Durante este proceso electoral, los candidatos a la presidencia de la República, Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, se vieron en tres ocasiones para los debates, encuentros que destacaron por los ataques, propuestas poco concretas y descalificaciones, aunque también resaltó la mayor participación de la ciudadanía, en medio de un formato que fue calificado como innovador, pero poco flexible.

De acuerdo con especialistas, los esfuerzos de Anaya y Meade por demostrar que se encuentran preparados y cuentan con diversas propuestas no movieron la tendencia en las encuestas a favor del tabasqueño, a pesar de que fue quien menos ideas concretas generó.

Un sondeo de las firmas GEA-ISA arroja que López Obrador, de alianza liderada por Morena, obtuvo 35% de las preferencias.

“Es una elección emocional, de rechazo a la situación actual y al gobierno, que se expresa en enojo, frustración y hartazgo”, comentó Antonio Ocaranza, director de la consultoría OCA Reputación, en entrevista.

PUBLICIDAD

Durante estos encuentros se abordaron temas como seguridad pública y violencia, combate a corrupción, democracia, pluralismo y grupos en situación de vulnerabilidad (primer debate); comercio exterior e inversión, seguridad fronteriza y combate al crimen transnacional, y derechos de los migrantes (segundo debate); y crecimiento económico, educación y salud (tercer debate).

Puedes leer: En el segundo debate siguieron los ataques entre los 4 candidatos

“Predominaron los ataques en la memoria, las descalificaciones y acusaciones. Fue un show, pero no un debate político que aportó en las preferencias electorales, sin elementos racionales sobre la mejor propuesta. Los debates no movieron las encuestas, no significaron grandes subidas o bajadas de los candidatos”, comentó Alfredo Paredes, CEO de Capitol Consulting & Communication, durante la pasada mesa de análisis de Forbes México por el tercer debate presidencial.

Algunos tópicos que tocaron los candidatos en los debates fueron la amnistía a los líderes del crimen organizado por parte de Andrés Manuel, Meade se pronunció a favor de la seguridad interior y dar a las fuerzas armadas certeza jurídica, el plan de ‘El Bronco’ de ‘ mochar la mano’ a criminales, la estancia de la familia de Anaya en Atlanta, Estados Unidos, entre otros.

Te recomendamos: Debate presidencial | Crónica de un ataque anunciado contra AMLO

“El error de AMLO fue no ser más propositivo y no dar tranquilidad al electorado sobre sus ideas. La propuesta fue monotemática, enfocada en la corrupción. Sin embargo, su gran acierto fue no arriesgar, engancharse y exponerse”, indicó Ocaranza.

Para el experto, Anaya fue de los candidatos mejor preparados en sus ideas, pero sus ataques al gobierno y los escándalos de corrupción no le dejaron mayor simpatía, mientras que Meade demostró estar muy calificado, “pero siempre estuvo de lado de la continuidad, ese lastre, del que decidió no quitarse de encima, lo puso en una situación del heredero del enojo, hartazgo y de la baja popularidad”.

Respecto a los diferentes formatos que se aplicaron en el debate, una encuesta del Instituto Nacional Electoral (INE) arroja que el favorito de los ciudadanos fue el tercero, con preguntas de redes sociales de la ciudadanía; seguido por el primero que se utilizó, con datos de estudios de opinión; y por el segundo, con público.

“Los formatos fueron mejores para darnos cuenta del conocimiento y la capacidad de los candidatos. Sin embargo, la elección no está basada en la información que generan los debates, sino que estos llegaron en momentos en los que López Obrador tenía una ventaja bastante sólida y no movieron las tendencias, desde el primer debate hasta el último, las tendencias incluso se ampliaron para AMLO, a pesar de que su participación fue muy pobre y fue quien menos propuso. El formato obligó a los candidatos a ser más claros…”, añadió Ocaranza.

Te puede interesar: Las propuestas de los candidatos rumbo al segundo debate

 

Siguientes artículos

La campaña 2018 estuvo plagada de escándalos
Por

A 88 días del arranque de las campañas electorales los candidatos presidenciales han estado en el foco de la atención de...