Jerome H. Powell es el abogado y politólogo que Donald Trump tiene en la mira para ocupar la presidencia de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed, por su acrónimo en inglés), podría continuar con una política monetaria laxa, señalaron expertos a Forbes.

Aunque aún no ha sido ratificado, este secreto a voces se ha encendido como pólvora por toda la prensa internacional, comenzando por The Wall Street Journal,  y parece muy probable que este miembro de la Junta de Gobernadores de la Fed desde el 25 de mayo de 2012, resulte elegido. Pero aún no hay claridad si el abogado estadounidense daría continuidad a la normalización de la política monetaria, señaló Héctor Villarreal, director del Centro de investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

“Venimos de un experimento muy significativo. Esta política monetaria muy laxa de Estados Unidos, cuyos efectos, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo, no se terminan de entender, esta recompra de bonos, la tasa de interés casi en cero que coincidió, es una de las curiosidades teóricas, con una inflación muy baja”, explicó el académico.

Al no tratarse de un economista de primera línea como en el caso de Janet Yellen, actual presidenta del banco central estadounidense, es posible que no ejerza una conducción específica de la política monetaria, expresó Adriana Berrocal, presidenta del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

PUBLICIDAD

“El papel que parece cumplirá Powell es ayudar a reducir la regulación del sistema financiero, que es algo que quiere Trump y que ‘sabe’ hacer Powell. Es un riesgo tener a un ‘administrador’ más que a un economista con solidez teórica, ahora que la Fed se encamina a salir del terreno desconocido que ha sido la expansión cuantitativa, sobre todo si los cambios en la regulación que se busquen hacer desmantelan muchas de las medidas que se tomaron a raíz de la crisis del 2008”, advirtió Berrocal

 

¿Cuáles son los orígenes de Powell?

Originario de Washington D.C, el miembro de la junta de gobernadores del banco central estadounidense nació en Washington D.C. durante febrero de 1953. Cuenta con una licenciatura en política de la Universidad de Princeton. En 1979 se graduó en Leyes de la Universidad de Georgetown.

En el sector público se ha desempeñado como asistente secretario y subsecretario del Tesoro bajo la administración de George H. W. Bush, con responsabilidades en política financiera de instituciones, mercado de deuda del Tesoro y áreas relacionadas. 

De 1997 a 2005, Powell fue socio en The Carlyle Group, una firma de gestión de inversiones que hoy maneja una cartera de activos por 174,000 millones de dólares (mdd) mediante 306 vehículos de inversión en prácticamente todos los continentes.

Antes de ingresar a uno de los puestos de mayor rango en la Fed, fue profesor invitado del Centro Bipartidista de Política en Washington D.C, donde se enfocó en asuntos fiscales y federales.

 

 

Entre dudas y aplausos

Aunque no significaría un impacto mayor en los mercados, es necesario vigilar de cerca los valores de la bolsa de Estados Unidos que históricamente han sido altos, comentó Villarreal.

“Con la entrada de Powell podríamos ver que las bolsas están interesadas pensando que no se van a subir las tasas de interés. Por otro lado, si el mercado percibiera que si vienen una serie de incrementos en tasa la salida de capitales de la bolsa sería muy rápida”.

Otro indicador en el que se debe de estar pendiente es en la inflación, toda vez que, si hay presiones inflacionarias en Estados Unidos en los siguientes meses, que hasta el momento no han ocurrido, se esperaría un aumento en tasas y una política laxa por parte de la Fed sería una señal de preocupación, insistió el director del CIEP.

Desde diciembre de 2015, la Reserva Federal que dirige Yellen ha aumentado su tasa de interés cuatro veces, las última en junio de 2017, en un rango de 1 y 1.25%.

Lee también: La Fed eleva otra vez el costo del dinero en Estados Unidos

Para México, cuyo banco central dirigido por Agustín Carstens se ha desvinculado del ritmo de la Fed, una política monetaria relajada podría ser una buena señal,  el riesgo habita en la fuga capitales y una depreciación de la moneda mexicana ante un panorama más atractivo en el país norteamericano.

“En la medida que llegará alguien más agresivo y que quiera recuperar la política monetaria más rápida aquí la preocupación es que tuviéramos salida de divisas y que esto le meta presión al peso, alguien más laxo no nos va tan mal, se va a tardar subir las tasa en Estados Unidos”, agregó Villareal.

 

 

Siguientes artículos

bitcoin
Bitcoin supera los 7,000 dólares por primera vez
Por

Esta criptomoneda ha ofrecido enormes ganancias en los meses recientes y ha duplicado su valor en las últimas siete sema...