La calificadora Moody’s redujo la calificación de Aeroméxico de B2 a Caa1 con perspectiva negativa, lo que significa que está en alto riesgo crediticio y con una posición debilitada.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes México

En un comunicado, la calificadora detalló que la decisión es un reflejo de pronunciada caída en el tráfico de pasajeros que se había anticipado y la lenta recuperación que se prevé en la demanda de los viajeros de recuperar los niveles de 2019 hasta 2023.

“Desde el brote de coronavirus, Aerméxico ha experimentado la quema de efectivo, que si continuara, resultará en un debilitamiento del perfil de liquidez de y un significativo aumento de endeudamiento dependiendo de la duración del brote. La baja de la calificación concluye la revisión iniciada el 17 de marzo de 2020”, señala el documento.

Al cierre de abril, la aerolínea registró una caída de 91% del tráfico de pasajeros, lo que representó el peor registro para un mes en la historia de la aerolínea.

No obstante, al presentar el reporte correspondiente al primer trimestre del año, el director de la firma, Andrés Conesa, presentó una carta en la que resaltó la fortaleza financiera con la que entraban a la crisis, y llamó a cuidar el flujo de efectivo en la caja de la empresa.

Moody’s anticipó que Aeroméxico padecerá una reducción de 60% en el tráfico de pasajeros para todo 2020 contra 2019, mientras que la caída será de 40% para 2021, mientras que los volúmenes alcanzados en 2019, arriba de 20 millones anuales.

En contraste, la nueva calificación también considera que Aeroméxico cuenta con una estructura de costos flexible, que le permitiría reducir el consumo de efectivo en más de 50% desde que comenzó la pandemia, con una mejor posición que sus similares en el exterior, por debajo de los 50 millones de dólares al mes.

“Además, Aeroméxico tiene el potencial para reducciones de quema de efectivo posteriores, como contratos de arrendamientos con vencimientos a lo largo de 2021. La calificación incluye nuestra vista de que Aeroméxico está mejor posicionado para atrapar las oportunidades a largo plazo, considerando una consolidación en el mercado mexicano, su relevancia para el tráfico aéreo con EU, y su relación con Delta Air Lines (Baa3 negativa),su mayor accionista con 49% de las acciones”, indica Moody’s.

En el último año, las acciones de la aerolínea de han reducido a una tercera parte a 6.85 pesos por papel desde los 18.25 pesos registrados el 3 de junio de 2019.

 

Siguientes artículos

producción
UIF investiga a empresa que intercambiaba petróleo de Venezuela por alimentos
Por

Libre Abordo, empresa que participaba en un programa de intercambio de alimentos por crudo venezolano, es investigada ta...