PUBLIRREPORTAJE: Las 10 razones por las cuales decir sí a la reforma energética.

 

 

En la actualidad, 50% de la las gasolinas que se consumen en nuestro país se importa, mientras la importación de gas ha subido de un 3 a 33% de 1997 a la fecha. Esto se debe a una producción insuficiente, que tiene su origen, en gran medida, en un marco constitucional que regula la extracción de hidrocarburos que ya no responde a las circunstancias actuales.

PUBLICIDAD

Por eso, hoy la industria de los hidrocarburos tiene que voltear a las aguas profundas y al gas de lutitas, lo que implica riesgos financieros y dificultades técnicas.

Los costos que implica perforar en aguas profundas son casi10 veces más altos que los que conlleva la extracción en aguas poco profundas, mientras que el gas lutitas requiere de infraestructura que hasta la fecha no ha sido desarrollada en nuestro país.

Así, la extracción en aguas profundas y la obtención de gas de lutitas son riesgos demasiado grandes para ser asumidos por una sola empresa.

Con la finalidad de convertir a México en un productor autosuficiente de petróleo y gas lutitas, el gobierno federal propuso una reforma energética, cuyos principales objetivos son:

1-      Que el Artículo 27 de la Constitución vuelva a decir lo que el presidente Lázaro Cárdenas dejó escrito, palabra por palabra. Pemex y la CFE no se privatizarán, seguirán siendo 100% públicas y 100% mexicanas. Todo el petróleo y el gas seguirán siendo de la nación y se permitirá la participación privada en exploración, extracción, refinación, petroquímica, transporte y almacenamiento.

2-      Bajará el precio de la luz y también del gas. Van a bajar los recibos de la luz y del gas para las familias, los comercios y la industria. Al tener gas natural más barato, habrá más fertilizantes de mejor precio y alimentos más baratos.

3-      Se crearán cerca de medio millón de empleos adicionales en este sexenio y 2 millones y medio de empleos al 2025. Se generarán más y mejores empleos en todas las regiones del país para beneficiar a las generaciones presentes y futuras.

4-      La industria petrolera volverá a ser un motor del crecimiento económico de México, al detonar inversión en nuevas áreas. México tendrá cerca de 1% más de crecimiento económico en 2018 y aproximadamente 2% más para el 2025. Se fomentará el desarrollo del sector industrial, lo que impulsará la actividad económica en distintas regiones del país, y a su vez generará oportunidades de empleo.

5-      La apertura de la industria eléctrica permitirá que fluyan grandes inversiones al sector. Tendremos plantas más eficientes que utilizan combustibles más baratos y limpios. Se promoverán las energías renovables. La competencia en el sector permitirá, además, contar con tarifas más competitivas. Así, la industria y el comercio generarán más empleos, y a las familias ver una reducción en su recibo de luz.

6-      Para obtener más beneficios del petróleo, los mexicanos podremos decidir en qué proyectos nos conviene asociarnos y en qué condiciones. Retomando el modelo del Presidente Cárdenas, tendremos la inversión y los medios necesarios para extraer recursos en aguas profundas y campos de lutitas. Nuestra riqueza petrolera se transforma en bienestar presente y futuro.

7-      Habrá más recursos para el presupuesto y programas sociales, gracias a los nuevos negocios en la industria energética. La renta petrolera de la nación crecerá, pues habrá más producción de petróleo y gas natural, y habrá nuevas empresas de refinación, petroquímica, transporte y almacenamiento, pagando impuestos en nuestro país. La renta petrolera generará escuelas de calidad, hospitales, programas sociales, carreteras y servicios de agua.

8-      Los ciudadanos podrán vigilar las operaciones e ingresos petroleros derivados de nuevos contratos. Los nuevos contratos estarán a la vista de todos los ciudadanos, y serán consultables en todo momento. Asimismo, habrá auditorías anuales de todos los contratos vigentes en México. Habrá más transparencia y mejores instrumentos de control sobre la industria petrolera. Un objetivo fundamental de la reforma es acabar con la corrupción y los privilegios especiales.

9-      CFE y Pemex se fortalecerán para darle competitividad a México. Pemex y CFE tendrán más autonomía, serán eficientes e invertirán sus ganancias en donde sea más conveniente. Tendrán mejor organización y herramientas para mejorar su gobierno corporativo.

10-   Se reorganizará la industria eléctrica para garantizar tarifas competitivas a los hogares, la industria y el comercio. Todas las actividades que conforman la industria eléctrica se mejorarán, la CFE seguirá operando la infraestructura con la que cuenta actualmente.

grafico-pemex

 

Siguientes artículos

Los trabajos freelance que más crecen (y mejor pagan)
Por

Para algunos, 2013 será el año del crowdsourcing y el freelancing. Aquí te presentamos los 10 empleos más demandados dur...