Estamos dejando una cuenta impagable a nuestros hijos, una sociedad cada vez más desigual y dividida, un nivel de violencia civil y gubernamental poco vista antes, un desempleo juvenil de récord histórico, pérdida de libertades individuales, concentración excesiva de poder…

 

 

Platón, en su obra más notable, escribió un tratado con diálogos entre personajes (Sócrates y otros) llamado La República, en que plasma (entre muchos otros aspectos) la estructura ideal que debiera tener una sociedad para vivir en forma plena y armoniosa. Conceptos como la justicia, igualdad, libertad y la forma de gobierno han sido debatidos a lo largo de la historia, tratando de caracterizarlo como un personaje contrario a la Democracia, entre otros. Aunque sacado de contexto, me parece particularmente interesante lo que dice: “A mayor conocimiento, mayor libertad.” El debate de aquel escrito da para largo; no es la intención de quien les escribe entrar en el debate de los argumentos de Platón.

PUBLICIDAD

Desde el 2010 llevo escribiendo el porqué me parece que la forma de llevar la economía actual por parte de la clase política está destinada al fracaso, y su interrelación con los conceptos de equidad social y los efectos sobre la sociedad actual son desastrosos. La razón por la que tomé esta línea de redacción (preferiría escribir de la innovación, etcétera) es porque veo poco esfuerzo por alertar los riesgos y miopía en los que estamos incurriendo, unos por ambición descontrolada y otros porque no tienen las herramientas para comprender lo que está sucediendo. Estamos dejando una cuenta impagable a nuestros hijos, una sociedad cada vez más desigual y dividida, un nivel de violencia civil y gubernamental poco vista antes, un desempleo juvenil de récord histórico, pérdida de libertades individuales, concentración excesiva de poder, etcétera.

La mayor y mejor educación en todas las clases es fundamental para evitar que la desigualdad y la falta de acceso a recursos sea la causa (como un sin fin de ocasiones a lo largo de la historia) de un abrupto fin del sistema actual. Hemos evolucionado en las últimas décadas de una economía centralmente planificada por un grupo de políticos, a una centralmente planificada por bancos centrales. A no creer que estamos viviendo en un sistema capitalista solo dado que hay mayor acceso al consumo o por el hecho de tener democracia.

Una verdadera economía social de mercado sólo puede funcionar cuando todos juegan en la misma cancha y con las mismas reglas y con acceso a poder desarrollar las habilidades para poder competir. La parte social proviene de la transferencia de una porción de aquellos que tienen la suerte o habilidad de triunfar a aquellos que no. Ésta es la única forma de que el partido se siga jugando permanentemente sin terminar a golpes. El gobierno cumple la misión de la redistribución, velar por que el juego se mantenga en la cancha y también proveyendo el necesario entrenamiento para desarrollar habilidades. El gobierno es un servidor de la sociedad, elegido por esta misma.

Ciertamente, Platón no lo planteó en estos términos, pero sí proponía una clase política de alto nivel de conocimiento y sentido de justicia colectiva, no involucrada en el quehacer económico de cada día, gente de nivel racional muy desarrollado. Tomando esto como una base, al menos es realmente inexplicable que un médico o un abogado, por ejemplo, sean requeridos a estudiar un tiempo considerable para obtener un título y poder ejercer, mientras ser legislador o ejercer en el Poder Ejecutivo no requiere absolutamente ningún tipo de certificación profesional, con un grado de preselección muy exigente. No digo que con esto se llegaría a una sociedad como la planteada por Platón, pero ciertamente sería un buen comienzo.

 

 

Contacto:

Twitter: @EthanMichaly

Blog: Ethan Michaly

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Delincuencia organizada y delitos ambientales
Por

Debido a las altas ganancias generadas, el relativamente bajo riesgo de detección e indulgentes sanciones, los delitos a...

También te puede interesar