México debe hacer más contundente la lucha contra el cohecho internacional aplicanado sus reformas anticorrupción, ya que, en 19 años, no ha procesado un caso relacionado con el soborno de funcionarios extranjeros.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) recomienda a México en un informe aplicar esas reformas con urgencia, en particular el nombramiento del Fiscal Anticorrupción.

Además de realizar la designación de magistrados para el Tribunal Federal de Justicia Administrativa y la selección del Fiscal General de conformidad con el nuevo mecanismo constitucional, así como la puesta en práctica del nuevo Protocolo Anticohecho.

Para la OCDE es motivo de preocupación, en especial por la orientación de la economía mexicana hacia las exportaciones en sectores considerablemente expuestos a la corrupción, como los de industrias extractivas, manufacturas y productos agrícolas.

PUBLICIDAD

También puedes leer: ¿Y ahora qué? con la corrupción y la impunidad

El Grupo de Trabajo sobre Cohecho (GTC) de la OCDE acaba de completar la Fase 4 de su examen de la aplicación por México de la Convención de la OCDE para Combatir el Cohecho de Servidores Públicos Extranjeros en Transacciones Comerciales Internacionales y otros instrumentos relacionados.

“El informe destaca varias reformas como resultado de la enmienda constitucional por la que se estableció el Sistema Nacional Anticorrupción, las cuales podrían mejorar la aplicación de la Convención una vez que estén plenamente operativas”, dice un comunicado.

El informe también hace recomendaciones dirigidas a:

Asegurar de inmediato los recursos necesarios para investigar y enjuiciar casos de cohecho internacional, en particular los cuatro procedimientos que siguen abiertos, así como para facilitar a la Fiscalía Especial en materia de Delitos Relacionados con la Corrupción la persecución de este delito, una vez que esté operativa.

Reforzar de manera significativa las medidas de detección del cohecho internacional, lo que incluye identificar el pago de sobornos encubiertos como gastos deducibles para efectos fiscales; identificar los fondos procedentes del pago de sobornos a través del sistema mexicano de lucha contra el blanqueo de capitales; mejorar el intercambio de información entre los organismos a cargo de la detección de casos de cohecho internacional y las autoridades competentes, y aclarar las obligaciones en materia de notificación y denuncia que incumben a los contralores y auditores que descubren casos de cohecho internacional.

Instaurar mecanismos de protección para los trabajadores de los sectores público y privado que, de buena fe y con indicios razonables, denuncien ante las autoridades competentes presuntos actos de cohecho internacional.

Perfeccionar el régimen de responsabilidad corporativa recientemente modificado, en especial para aclarar las circunstancias que pueden dar lugar a responsabilidad por cohecho internacional, e incluir en el ámbito de su aplicación a las empresas públicas.

El informe también reconoce que México aplicó con éxito las recomendaciones formuladas en el marco de la Fase 3 de la evaluación, completada en 2011, en particular al modificar el delito de cohecho internacional para que sea también aplicable a casos en los que haya terceros beneficiados.

También reconoce como logros el nuevo compendio de estadísticas judiciales del Consejo de la Judicatura Federal, que proporciona información exhaustiva sobre el número de condenas por delitos de cohecho internacional, así como la introducción de un régimen de transmisión de la responsabilidad en el marco de la legislación nacional reguladora de la responsabilidad penal corporativa, que también destaca por cubrir una amplia variedad de modalidades de reestructuración empresarial.

 

Siguientes artículos

Preocupa a inversionistas que China tuvo su expansión más débil desde 2009
Por

La economía creció un 6.5% en el tercer trimestre respecto del año anterior, por debajo de la tasa esperada de un 6.6%...