Reuters.- Un plataforma de criptomonedas de Corea del Sur informó hoy que cerrará y se declarará en bancarrota tras sufrir un ataque informático por segunda vez este año, lo que aumenta la preocupación sobre la seguridad en un mercado de continuo aumento de transacciones en bitcoins y otras monedas virtuales.

Youbit ya había sido vulnerado una vez antes en abril, cuando se robaron casi 4,000 bitcoins en un ataque cibernético que la agencia de espionaje del país vinculó con Corea del Norte, según informó un periódico surcoreano el sábado.

El portal anunció que había sido hackeado a las 4:35 de la mañana, hora local, este martes, en un ataque que causó pérdidas equivalentes al 17% de sus activos.

La entidad no dio más detalles sobre el daño, pero dijo que el valor de todos los activos de sus clientes serían rebajados 25% y añadió que había suspendido el intercambio de bitcoins y que trataría de minimizar las pérdidas de los clientes.

PUBLICIDAD

Lee también: Francia busca que el G20 regule al Bitcoin

Youbit es un participante pequeño del mercado de criptomonedas de Corea del Sur, donde Bithumb, la principal plataforma de criptomonedas del mundo, cuenta con una cuota de mercado del 70%.

Un encargado de la Agencia de Seguridad e Internet de Corea (KISA), la agencia estatal que responde frente a los ciberataques, dijo que la policía y los encargados de la KISA estaban empezando a investigar el ataque.

Las bolsas y carteras de bitcoins son un objetivo popular de ataques y los expertos en seguridad dicen que se han vuelto más vulnerables al subir el valor de las criptomonedas.

 

Alerta de Singapur dispara advertencias de riesgos

Reguladores financieros globales están empezando a advertir al público sobre los riesgos de invertir en el bitcoin, un mercado que muchos perciben ha generado una burbuja especulativa, luego de que este martes el banco central de Singapur instó a la “extrema cautela” en torno a las operaciones con criptomonedas.

La escalada del bitcoin y de otras monedas digitales este año -y el incremento del mercado desde cerca de 17,000 millones de dólares a comienzos de enero a muy por encima de los 600,000 millones de dólares en la actualidad – ha generado un aumento de la preocupación respecto al impacto que tendría un estallido repentino de la burbuja.

También han surgido temores respecto a que los reguladores no hayan hecho lo suficiente para proteger a los consumidores.

No te pierdas: Auge del Bitcoin expone fragilidad en mercados de criptomonedas

Muchos, sin embargo, dicen que los inversores deben asumir la responsabilidad y no esperar protección si pierden dinero por las dificultades de regular un mercado complejo y poco transparente que no cuenta con una autoridad central.

La Autoridad Monetaria de Singapur (MAS, por sus siglas en inglés) indicó en un comunicado oficial emitido hoy que le preocupa que “miembros del público puedan verse atraídos para invertir en criptomonedas, como el bitcoin, debido a las recientes escaladas de sus valorizaciones”.

“MAS considera que el reciente incremento de los precios de las criptomonedas ha sido alentado por la especulación”, apuntó el banco central en un comunicado. “El riesgo de una fuerte caída de los precios es elevado. Los inversores en criptomonedas deberían tener en cuenta el riesgo que representa perder todo su capital”, agregó.

El lunes, el banco central de Dinamarca dijo que las inversiones en bitcoins eran “mortales” y advirtió al público de mantenerse alejado. También dijo que los potenciales inversores no deberían quejarse con los reguladores financieros si resultan perjudicados.

Un sondeo realizado por el Centro de Macroeconomía y el Centro de Investigación de Políticas Económicas publicado el martes mostró que la mayoría de los más influyentes economistas de Europa estaba a favor de aplicar más regulaciones al mercado, particularmente por la sospecha de que las criptomonedas facilitan la evasión fiscal y otras actividades criminales.

 

Siguientes artículos

facebook
Facebook abusa de su posición dominante, determina Alemania
Por

La oficina antimonopolio de Alemania presentó las conclusiones preliminares de una investigación de 20 meses.