DW.- El agua y lo océanos ejercen una gran atracción sobre la mayoría de los humanos. Muchos queremos estar en su cercanía. Estamos dispuestos a pagar mucho dinero para vivir o hacer vacaciones directamente en una playa o una costa. Psicólogos han descubierto que nos sentimos más relajados, más creativos, más empáticos, cuando estamos en la cercanía de alguna fuente de agua.

El expresidente estadounidense John F. Kennedy se refirió alguna vez a la relación simbiótica de la humanidad con el agua. “Estamos conectados con el océano”, dijo, y agregó, “cuando vamos al mar, regresamos al lugar de donde venimos”.

El mar que nos rodea

A la bióloga marina y escritora pionera del medio ambiente Rachel Carsen le fascinaron siempre los mares, “esa gran madre de la vida”. Tanto, que escribió ya hace 70 años “The sea around us”, (El mar que nos rodea). Estaba alarmada con el trato que le damos al océano. “Es una ironía que el mar, del que surgió la vida por primera vez, esté siendo amenazado ahora por las actividades de una de esas formas de vida”, escribió.

TAMBIÉN LEE: Calentamiento global colapsará la vida en los océanos, alertan científicos

Pero nuestro estilo de vida genera contaminación química y plástica, sobrepesca, sobredesarrollo costero y erosión, y más recientemente aumento del nivel del mar, provocado por el calentamiento global y la muerte de los corales. En resumen, ha habido una desconexión entre nosotros y el agua.

“Mente azul”: el agua nos hace felices

Blue Mind, escrito por Wallace J. Nichols en 2015, se basa en estudios de neurobiología y psicología cognitiva para mostrar cómo el agua no solo nos hace felices, sino que debe ser preservada, protegida y regenerada. “Nuestras aguas naturales nos proveen de valores emocionales y sociales, desde nuestro nacimiento”, escribe Nichols en su libro. Esto se debe, en parte, a que cuando entramos en contacto con el agua, determinadas sustancias químicas inundan nuestro cerebro. Eso nos hace sentir más felices, más saludables, más y mejor conectados con lo que hacemos.

TAMBIÉN LEE:

Oceana, la iniciativa global que busca salvar los mares de México

Lewis Elliot, investigador asociado en la iniciativa paneuropea “BlueHealth 2020” está de acuerdo en que el tiempo que pasamos en la cercanía o en el mar, en los ríos y lagos, “puede beneficiar la salud mental, apoyar la actividad física e inducir experiencias regenerativas”. La investigación ha demostrado que quienes se han mudado a la cercanía de las aguas han mejorado su salud mental.

Una invitación 

Al establecer nuestra conexión primordial con el agua, esperamos avanzar rápidamente para abordar la grave degradación y pérdida de biodiversidad en nuestros ecosistemas oceánicos, así como el aumento del nivel del mar inducido por el cambio climático, las tormentas y los huracanes que ya representan una amenaza para nuestras costas.

El movimiento educativo “Blue Mind”, de Wallace J. Nichols, aborda el problema de que “no les enseñamos a los niños los beneficios cognitivos, emocionales, psicológicos, sociales y de salud” que traen los ambientes acuáticos. Y concluye que, “en lugar de bombardear a la gente con datos, es hora de reconocer que los océanos del mundo son importantes para nuestra vida cotidiana”.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

 

Siguientes artículos

Greta-Thunberg
El tercer hombre más rico del mundo critica a Greta Thunberg
Por

“Es una joven dinámica, pero se está rindiendo por completo al catastrofismo. Me parece que sus puntos de vista son desm...