La meta de crecer a un ritmo de 6% al concluir el sexenio de Andrés Manuel López Obrador, que establece el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024 presentado esta semana, es ambiciosa pero poco consistente al no incluir líneas generales de cómo aumentar el crecimiento productivo o un diagnóstico de la situación económica del país.

Expertos consultados por Forbes México en torno a las metas en materia económica del documento, enfocado en “enunciar los problemas nacionales y enumerar las soluciones en una proyección nacional”, coincidieron en que es poco consistente.

Lee también: Plan Nacional de Desarrollo será ejemplo internacional: AMLO

“El plan tiene un diagnóstico político fundamentalmente, una interpretación de cuáles fueron las intenciones en los gobiernos anteriores y como esas intenciones no eran correctas o no correspondían a los hechos”, afirma Rodolfo de la Torre, director del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).

Advierte que “no hay diagnóstico económico, por ejemplo, no hay diagnóstico porque la productividad no está creciendo, no hay diagnóstico de proyecciones de la fuerza laboral y los incentivos que permitan hacer crecer una inversión, sin ese diagnóstico es muy fácil llegar a inconsistencias”.

El documento señala que durante 36 años la administración pública llevó a cabo una política fiscal orientada a beneficiar a “unas cuantas” empresas privadas, los “gobernantes neoliberales” impulsaron el crecimiento como una prioridad sobre las necesidades de la población; y el crecimiento económico ocurrió de forma dispareja por regiones y por sectores sociales.

TAMBIÉN LEE: AMLO anuncia la desaparición de las Zonas Económicas Especiales

Los anexos del PND 2019-2024, desarrollado en 228 páginas, establece como eje general del desarrollo económico “incrementar la la productividad y promover un uso eficiente y responsable de los recursos para contribuir a un crecimiento económico equilibrado que garantice un desarrollo igualitario, incluyente, sostenible y a lo largo de todo el territorio”.

Entre las estrategias para alcanzar dicho objetivo se plantean la inclusión financiera de todos los mexicanos y establece la creación del Banco del Bienestar cuyo propósito principal será ofrecer servicios bancarios a los beneficiarios de los programas sociales y eliminar el manejo de dinero en efectivo en la dispersión de los recursos de tales programas.

Asimismo, se propone propiciar un ambiente que incentive la formalidad y la creación de empleos que permita mejorar las condiciones laborales para los trabajadores y enumera que actualmente la tasa de desocupación es baja, alrededor de 3.4%; y reconoce que en los últimos años el salario ha perdido su poder adquisitivo. En ese sentido señala que apoyará la promoción del sector formal y mejores condiciones laborales a través del fortalecimiento de las actividades de capacitación y formación de los trabajadores y la promoción de la recuperación sostenible de los salarios.

Agrega que el papel del estado es propiciar las condiciones que fomenten la creación y prosperidad de las empresas formales, a través del impulso a la simplificación de trámites y la mejora regulatoria.

Promover la innovación, competencia, integración en las cadenas de valor y la generación de un mayor valor agregado en sectores productivos bajo un enfoque de sostenibilidad.

Se puede alcanzar 6% en crecimiento

Si bien la meta de crecimiento económico de 6% no es imposible de alcanzar, aún quedan dudas sobre las líneas de acción del gobierno federal en materia económica e incluso los programas de desarrollo industrial, de los cuales existe poca información en este documento, considera José Luis de la Cruz Gallegos, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

“Sin lugar a dudas queda la sensación de que el Plan Nacional de Desarrolla enumera lo que se debe de hacer, pero no queda claro cuál será el nuevo modelo económico a partir del cual se va a implementar esas medidas”, detalla.

El documento señala que el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2024 tendrá carácter histórico porque marcará “el fin de los planeas neoliberales y debe distanciarse de ellos de manera clara y tajante”.

Durante el primer año del sexenio e incluso para el año 2020, advierte De la Cruz Gallegos, será todo un reto crecer a un ritmo de 4%, toda vez que se vislumbra que por inercia económica el crecimiento no sobrepase 1.6%, de acuerdo con las estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en un informe publicado este jueves.

Para lograr la reactivación económica el documento plantea fortalecer el mercado interno a través de una política de recuperación salarial y una estrategia masiva de empleos productivos, permanentes y bien remunerados.

En ese sentido propone destinar 800,000 millones de pesos del presupuesto para pagar el servicio de la deuda pública que asciende a 10 billones de pesos, no gastar más dinero del que ingrese a las arcas públicas y eliminar los gastos suntuarios de la administración pública.

Asimismo, confirma que no se incrementarán impuestos en términos reales ni aumentos a los precios de combustible por encima de la inflación y combatir con rigor la evasión fiscal.

Te recomendamos: La política industrial de AMLO debe impulsar la producción interna: IDIC

 

 

Siguientes artículos

La curva de aprendizaje del nuevo gobierno le pegó a Pemex: Citibanamex
Por

Aunque el gasto total del gobierno se contrajo más que los ingresos, el balance del sector público fue negativo principa...