Durante la firma del convenio entre instituciones gubernamentales y la banca mexicana, se reveló que en 2015 las quejas atendidas por robo de identidad superaron 10,000 denuncias. 

 

Las quejas atendidas por robos o usurpación de identidad  relativas crecieron 60% en cuatro años, informó el titular de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) Mario di Constanzo.

PUBLICIDAD

En 2011, las quejas por robos de identidad ascendían a 4,000. Para 2015, las quejas atendidas por robo de identidad superaron 10,000, reconoció el funcionario durante la firma del convenio de colaboración entre instituciones gubernamentales y la banca privada para el combate al robo de identidad.

“Si nos referimos a la totalidad del sistema bancario, las quejas presentadas por presunto robo de identidad se ubicaron en 59,250, y si añadimos nuevas causas que la condusef actualmente está depurando, analizando que tienen que ver con procesos de robo o usurpación de identidad al usuario de servicios financieros, estas quejas podrían  alcanzar 100,000 durante 2015”.

Este acuerdo fue firmado por el Instituto Nacional Electoral (INE), el Servicio de Administración Tributaria (SAT), Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos (Inai), la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), así como la Secretaría de Hacienda, y la Asociación Mexicana de Bancos (ABM).

 

Banca apoya registros biométricos de la población

Durante la firma del convenio, el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Robles Miaja, dijo que la manera definitiva de vencer al robo de identidad es la implementación en México de la cédula nacional de identidad con registros biométricos, de acuerdo con la reforma constitucional que prevé al documento desde 1992.

“Es un problema que genera graves inconvenientes para nuestros clientes y daños económicos para ellos mismos y las instituciones de crédito. Hemos tomado muchas medidas y cuantiosas inversiones, pero son insuficientes para atacarlo integralmente”, dijo Robles Miaja.

No solo tendría un impacto contundente en la problemática de robo de identidad, según el presidente de ABM, sino que permitirá reducir “sensiblemente” los costos de transacción en la economía, así como el combate a la delincuencia e impunidad.

“Sé que la cédula de identidad nacional con registros biométricos es un tema sensible que ha sido debatido en el pasado, que tiene no sólo implicaciones políticas, sino interinstitucionales y que ha generado debate entre las instituciones del estado mexicano”.

La cédula, además, tendría incidencia en el crecimiento económico, en el bienestar de las familias mexicanas y en la seguridad de los mexicanos, según Robles Miaja.

 

 

 

 

 

 

Siguientes artículos

Cómo refuerza México su estrategia contra la evasión fiscal
Por

Invertir en el extranjero no está prohibido, ni por mucho es ilícito; el tema central es declarar los recursos ganados e...