El presidente de la Cámara de Representantes dijo que esta semana los líderes esbozarán sus principios para una iniciativa de ley, que podría abordar la necesidad de controles fronterizos estadounidenses y mejorar las condiciones laborales de trabajadores indocumentados.

 

Reuters

 

WASHINGTON  – Los líderes republicanos de la Cámara de Representantes de Estados Unidos esbozarán sus principios para una reforma inmigratoria en una reunión del partido esta semana, dijo el presidente de la cámara John Boehner.

Los partidarios de la reforma inmigratoria, que en el 2013 vieron desvanecerse sus esperanzas de una legislación profunda, estaban esperando que los líderes republicanos de la cámara dieran ese paso.

Boehner no brindó detalles sobre los principios, ni prometió una acción legislativa específica en el cercano plazo.

“Vamos a esbozar nuestros criterios, los principios de la reforma inmigratoria y tener una conversación con los miembros”, dijo Boehner en una conferencia de prensa tras una reunión del partido cerca del Capitolio.

“Una vez que hablemos con nuestros miembros, tendremos más que decir sobre cómo continuaremos”, agregó.

Boehner dijo este mes a los miembros de su partido que sus líderes estaban preparándose para presentar un marco de trabajo para una reforma inmigratoria.

Pero el 2013 comenzó con una nota similar luego de que el presidente Barack Obama lograra la reelección en noviembre del 2012 con el apoyo de más de un 70% de los votantes hispanos, que claman por una reforma inmigratoria.

El Senado, liderado por los demócratas, aprobó en junio una ley de inmigración que otorgaría a millones de inmigrantes indocumentados un camino hacia la ciudadanía estadounidense. Pero la legislación fue demorada en la Cámara de Representantes, donde los republicanos tienen la mayoría.

Asesores republicanos han dicho que la Cámara no planea aprobar una ley amplia como hizo el Senado. En cambio, los representantes republicanos abordarán el tema “paso a paso”, afirman.

Los republicanos han dicho que el marco de trabajo de la reforma inmigratoria podría abordar la necesidad de controles fronterizos estadounidenses y reforzar la seguridad interna para que las compañías no puedan contratar fácilmente a trabajadores indocumentados.

Pero tal vez uno de los principios más desafiantes a ser abordado es qué hacer con los 11 millones de inmigrantes que residen en Estados Unidos de forma ilegal, que en gran parte llegaron al país cuando eran niños.

Y si bien los republicanos están interesados en ganar más votos de latinos, algunos temen que abordar el polémico tema en un año de elecciones parlamentarias genere tensiones innecesarias en el partido.

 

 

Siguientes artículos

Samsung desbanca a Apple en ventas de smartphones
Por

La firma que actualmente acapara el 29.6% del mercado tecnológico vendió 86 millones de unidades en el cuarto trimestre,...