El gobierno de México tendría en la mariguana una veta de “oro verde”, económicamente hablando. La eventual regulación de la producción, distribución y consumo de esta planta por parte del Estado, le daría el ingreso que necesita para financiar sus proyectos, señaló un experto.

“El gobierno mexicano está viendo esto (la regulación de la cannabis) como petróleo verde, tenemos que verlo como tal; tiene una fuerte necesidad de hacerse de recursos para sus proyectos públicos”, explicó Alberto Abad Suárez Ávila, miembro del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Esto, luego de que el 1 de octubre, el diputado Mario Delgado (Morena), presentó una iniciativa para la creación de CannSalud, una empresa estatal que controle la producción, distribución y consumo de la planta. En ese mismo proyecto se incluye la propuesta del autocultivo, limitado a seis plantas por persona.

Lee también: Morena quiere que el Estado compre y venda mariguana

Suárez Ávila, experto en el tema de la regulación de la mariguana, detalló que la actual administración está interesada en que esta propuesta pueda generar ingresos, pero “lo que nos tiene que preocupar es construir un mercado lo suficientemente eficiente para que salga de las manos” del área ilícita.

Insistió que para que esto pase, “arrebatar el mercado” al negocio ilegal, se tiene que hacer una regulación adecuada.

Señaló que al consumidor hay que darle las condiciones y calidad suficiente para que se vaya al mercado lícito, que tenga “la ventaja de moverse a un mercado regulado y controlado”, con previsiones y precauciones para que que su consumo sea menos dañino.

En cuanto a la propuesta de legislador morenista, el abogado señaló que es “difícil que saquemos una regulación perfecta”, pero debe de ser “prudente y muy bien pensada”.

“No hay ninguna prisa para el congreso mexicano saque la regulación, tiene bastante tiempo para pensarla bien y tener una muy buena estrategia, y que se dé un seguimiento para saber que está funcionando y que no”, refirió.

Necesario abrir el mercado

Suárez Ávila explicó que una buena manera de comenzar la eventual reglamentación de la planta es permitir el autoconsumo o a través de cooperativas. Tampoco descartó la idea de que sea a través de una empresa pública, como lo propone Mario Delgado, pero al final esa industria se tiene que abrir al mercado.

“Lo que tenemos que pensar es que una industria pública no es tan estable, el Estado mexicano no debería de pensar que va a controlar este sector por muchos años”, indicó.

Al largo plazo esto no puede quedar como un monopolio, abundó, ya que al abrir el mercado aumenta la eficiencia y la innovación a través de la competencia.

En cuanto al combate a la violencia y narcotráfico, el investigador de la UNAM refirió que lo primero que ayuda es la desestigmatización de la mariguana y de sus consumidores.

“No va a haber una sola acción que nos permita que se abata el problema de la violencia en el país, pero me parece que dejar de criminalizar al consumidor ayuda mucho”, delineó.

La prevención es lo primero

Miguel Ángel Medina Gutiérrez, coordinador del programa de consumo de mariguana en el Centro de Prevención de adicciones “Dr. Héctor Ayala Velázquez”, explicó que el eventual control de esta droga sólo tiene intenciones políticas y económicas.

“El consumo de mariguana esté o no regulado se está dando en México. La regulación de la venta de mariguana caería en tintes políticos y económicos, mas no de salud,”, explicó

Señaló que lo primero que se tendría que atender es la cuestión educativa, con “mucha información sobre las drogas, así como de los daños que causan, física y mentalmente”. Además de una campaña constante en todos los medios de comunicación.

También consideró importante retomar la experiencia de otros países y estados, como el caso de Uruguay y California, donde ya se implementó una regulación similar.

Ante la posibilidad de que esta regulación se hiciera realidad, Medina Gutiérrez explicó que en un primer momento habría “un boom con respecto al consumo, algo muy alto y posteriormente iría bajando”.

Alberto Abad Suárez Ávila, abogado experto en el tema, insistió que la planta se debe regular, “para que quien consuma el producto, sea de buena calidad y se reduzcan los riesgos asociados”, pero “jamás promover su uso”.

No te pierdas: Con ‘porro’ recuerdan a Sánchez Cordero su iniciativa para legalizar la mariguana

 

Siguientes artículos

CFE producirá energía limpia con Pemex: Bartlett
Por

Pemex necesita vapor y CFE pretende instalar todo un sistema que le entregue este insumo mientras la petrolera aporta el...