Las obligaciones laborales que impone el T-MEC, que entrará en vigor en menos de 2 semanas, prendieron las alertas entre las empresas mexicanas que participan de las exportaciones a EU, entre ellas las del sector agropecuario, sobre todo por dos temas: el trabajo infantil y trabajo forzoso. Y ello pone en la mira a dos productos en particular: el tomate y el chile.

Cada dos años, el Departamento del Trabajo de Estados Unidos publica una lista de bienes con reportes de ser producidos con trabajo forzoso o infantil. La última, vigente desde 2018, señala que tanto en tomates como en chiles producidos en México hay reportes de ambas actividades.

“De acuerdo con medios, ONG y el Departamento de Estado de EU hay cientos de víctimas de trabajo forzoso para producción de chile. Muchas de esas víctimas son reclutadas por enganchadores, que mienten sobre las condiciones de trabajo, salarios, horas y calidad de vida”, menciona el documento. La situación es muy similar para el tomate.

Entre las obligaciones laborales que el T-MEC impone a México, solicita erradicar ambas prácticas en la cadena productiva. Además, las regulaciones de EU facultan a las aduanas a detener productos e iniciar investigaciones en contra de empresas en caso de contar con denuncias, que pueden ser anónimas, por trabajo forzoso o infantil, aunque los criterios no son claros, lo que representa un riesgo para la exportación de estos productos, advirtió Heriberto Blanco, asesor del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“El comisario de aduanas puede detener cualquier producto y los criterios que utilizaría no están claramente definidos. La responsabilidad recaería en el exportador mexicano y la cadena de suministro para demostrar que ese producto está libre de trabajo forzoso”, indicó.

También lee: T-MEC: 5 ajustes a cumplir por los sindicatos para evitar controversias de EU

Agregó que la presencia de esos productos en la lista del Departamento del Trabajo de EU los vuelve vulnerables, por lo que adelantó que ya se trabaja en coordinación con el Consejo Nacional Agropecuario (CNA) para la prevención de este riesgo a la par de la erradicación del problema.

“El tema laboral del campo es un tema sensible que nos preocupa y nos ocupa”, comentó Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario, en conferencia de prensa sobre el acuerdo.

“Hemos establecido un mecanismo de interacción directa con la Secretaría del Trabajo en temas de certificación como DEALTI (Distintivo Empresa Agrícola Libre de Trabajo Infantil), de inspección y eliminación del trabajo infantil y trabajo forzoso”, insistió.

De acuerdo con el empresario, las exportaciones del sector agropecuario representan 37 mil mdd para México, y el 78% de ellas van a la región de Norteamérica.

Mujeres poderosas 2020: descarga gratis la edición impresa de Forbes México

 

Siguientes artículos

Digital
¿Quiénes sabotean la digitalización empresarial?
Por

El 70% de los cambios de digitalización empresarial fracasan al implementarlos.