Las causas fundamentales del petróleo barato están aquí para quedarse en el mediano plazo.

 

 

El precio internacional del petróleo ha bajado significativamente en meses recientes. De acuerdo con la Agencia de Información de Energía (EIA), el crudo de referencia WTI ha caído casi 30% desde el máximo del año alcanzado en junio, para cotizar en días recientes alrededor de 75 dólares por barril.

Las causas de este fenómeno económico son varias, en primer lugar el aumento en la oferta de petróleo en Norteamérica, producto del desarrollo de tecnología que ha permitido explotar yacimientos que previamente no hubieran sido factibles. En segundo lugar, la desaceleración económica que afecta a Europa y a algunos mercados emergentes produce una reducción en la demanda de energéticos.

Es posible que en el corto plazo el WTI alcance un piso alrededor de los 75 dólares por barril y que se pudiera observar un rebote hacia el cierre del año relacionado al clima severo que se espera este invierno en la Costa Este de Estados Unidos; sin embargo, las causas fundamentales de un petróleo barato mencionadas previamente están aquí para quedarse en el mediano plazo.

 

Efecto en los consumidores

Una de las ventajas de analizar el mercado norteamericano, es que los precios de los energéticos se ajustan a la situación internacional, lo que se ve reflejado en los bajos precios pagados por el consumidor promedio por la gasolina. De acuerdo con el índice de precios al consumidor, el precio de la gasolina ha caído un promedio de 6.4% en octubre.

Esto tiene un doble efecto: en primer lugar, le permite al consumidor promedio incrementar el gasto en otros segmentos, y en segundo lugar, genera un efecto positivo en los indicadores de confianza de los consumidores.

Otro efecto a nivel macroeconómico a considerar es que los bajos precios de los energéticos le quitan probabilidad a un escenario de alza rápida en las expectativas de inflación, lo que podría llevar a la Reserva Federal (Fed) a mantener la tasa de referencia baja por un tiempo considerable.

Esto provocaría que se mantuvieran las tasas bajas para el consumidor promedio, lo que permitiría a las familias un mayor espacio para mejorar su perfil de financiamiento.

 

Efecto en las empresas

Las empresas, con la obvia excepción de las productoras de petróleo, se verán en general beneficiadas por la baja en el precio del petróleo. La baja en los costos de transporte y distribución se pudiera ver reflejada en mejores márgenes operativos en la siguiente temporada de reportes trimestrales.

El efecto macroeconómico mencionado en el caso de los consumidores también aplica en el caso de las empresas. Las tasas de interés bajas le dan los incentivos a las empresas a mejorar su perfil de financiamiento con respecto a vencimientos y tasas de interés, si es que no lo han hecho previamente durante el ya largo periodo de tasas bajas observado en Estados Unidos en años recientes.

 

El efecto en los mercados accionarios

Por lo antes mencionado, es altamente probable que los precios de petróleo bajos le den soporte a los mercados accionarios en Estados Unidos. Consumidores con mayores ingresos relativos y mayor confianza, y empresas con mejoras en sus márgenes operativos, podrían llevar a una próxima temporada de reportes trimestrales destacada con una mejora adicional en los resultados de las empresas, lo que llevaría a una continuación del rally accionario.

 

Los riesgos

Para este escenario se observan un par de riesgos relevantes, el primero relacionado con la oferta internacional del petróleo y el segundo con el clima. Como se mencionó previamente, en términos fundamentales no se percibe algún riesgo relevante para que el precio del petróleo se eleve significativamente; sin embargo, en otras ocasiones la OPEP ha podido elevar el precio mediante acuerdos de reducción de producción. En esta ocasión no se ha visto la disposición habitual de los países productores de petróleo a una negociación en este sentido; no obstante, este tipo de acuerdos pueden alcanzarse en el corto plazo.

El segundo riesgo que vemos sobre la marcha que han tenido el S&P 500 y otros índices accionarios norteamericanos es el clima severo que se prevé este invierno. Si bien no se espera que se alcancen los extremos observados el invierno pasado, sí se pronostican temperaturas por debajo de los promedios históricos en la costa este de Estados Unidos.

¿Tú, qué piensas amigo inversionista?

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Facebook: FinamexCB

Twitter: @FinamexCB

Portal: Finamex Casa de Bolsa

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Pobreza laboral: la rueda del infortunio
Por

La pobreza laboral se extiende a más de 22 millones de mexicanos, quienes, a pesar de tener un trabajo, no cuentan con l...