Duele, pero es verdad: vivimos una escasez de talento bien calificado y, paradójicamente, hay jugosos sectores que este año lo requerirán más. El mal ya se conoce: la desconexión entre la educación y el sector privado.

 

 

Ésta es una historia sin final feliz. México es una de las 18 econo­mías más importantes del mundo, pero sufre un fuerte desajuste de talento, lo que ocasiona que muchas vacantes laborales no sean cubiertas. La razón es la escasez de profesionales con las habilidades necesarias. El problema no termina ahí. Y es una paradoja porque, al mismo tiempo, existe un problema de desempleo en el país.

PUBLICIDAD

A esta conclusión llega el estudio Índice Global de Habilidades 2013 elaborado por Hays, en colaboración con Oxford Eco­nomics. Entrando en materia, refiere que México, pese a que los últimos datos del Inegi ubican en 4.76% la tasa de desem­pleo —que prevén una tasa de crecimiento del PIB de 4.2% para 2014—, no dispone del talento suficiente para las demandas actuales y futuras.

En el estudio se califica a los países de 0 a 10, siendo 5 el nivel de equilibrio en el mercado laboral (cuando las organizacio­nes no experimentan falta de talento ni problemas para su retención); por encima de 5 están las empresas con dificultades para encontrar el talento; mientras que por debajo del 5 se ubica al talento que tiene problemas para encontrar empleo.

México pasa de panzazo: tiene una carencia de profesionales cualificados para cubrir los puestos de trabajo; además, registra una gran dificultad para cubrir los puestos más cualificados (en especial, en sectores como el energético, automotriz, farmacéutico, tic). En contraste, tiene un mercado inundado de administradores, abogados, contadores. ¡Hacen falta inge­nieros, médicos, científicos!

Esto pone en evidencia una falla, que se ha repetido mucho pero que no es tomada en cuenta: la desconexión entre universi­dades y empleadores sobre la formación y competencias que se requieren hoy en el mercado laboral. Pero esto, también, deja al descubierto una cruda realidad: los sectores clave recurren al talento importado.

A petición expresa de Forbes México, Hays otorgó más cifras para conocer (o para documentar nuestro pesimismo) sobre el estado real del talento mexicano y, de inicio, ofrece una paradoja, ya que pronostica un alza en la demanda de perfiles técnicos —en especial de ingenieros—, cuando este perfil se encuentra con cuentagotas en México.

Como sea, y si eres parte de la pobre estadística de mexicanos bien prepara­dos, toma en cuenta que los sectores con más demanda son:

Minería. Las ventas dentro del sec­tor aumentaron más de 50% en 2013. Su elevado crecimiento se debió, entre otros factores, al incremento en el precio de los metales preciosos como el oro y cobre.

Medio Ambiente. La parte del cui­dado y preservación del entorno es cada vez más importante, sobre todo para empresas multinacionales que deben cumplir con las nuevas normas.

Manufactura. Los subsectores como el químico, industrial, metalmecánico y textil, registrarán un gran crecimiento durante este año.

Construcción. Demandará ingenieros civiles y profesionales relacionados con la construcción residencial y comercial.

Bajo este panorama, va la pregunta incómoda: ¿Tienes el perfil?

grafico_mexico1

 

Siguientes artículos

Seguros con beneficio fiscal
Por

Como empresarios o empleados, tenemos que estudiar las opciones legales para aprovechar hasta el último beneficio fiscal...