Hace un año el panorama no era nada halagüeño para México; 2019 había pasado a la historia como un año sin crecimiento y la incertidumbre generada en el país precipitaba la inversión nacional y extranjera a los niveles mínimos de los últimos años. Pero lo peor estaba por llegar, la pandemia por Covid-19 ocasionaría una caída en el PIB del país de 8.5% en 2020, un descenso sin precedentes en la historia moderna de México.

Frente al precipicio resuena el proverbio “Aprende como si fueras a vivir para siempre, vive como si fueras a morir mañana”… y deberíamos preguntarnos si realmente estamos aprendiendo de esta crisis para el largo plazo y aplicando sus lecciones en el presente.

La lección más evidente es la adaptación: como organizaciones hemos de adaptarnos a eventos cada vez más volátiles, inciertos, complejos y ambiguos (VICA), redefiniendo nuestra visión y estrategia para enfrentar los retos y aprovechar las oportunidades que nos trae la coyuntura. Si algo nos ha enseñado esta crisis es que las empresas necesitan adaptar sus modelos de negocios a la disrupción y la innovación constante, así como a las nuevas formas de trabajo y consumo, con sus implicaciones en productividad, tecnología y logística.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Quisiera compartir con ustedes cuatro áreas que van a redefinir los paradigmas de negocios en el futuro inmediato: liderazgo con propósito, desarrollo de empresas conscientes, emprendimiento e innovación con impacto y evolución y transformación digital.

  • Los verdaderos líderes no se guían por la rentabilidad únicamente, porque ahora se espera que contribuyan a la generación de valor compartido y a la transformación del entorno. El liderazgo con propósito implica una mentalidad que promueve el respeto por la diversidad y fomenta la inclusión. Los líderes con propósito reconocen a los colaboradores por sus méritos y propician planes y acciones concretas para lograr que las organizaciones logren un mayor impacto en sus comunidades y eviten el deterioro del medioambiente. Los líderes de las organizaciones tienen por delante la tarea de relanzar la economía, para lo cual deberán desplegar una visión global, humana y emprendedora, con pensamiento estratégico para reimaginar, reinventar y reconstruir.
  • Vinculadas al liderazgo con propósito están las empresas conscientes.Es innegable que el capitalismo de mercado, la democracia y la globalización atraviesan una crisis de legitimidad, inmersos como estamos en un deterioro medioambiental y social sin precedentes. Bajo ese modelo, las empresas privilegiaron por décadas el beneficio para los accionistas por encima de cualquier otro objetivo, olvidándose de su propósito principal como agentes de transformación y generación de valor compartido en sus sociedades. El paradigma consciente promulga prácticas empresariales que elevan el sentido humano de las organizaciones, anteponiendo el propósito de la organización, su impacto positivo en las comunidades y la transformación de la sociedad.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

  • La principal fuente de crecimiento en la actual economía del conocimiento proviene de la innovación y, sin embargo, muchas empresas siguen ancladas en recetas del s. XX. Es urgente detonar en las empresas y sus empleados una actitud continua de emprendimiento e innovación con impacto, que se refiere al hecho de fomentar una innovación y creatividad que rompa paradigmas. El concepto de emprendimiento no se centra en la creación de nuevos negocios exclusivamente, sino que abraza el impacto del emprendimiento en todas sus vertientes, así como los entornos más apropiados para generar valor.
  • Una sacudida como la provocada por el Covid-19 nos obliga a reconocer que el presente y futuro de las organizaciones dependerá, en gran medida, de la transformación de procesos, productos, servicios, cultura, estructuras, modelos de negocio, entre otros, para generar más valor a los clientes y a otros grupos de interés, con el apoyo de las tecnologías digitales y los procesos apropiados de innovación. Por ello, debemos entender la necesidad de evolucionar y transformarnos digitalmente, con total alineación a nuestra estrategia empresarial.

Ante los desafíos que dibuja 2021, se volverá a poner a prueba nuestra capacidad de adaptarnos como organizaciones, sociedades e individuos. Casi nadie confía en una recuperación rápida ni en un restablecimiento de las condiciones previas a la pandemia, por el contrario, nuevos paradigmas de negocios intentarán dar respuesta a entornos inciertos, pero esta vez no pueden tomarnos por sorpresa.

Suscríbete a Forbes México

Osmar Zavaleta Vázquez, decano interino de EGADE Business School y decano asociado de Investigación de la Escuela de Negocios y EGADE*

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Comercio Colaborativo, más allá del comercio electrónico
Por

Los tiempos de adversidad a los que nos hemos enfrentado, sin duda han causado crisis económicas y emocionales.