Sabemos las virtudes del trabajo colaborativo, sin embargo, algunas veces nos sentimos solos: o bien no aceptan nuestra ayuda o no hay quien quiera cooperar con nosotros. Lo natural es que la gente que trabaja en un equipo quiera contribuir o aceptar que le echen una mano. Y, aunque debiera ser lo común, nos damos cuenta de que trabajamos como islas inconexas. ¿Por? Debiendo ser fácil, resulta complicado trabajar en equipo y aún más, detonar trabajo colaborativo.

Hay muchas razones por las que alguien podría rechazar la ayuda de un colega. Algunas personas prefieren ser autosuficientes, otros no quieren sentirse obligados a devolver el favor, y hay otros que simplemente no confían en sus compañeros de trabajo. Estas actitudes pueden aumentar el riesgo de una combustión de aglutinante y acabar con las relaciones armónicas en el terreno profesional. Como líder de un equipo de trabajo es nuestra responsabilidad conseguir objetivos, llegar a la meta y sabemos que eso se logra con mayor facilidad y satisfacción cuando trabajamos colaborando. Se puede estimular y reconocer los esfuerzos de colaboración acentuando la relevancia de la labor de cada miembro y explicando cómo contribuyen a los objetivos y la misión de la organización.

Pero, el trabajo en equipo funciona como la mayoría de las cosas en la vida: dando el ejemplo. Por lo tanto, es vital asegúrese de demostrar disposición a aceptar la ayuda cuando se necesite; los integrantes del equipo son más propensos a hacerlo si ven a sus líderes hacerlo. En esta condición, la congruencia es una gran herramienta. Tener cuidado de no enviar mensajes contradictorios: Si los empleados que van solos avanzan más rápidamente que aquellos que dan y reciben apoyo, las personas se darán cuenta de que la discrepancia y van a volver a buscar el trabajo individual.

Cuando los colegas hacen votos por laborar en forma cooperativa y despliegan comportamientos civilizados, se trabaja en forma amable y se confía en que cada miembro está haciendo bien las cosas, se tiende a desarrollar conexiones sociales de alta calidad, que pueden mejorar el rendimiento individual y dl conjunto a través de una mayor coordinación, la comunicación y la comprensión compartida dentro de las organizaciones.

PUBLICIDAD

Pero hay un obstáculo para cosechar esos beneficios. Sabemos que algunas personas a menudo reaccionan de forma negativa a ser ayudado. Así que es conveniente tener una idea realista de cómo esa dinámica juega en el trabajo. Las personas clave que evitan ser ayudadas, prefieren ser autosuficientes y completar su trabajo por su cuenta, buscan preservar su prestigio, sin querer se evitan ayudar para evitarse el compromiso de devolver el favor, no confían en los motivos de sus compañeros de trabajo y tienen una creencia generalizada de que sus compañeros de trabajo son incompetentes.

¿Qué tan dañinas son estas actitudes? Más por lo que se podría pensar. Tienen la potencia de una gota de agua que cae constantemente sobre una roca y puede terminar partiéndola En general, la gente confiesa a voz en cuello las bondades del trabajo colaborativo y por lo bajo prefieren terminar su trabajo sin la ayuda de colegas porque prefieren ser vistos como de gente alto potencial que resuelve sin necesitar ayuda. Las ofertas de ayuda se vuelven escasas para no tener relaciones en las que se hacen y se cobran favores, en las que se llevan cuentas. Muchos se sienten amenazados por sus compañeros de trabajo y por mostrar que carecen de competencias para ayudar.

Como es evidente, estos puntos de vista aumentan el riesgo de agotamiento. Nadie es capaz de llevar todo el peso a cuestas y ser eficiente. Mucha gente se niega a aceptar la ayuda incluso cuando sienten que se están ahogando en el trabajo. Incluso, hay gente a la que se le plantea un escenario hipotético en el que estarían trabajando en una tarea que sería extremadamente difícil de completar durante las horas normales de trabajo. Muchos expresaron puntos de vista negativos sobre la aceptación de la ayuda y eran más propensos a hacer horas extras para completar la tarea que aceptar ayuda.

Evidentemente, aunque el rechazo a la ayuda es un sinsentido es una realidad. Además, los daños colaterales también son de amplio espectro. El compromiso y la calidad del trabajo pueden sufrir, las personas con puntos de vista negativos sobre la aceptación de la ayuda en el trabajo son más propensas a estar insatisfechas con su trabajo y buscan compensaciones por debajo del agua, tienen niveles bajos de rendimiento en el trabajo, son menos útiles a sí mismos, están menos dispuestos a hacer un esfuerzo adicional para su organización, y son menos creativas. Por lo que no sólo estaban fallando a darse cuenta de los beneficios de ayudar a los comportamientos; que estaban incurriendo en una serie de prácticas negativas que alejan los buenos resultados.

En fin, las personas que no están dispuestas a aceptar la ayuda cuando la necesitan puede poner en peligro su propio rendimiento y la eficacia de su equipo o unidad. A la luz de los costos potenciales, los líderes deben apuntar directamente a las creencias negativas que la gente está albergando. Construir la confianza de la gente en los motivos y la competencia de sus compañeros de trabajo, los administradores pueden demostrar su buena fe en aquellos empleados dándoles tareas difíciles, la propiedad de ciertas decisiones, el acceso directo a la información sensible o partes interesadas valiosos, y así sucesivamente.

Además, dado que dar y recibir ayuda que van de la mano, los líderes deben crear un ambiente donde ayudarse entre sí se anime y sea reconocido. Ello puede hacerse llamando la atención sobre las colaboraciones exitosas y explicar cómo han contribuido a objetivos más amplios de la organización. Al final, se trata de cruzan la meta, no uno por uno, sino todos juntos. Claro, esto, como muchas cosas en la vida, se consigue dando el ejemplo.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CecyDuranMena

Blog: Las ventanas de Cecilia Durán Mena

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El resultado electoral es claro ¿y las mujeres?
Por

La transición a un nuevo momento en México podría significar un cambio en las políticas de género en beneficio de más de...