresas que mantengan su plantilla laboral, financiamientos para PyMes a través de Nafinsa para reactivar la economía, entre otros apoyos, anticipándose al impacto económico que tendrá el sector gastronómico.

“Hoy día sabemos que la industria del turismo enfrentará las mismas dificultades que el sector de la gastronomía, éstos dos siendo altamente ligados el uno al otro, y deseamos, para maximizar resultados, juntar con la Secretaria de Turismo nuestros esfuerzos y nuestras solicitudes económicas”, señaló Cuenca, en la carta que compartió a Forbes México.

Club Vatel cuenta con 400 miembros activos distribuidos por toda el país, entre ellos, chefs distinguidos por su liderazgo que participan en toda la cadena de valor (restaurantes de hoteles e independientes, servicios de banquetes y catering, e industria alimentaria).

Otros sectores que han sido golpeados son los grupos aeroportuarios que caen entre 40 y 50%, ya que la primer acción que se toma en un pandemia es “restringir vuelos y viajes y es lo que estamos viendo ahorita”, señala Luis Alvarado, analista en mercado accionario de Banco BASE.

El catedrático de la Anáhuac, Francisco Madrid Flores recomendó que a fin de minimizar las afectaciones, es indispensable que se articule un plan emergente de apoyo a la actividad turística que incluya los apoyos necesarios para que las empresas puedan paliar los efectos de las pérdidas.

“México tiene un reto porque ya no tiene los recursos públicos para la promoción turística que se tenía en el pasado, esto puedo suponer una elevación de los impacto, una afectación adicional. El escenario es bien complicado y además del trabajo que se tiene que hacer de mercadotecnia y de relaciones publicas en marketing digital, debería de ser acompañado de otro tipo de apoyos públicos”, agrega Madrid.

TAMBIÉN LEE: Coronavirus pone en terapia intensiva a turismo, un millón de empleos diarios perdidos

¿Qué pide el sector?

El CNET está pidiendo una serie de medidas al Gobierno mexicano para aminorar los impactos:

  1. Prórroga de seis meses en las declaraciones anuales de personas morales y físicas con actividad empresarial.
  2. Prórroga en la presentación de pagos provisionales tanto de IVA como de iSR y retenciones.
  3. Prórroga del pago de contribuciones sociales IMSS e Infonavit.
  4. No incrementos en las tarifas de energéticos (agua, luz y combustible) para los siguientes 24 meses.
  5. Promover que las instituciones que constituyen el sistema de banca de desarrollo y banca comercial faciliten también las prórrogas y reestructuraciones de adeudos, así como que se otorguen líneas de créditos a a tasas competitivas.
  6. Acelerar los procesos de devolución de impuestos.
  7. Exención de derechos de uso del Espacio Aéreo mexicano y derechos migratorios.
  8. Exención de pago de casetas que no están concesionadas durante 6 meses. Una vez superada la emergencia, fase de recuperación económica.
  9. Deducción inmediata de construcciones y adquisición de activo fijo.
  10. Subsidio a los impuestos aplicando tasa cero por seis meses.
  11. Dirgir exclusivamente el impuesto al hospedaje para la difusión de imagen y la actividad Turística.
  12.  Deducibilidad en consumos de restaurantes por un periodo de tiempo.
  13. Permitir que los pagos provisionales se hagan trimestralmente.
  14. Creación de un grupo de trabajo para identificar los apoyos y medidas de todas las actividades del sector turístico.

¿Cómo salir a flote?

Las empresas deberán de hacer un gran esfuerzo de mercadotecnia para que la gente decida vacacionar y, además, las personas también se verán en un situación difícil debido a los escenarios de desaceleración económica.

“Va a ser complicado porque ofrecer promociones, es difícil pero aquí se podría contar con diferentes apoyos con las cámaras de turismo o incluso apoyos del gobierno federal donde se de promoción masiva a los centros con mayor afectación tengan para que se alcance a clientes potenciales”, señala Magaña del Tec de Monterrey.

Al mismo tiempo, los destinos deben ser capaces de mejorar su presencia pública en medios digitales para mantener un espacio de información oportuna y certera sobre las condiciones que en ellos prevalecen, de cara a la enfermedad.

En el caso mexicano, el antecedente más a la mano es la epidemia de influenza provocada por la influenza AH1N1 en 2009. En aquella ocasión, si bien se resentían ya los primeros efectos de la Gran Recesión iniciada en septiembre de 2008, los efectos en el turismo fueron de grandes proporciones.

Así, por ejemplo, los ingresos por visitantes internacionales al país en el mes de mayo cayeron 53.3% en comparación con el mismo mes del año anterior. El dato anual en 2009 para esta variable se situó 13.2% por abajo del año previo. Por su parte, las llegadas de turistas internacionales en el mismo mes de mayo de 2009 cayeron 32.5% y los pasajeros en cruceros disminuyeron 93.4%.

TAMBIÉN LEE: El Impacto del Coronavirus en el Turismo

 

Siguientes artículos

América Móvil de Carlos Slim propone destinar 6,000 mdp a programa de recompra de acciones
Por

Consejo de administración de la empresa propuso asignar 6,000 millones de pesos a un fondo de recompra de acciones.