Por Edmar Ariel Lezama*

La promesa del presidente Andrés Manuel de crecimiento económico promedio de 4% anual tiene pocas posibilidades de ocurrir, ya que para esto, sería necesario crecer al 8% en 2020 y a partir de 2021 al 4% cada año para finalizar el sexenio con la meta planteada en campaña.

Crecimiento de 0% en 2019 hace que la tendencia negativa se extienda por lo menos medio año más, lo cual implica que de enero a junio de 2020 las cifras sean similares y, por ende, se acabe creciendo entre el 0.5 y 1% en ese año.

No crecer más allá del 1% en 2020 implica que se recauden menos impuestos, pues al no existir mayor producción, no hay una base a la cual gravar, lo cual significa menos dinero para gastar en 2021 ya sea entre Santa Lucía y Dos Bocas o la salud, educación e infraestructura.

Si la decisión es refinería y aeropuerto, habrá descontento social por no mejorar la sanidad y el sistema escolar, ya que se requiere dinero para construir nuevos hospitales y dotar de médicos a zonas del país en las cuales hoy no existen, así como mejorar escuelas y capacitación docente.

Si se dejan de lado ese par de obras para dar los recursos a otras actividades, también habrá un incumplimiento de promesa al no finalizar proyectos a tiempo gastando de forma eficiente el dinero disponible.

Ante lo planteado, el panorama más probable es que se apueste por las dos grandes obras, pensando en que por sí solas ellas generarán crecimiento económico en el corto plazo una vez que estén funcionando.

La realidad es que ningún proyecto de ese tipo termina por explotar tan pronto y esta no parece ser la excepción por la forma en cómo han sido concebidos, sumado a que el sector salud y educación no mejorarán para 2021, tal como se prometió, ya que durante este tiempo no habrá más recursos para esos rubros debido a la baja recaudación de impuestos.

La recesión técnica de 2019 hará que el final del sexenio sea parecido al de administraciones pasadas, en las cuales no existió un plan de país de mediano y largo plazo, combinado con tasas de crecimiento cercanas al 2%, lo cual ocasionó el descontentó social que llevó a una mayoría a votar por el actual presidente.

 

Contacto:

Twitter: @edmar_lezama

Instagram: edmar_lezama

Correo: [email protected]

 

*El autor es Docente de economía en la UNAM, coordinador del Programa Único de Especializaciones en Economía (Posgrado, UNAM). Corredor y fotógrafo amateur en los ratos libres.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

No te pierdas: A casi un año, aprobación al gobierno de AMLO bajó 12 puntos: De las Heras

 

Siguientes artículos

Más allá del Día Naranja 
Por

Los feminicidios en Centroamérica superan ya los 100 por cada 100 mil habitantes, lo que pone de manifiesto que estos ni...