La pobreza, una problemática que afecta al 43.6% de los mexicanos según el reporte de 2017 del Coneval, es uno de los únicos temas en el que los candidatos punteros, a pesar de tener ideologías contrastantes, llegan a coincidir.

En este ámbito, las propuestas de estos aspirantes a la presidencia se delinean por similitudes y coincidencias, afirma Rodolfo de la Torre, director del Programa de Desarrollo Social con Equidad del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) en entrevista con Forbes México.

Por ejemplo, tanto Ricardo Anaya Cortés como Andrés Manuel López Obrador buscan una universalización de los servicios de salud; y José Antonio Meade Kuribreña y López Obrador proponen un apoyo monetario a los jóvenes.

Si bien aún no hay detalles suficientes para distinguir claramente las diferencias entre las propuestas, sí es posible denotar el enfoque general de cada candidato, aseguró el experto.

PUBLICIDAD

 

Lo que proponen los candidatos con la mayor intención de voto

Las plataformas de los tres candidatos punteros se destacan por contener propuestas que abordan la salud y a la educación, ámbitos que son clave para poder combatir la pobreza, asegura de la Torre.

Meade: continuidad y pequeños cambios

Un elemento fundamental para entender la perspectiva del candidato José Antonio Meade Kuribreña, de la coalición Todos por México —conformada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el partido Nueva Alianza (PANAL) y el Partido Verde Ecologista de México— es que se enfoca principalmente en un continuismo.

“En su mayoría, lo que propone Meade son pequeños avances de lo que se hizo durante la actual administración. Además, el candidato no enfatiza el tema de la desigualdad económica como algo problemático”, destacó el académico.

Entre sus propuestas sobresalen el registrar mejor las necesidades de las personas o la ampliación del seguro popular bajo la estructura de salud existente.

Ya que la plataforma del candidato se caracteriza por un gradualismo, el financiamiento de sus propuestas no es un problema severo, afirmó de la Torre.

”Prácticamente es hacer un poco más de lo que ya se ha venido haciendo, el problema es que no habría una diferencia notable en términos de reducción de pobreza y desigualdad”, aseguró el experto.

López Obrador: radical pero poco específico

En su tercera campaña electoral, la prioridad del candidato por la coalición Juntos Haremos Historia —formada por el partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), el Partido Encuentro Social (PES) y el Partido del Trabajo (PT)— continúan siendo las personas más pobres. Y como se ha visto a lo largo de su trayectoria política, su principal forma de atenderlas es a través de transferencias monetarias.

Por ejemplo, propone un programa de apoyo monetario a los jóvenes para promover su incorporación al mercado laboral o para continuar su educación media superior.

”Esto podría tener un efecto positivo, sin embargo no es la solución completa. Además el candidato no es tan fino en su diagnóstico pues solo habla de los jóvenes en general” afirmó de la Torre.

Si bien son más fáciles de implementar, mencionó el experto, las transferencias monetarias difícilmente se traducen en mejores condiciones de vida si no hay una infraestructura que vaya de la mano.

En cuestión de salud, López Obrador se inclina por la universalización de los sistemas de salud.

“La falta de especificidad también es una característica de sus propuestas en el tema. El candidato dice ‘atención médica y medicinas para todos’ pero no ha identificado claramente cómo logrará ese objetivo” destacó de la Torre.

Anaya: novedoso pero muy genérico

El candidato por la coalición Por México al Frente —integrada por el PAN, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC)—plantea una perspectiva de movilidad social y habla de tres directrices para combatir la problemática: universalizar la atención a la salud, mejorar la calidad educativa y el ingreso básico universal.

”Es un enfoque hasta cierto punto novedoso. En su plataforma Anaya habla de la baja movilidad social del país, es decir la poca probabilidad de que un mexicano progrese, a pesar de sus esfuerzos, por falta de oportunidades”. afirmó el académico.

Al igual que las propuestas de López Obrador, la debilidad de su plataforma está en que al tratarse de un cambio más profundo, los temas de financiamiento y los procesos que se tendrían que seguir aún están en duda.

”La reestructuración del sistema que proponen tanto Anaya como López Obrador requeriría cambios institucionales profundos e incluso de legislación.” mencionó de la Torre.

 

Lo que proponen los independientes

Las propuestas de ambos candidatos independientes también se caracterizan por una falta de especificidad. En el caso de Margarita Zavala, la plataforma menciona solo algunos de los elementos clave para el combate a la pobreza. En tanto, Javier Rodríguez Calderón no propone ningún plan de acción que aborde concretamente la problemática.

Margarita Zavala

La plataforma de la candidata independiente se define por propuestas cuyo impacto sería mayor en las zonas desarrolladas.

Por ejemplo, en cuestión de educación se centra en el nivel universitario y en la inserción laboral de los profesionistas.

De manera general habla sobre “garantizar que todos en México puedan estudiar al menos el bachillerato y contar con las bases para seguir su educación con una carrera universitaria o un bachillerato técnico”

Al igual que Anaya y López Obrador, Margarita Zavala propone la universalización del sistema de sistema de salud sin detallar su enfoque para lograrlo.

En su plataforma destaca la mención de un seguro universal de gastos médicos que: “será gratuito para las personas de menores recursos, y permitirá a todos los usuarios atenderse en la clínica u hospital de su elección”.

Sin embargo, según menciona el académico, la problemática de las zonas más pobres comienza con la falta de infraestructura, entre ellas la inexistencia de clínicas de salud.

Además, la candidata propone “dejar atrás el enfoque asistencialista del pasado”, y hacer una revisión de la efectividad de programas como Cruzada contra el hambre, implementado en 2013.

Jaime Rodríguez Calderón

En el caso del candidato independiente, no se encontró información sobre su plataforma electoral, ni sobre sus propuestas para combatir la pobreza.

En relación a la problemática, únicamente destaca su perspectiva en contra del asistencialismo, al igual que Margarita Zavala.

Bajo el apartado de su sitio oficial “Al huevón nada, al trabajador TODO”, el candidato atribuye los bajos índices de pobreza extrema en Nuevo León a la falta de programas sociales de apoyo.

 

Una problemática que nos afecta a todos

“Tener a más de 53 millones de mexicanos en situación de pobreza representa uno de los desperdicios más grandes de capital humano para México, lo que implica que el país es menos productivo y competitivo a nivel mundial” destacó el experto.

Los progresos que hubo en la administración del presidente Zedillo y del presidente Fox prácticamente se han anulado, afirmó de la Torre.

A inicios del sexenio de Enrique Peña Nieto 53 millones 349,902 de mexicanos vivían en la pobreza. Para 2016 la cifra era casi la misma con 53 millones 418,151, es decir que hubo un aumento de casi 70,000 habitantes que se registraron en esta situación.

 

Siguientes artículos

Elecciones | Morelos: gobernar para combatir la violencia
Por

Morelos fue la entidad con mayor número de fallecidos, después de la Ciudad de México por los terremotos que sacudieron...