El mundo como lo conocemos no existiría ni sería sostenible sin la biodiversidad, que está presente desde la variedad de alimentos que consumimos, hasta los diferentes destinos de México caracterizados por su riqueza natural. Incluso la situación actual que vive la humanidad, en medio de una pandemia, nos recuerda que la salud humana está vinculada con la del planeta.

El origen del Covid-19 evidencía que al destruir la biodiversidad se degrada la vida humana. Tan solo a nivel mundial 1,000 millones de personas son contagiadas y mueren cada año, a causa de enfermedades provocadas por los coronavirus y aproximadamente un 75% de todas las infecciones emergentes en humanos son zoonóticas, es decir, se transmiten de animales a personas, de acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Descarga gratis la edición impresa de Forbes México

Hoy, en el Día Mundial del Medio Ambiente y con el tema anual de “Biodiversidad” establecida por las ONU, es importante recordar que México es el quinto país en variedad de plantas y anfibios, el tercero en mamíferos y el segundo en reptiles de todo planeta. Sin embargo, la forma de consumo de los ciudadanos, los proyectos del gobierno y las prácticas de las industrias amenazan gravemente la flora y fauna.

Te puede interesar: Valor económico de la biodiversidad

Además, actividades como la deforestación, la agricultura intensiva, la contaminación, invasión de la vida silvestre y el cambio climático han alterado el equilibrio de la naturaleza. Cada año se necesitaría los recursos naturales de 1.6 planetas Tierra para satisfacer la demanda de los humanos.

Las consecuencias no solo son económicas sino también sociales y de salud, contar con un medio ambiente sano es un derecho humano universal pero también una responsabilidad que cada persona y gobierno debe asumir para prevenir las pérdidas naturales.

Durante el último año, el mundo ha atravesado por eventos como los incendios forestales sin precedentes en Brasil, California y Australia, la invasión de langostas en el Cuerno de África y actualmente se enfrenta a la pandemia del Covid-19 que una vez más demuestra la relación estrecha entre los humanos y redes de la vida.

Recordemos que México se posiciona como la séptima nación más visitada en todo el mundo, albergando cada año 41 millones de visitantes, de acuerdo a datos de la Organización Mundial de Turismo (OMT) en 2019. La mayoría de estos turistas son atraídos por las playas, montañas, desiertos y selvas, es decir, por su valor megadiverso en la naturaleza.

La afortunada posición geográfica de México por donde atraviesa el trópico de Cáncer, lo ubica dentro de la zona tropical de la Tierra, en donde se desarrolla la mayor diversidad de especies, con más de 5,500 de vertebrados.

También lee: Cinco fenómenos y plagas presentes en tiempos del coronavirus

En términos económicos, la biodiversidad genera 44,000 millones de dólares (mdd), lo equivalente a más de la mitad del Producto Interno Bruto (PIB) mundial, de acuerdo con una investigación realizada por el Foro Económico Mundial. De no transformar los hábitos de consumo y reforzar el cuidado a la biodiversidad y al medio ambiente es pertinente preguntarnos, ¿cuál será el futuro del planeta? Seguro que la respuesta no nos tranquilizará.

 

Siguientes artículos

La 4T va a retomar la investigación de la guardería ABC: Zoé Robledo
Por

La guardería ABC era una bodega adaptada sin medidas de seguridad, que operaba bajo el esquema de subrogación del IMSS....