Nintendo es una empresa bastante particular. No sólo es diferente a sus actuales competidores, en muchos sentidos lo ha sido también al respecto de los demás que ha visto ir y venir en sus casi 130 años de historia. Una de las razones más importantes para decir esto es que mientras los demás van por un camino, Nintendo va hacia otro, ya sea en decisiones de negocio, de ingeniería, o diseño, lo cual tampoco significa que éstas sean necesariamente aciertos.

En esta generación de consolas, Nintendo hizo un inusual esfuerzo por seguir el ritmo de la industria de consolas, o sea de hacer algo relativamente similar a lo que están haciendo Microsoft y PlayStation. Sin embargo, las cosas no dejan de ser por mucho diferentes. Mientras que hay muchas similitudes en la experiencia de usuario entre el hardware que hacen Microsoft y Sony, jugar el mismo juego en el Nintendo Switch siempre tiene diferencias técnicas, que en muchos casos se sienten como dificultades, debido a la capacidad de la consola.

Uno de los grandes diferenciadores del ecosistema de Nintendo siempre fue el que su modelo de negocio estaba basado en la venta de hardware (tanto consolas como accesorios), software first party (o de la casa), y licencias de sus propiedades intelectuales para ser usadas en una innumerable cantidad de productos, desde ropa y dulces, hasta juguetes como Monopoly de Super Mario. Nadie hace esto último como Nintendo, que son expertos en capitalizar con la nostalgia de las generaciones que crecieron con sus primeras consolas, al mismo tiempo que atraen a nuevos usuarios.

Cortesía Nintendo.

En el caso de PlayStation y Xbox, la manera en que han mantenido su posición es invirtiendo en nuevas tecnologías, que han llevado al actual estado de los videojuegos con gráficos y sonido hiperrealista en consolas caseras, a la facilidad del juego competitivo en línea, y al acceso a software por suscripción, todo en consolas caseras que tienen cientos de millones de usuarios hoy en día alrededor del mundo.

PUBLICIDAD

Nintendo no está en el mismo punto por varias razones: por ejemplo, porque es complicado ponerse al corriente a nivel tecnológico, y porque no lo han necesitado.

Históricamente, Nintendo no había cobrado por permitir que sus usuarios jugaran en línea, a diferencia de como funcionan las plataformas caseras de Microsoft y Sony, pero esto está cambiando con el lanzamiento del servicio Nintendo Switch Online, que esta semana ha comenzado funcionar a nivel global. Éste es un servicio de subscripción para el Nintendo Switch que da acceso —obviamente— a jugar en línea, chat de voz, guardado de archivos en la nube, así como a un catálogo inicial de 20 títulos clásicos de NES.

De éstas funciones, la más importante es el acceso al catálogo de juegos clásicos, que pone a la compañía en el modelo de “software como servicio”, que es popular no sólo en los videojuegos, sino en todo tipo de aplicaciones. Los competidores de Nintendo llevan muchos años haciendo esto. Incluso al día de hoy, la diferencia que hay entre los servicios de PlayStation Plus y Xbox Live Gold sigue siendo muy marcada debido a la ventaja de años que Sony tenía sobre Microsoft por dar acceso “gratuito” a juegos de PlayStation mediante la suscripción, lo que ha creado un catálogo de cientos de títulos imposible de superar.

En los últimos años, Nintendo ha seguido sacando partido de su software clásico mediante versiones digitales para las nuevas consolas, vendidas mediante su tienda virtual, además de hardware como los NES Classic Edition y Super NES Classic Edition, pero ahora con el Nintendo Switch Online, finalmente están apostando a brindar su software de legado como lo hace la competencia. Lo más curioso es que esta semana se reveló en lanzamiento para el próximo diciembre de PlayStation Classic, una réplica del PlayStation original que viene precargada con 20 títulos de legado.

Cortesía Nintendo.

Por ahora no está claro si habrá títulos de SNES disponibles en Nintendo Switch Online, pero al menos está confirmada la adición de tres nuevos juegos de NES mensualmente desde ahora hasta final del año. Si bien las características como el juego en línea, el chat de voz o salvar archivos en la nube son grandes cambios en el ecosistema, son exactamente lo que podríamos esperar, y no menos. Definitivamente lo más importante por ahora es la oportunidad de jugar estos clásicos de NES en el Nintendo Switch, lo cual funciona mediante una app, que podríamos ver similar a servicios como Netflix o Spotify, que contiene el acceso a los juegos.

Por ahora esta lista de 20 juegos disponibles incluye clásicos como, Super Mario Bros, Super Mario Bros 3, Double Dragon, Donkey Kong, Excitebike, Dr. Mario y The Legend of Zelda, que si bien son títulos que hemos visto en innumerables reencarnaciones, no dejan de ser invaluables por su carga cultural y nivel de diseño.

Cortesía Nintendo.

Quizá la más grande diferencia al respecto de sus competidores es que el servicio de Nintendo Switch Online tiene un precio mucho más accesible, de apenas 79 pesos al mes, o 389 pesos por la suscripción anual, incluso con la opción de un plan anual familiar hasta para ocho personas.

En cierto sentido, la industria de las consolas caseras de videojuegos se hace más heterogénea, ya que sólo faltaba que Nintendo adoptara este modelo de negocio. Ya veremos en los siguientes meses si el nivel de adopción de su servicio consigue darles la ventaja que necesitan sobre PlayStation y Xbox.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

5 mejores películas del Festival de Cine de Toronto
Por

Durante el Festival, que concluyó el 16 de septiembre, se proyectaron más de 300 producciones internacionales.