El Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024 da margen de maniobra al gobierno mexicano, pero provoca incertidumbre para invertir en el sector energético, consideraron especialistas consultados por Forbes México.

Para el director de la consultora energética GMEC, Gonzalo Monroy, el documento es tan ambiguo que no se compromete para al presidente Andrés Manuel López Obrador no reciba críticas por incumplir una línea de acción u objetivo.

«El plan le da margen de maniobra política, pero incertidumbre en el campo de las inversiones», declaró.

El objetivo 3.5 del documento pretende establecer «una política energética soberana, sostenible, baja en emisiones y eficiente para garantizar la accesibilidad, calidad y seguridad energética».

Entre los puntos clave del documento está elevar el índice de independencia energética de país, reducir la carga fiscal de Pemex y CFE, además de mantener la meta de energías limpias hacia 2024.

«La independencia energética no es una meta, esa es una aspiración. Están hablando de autarquía», comentó la asesora y fundadora de la firma Brilliant Energy, Miriam Grunstein

Señaló que el nuevo gobierno se contradice con el objetivo de independencia y desprecio del modelo neoliberal.

«La secretaria de Energía, Rocío Nahle, estuvo en la convención de la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos  (Amexhi) y se pronunció a favor de la iniciativa privada. Ellos mismos no saben qué quieren», agregó.

TAMBIÉN LEE:

AMLO perfila un Plan Nacional de Desarrollo ‘posneoliberal’

 

 

Siguientes artículos

PND 2019-2024 | Los lineamientos económicos son poco consistentes: expertos
Por

Los anexos del PND 2019-2024, desarrollado en 228 páginas, establece como eje general del desarrollo económico “incremen...